Sobre la masturbación: ¿Qué es? tipos, aspectos, mitos

Sobre la masturbación: ¿Qué es? tipos, aspectos, mitos

0
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (1 votos | Media: 6,00 sobre 10)
Cargando…

¿Qué es la masturbación?

Es una práctica que consiste en procurarse placer sexual uno mismo.

Creemos que la masturbación, además de ser una forma muy segura de sexualidad, es parte muy importante de la sexualidad de cada individuo.

Examinemos algunos de los mitos más comunes sobre la masturbación que afectan nuestros puntos de vista.

deseo sexualMitos sobre la masturbación

  • Es una forma infantil de sexualidad que debe abandonarse en la madurez.
  • Es un pobre sustituto de lo que “realmente interesa”, es decir, el coito
  • Es algo compulsivo. Una vez que uno empieza ya no puede detenerse.
  • El deseo de masturbarse desaparece cuando uno forma pareja.
  • Es perniciosa física/emocional/mentalmente.
  • Los orgasmos que uno experimenta al masturbarse son inferiores a los que procura el acto sexual.
  • La masturbación es algo privado, para hacer en soledad, para no compartir.
  • El sexo es algo para dar a los demás; por lo tanto, la masturbación es egoísta y auto-indulgente.
  • Sólo se masturba la gente solitaria, aislada o inadecuada.
  • Los hombres se masturban, pero las mujeres no sienten deseos de ello, o no lo necesitan.
  • Cuando uno se acostumbra a los orgasmos que proporciona la masturbación, luego no puede alcanzar la culminación en la relación con el otro.

Tras examinar algunos de los mitos que caracterizan a la masturbación, examinemos ciertos aspectos positivos de esta actividad sexual muy mal interpretada y desacreditada.

Aspectos positivos sobre la masturbación

Es un acto de redescubrimiento; los pequeños obtienen placer activo en la auto-exploración y el contacto, sólo posteriormente sienten culpas o inhibiciones al respecto. Nos permite aprender acerca del propio erotismo: qué nos agrada y qué necesitamos como individuos; somos únicos y podemos ser expertos en lo que respecta a nosotros mismos.

Aprendemos a valorar nuestros genitales y a disfrutar de nuestra propia excitación u orgasmos. Es positivo para usted. La masturbación mantiene su sistema sexual en buen funcionamiento. A las mujeres les permite mantener lubricada la vagina y mantener un ambiente vaginal saludable. A algunas el orgasmo les ayuda a aliviar la tensión menstrual y la congestión pelviana.

En el caso de los hombres, la masturbación mantiene en funcionamiento los reflejos de la erección y la eyaculación. Es un valioso medio para sentirse sexualmente independiente, y una excelente preparación para posteriores relaciones sexuales.

Si ambos integrantes de la pareja asumen responsabilidad individual en cuanto a satisfacer sus propias necesidades sexuales ocasionalmente y disfrutan de la masturbación como una opción más, ambos tendrán un repertorio sexual más amplio y aliviarán al otro de la carga de tener que estar siempre en el mismo nivel de deseo o de satisfacer sus necesidades sexuales. Si uno sabe lo que puede enseñárselo al compañero, lo cual evita muchas adivinanzas, frustración e incomodidad.

En el caso de las mujeres que no han experimentado el orgasmo, la masturbación puede procurar la intensidad de la estimulación sexual libre de la presión de tener que “actuar” ante un compañero, donde se sostiene la necesidad de llegar al orgasmo. A algunas puede resultarle difícil llegar a este nivel si albergan sentimientos negativos sobre el autoerotismo, pero bien vale la pena dedicar cierto tiempo y energía a este descubrimiento del propio ser.

La masturbación es un abandono al propio placer; es amarse, ser autocomplaciente, soltarse física, mental y emocionalmente.

Ayuda a relajarse y a aliviar tensiones sexuales, fisiológicas y psicológicas. Es legal, no engorda, es segura y siempre puede recurrirse a ella. No sabemos cuándo podemos estar solos. Si podemos disfrutar propia sexualidad y lograr cierto grado de independencia y confianza sexual estaremos en mejor posición para hacer una elección consciente en nuestra próxima relación sexual, en lugar de apresurarnos a establecer una pareja poco satisfactoria por desesperación o frustración sexual. El grado de placer físico derivado de la masturbación, desde la excitación al orgasmo, puede ser tan intenso como el que se experimenta en las demás actividades sexuales, y aún más.

masturbaciónTipos de masturbación

Masturbación impulsiva

Es aquella que se produce sobre la marcha, sin que medie una gran elaboración mental o imaginativa.

Masturbación compulsiva

El acto autoerótico se realiza mediante un proceso de duda, de verse uno forzado a hacer eso, pero sin querer, luchando por evitarlo. Es muy frecuente, sobre todo, en personas con unos criterios morales arraigados.

Masturbación por compensación de frustraciones

El hombre actual se ve sometido a decepciones que impone la vida moderna y que, en ocasiones, no está preparado para superar. De ahí emerge muchas veces una conducta de masturbación, mediante un mecanismo de indemnización, igualación o compensación que facilita un cierto desahogo momentáneo con el que se corrigen las dificultades por las que se atraviesa.

Masturbación en personas superimaginativas

Siempre hay en el escenario mental imágenes y fantasías sexuales que, ante pequeños estímulos naturales del exterior, o provocados por ellos mismos, van a desencadenar esta dinámica autosexual.

Masturbación liberadora de tensiones

Suele darse en personas con ansiedad, estrés, preocupaciones intensas, etcétera. En estos casos, la experiencia se acompaña de un relax que disuelve esa inquietud ansiosa interior.

Masturbación en la persona hipersexual

En estos casos puede tratarse de alguien muy centrado en la sexualidad, con pocos objetivos en la vida, sin inquietud cultural, y muy dado a un cierto machismo trasnochado consistente en contar a los amigos aventuras sexuales. Al fallar a estos sujetos la “dosis de sexualidad periódica”, recurren a la masturbación.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta: