Tags Posts tagged with "relaciones sexuales"

relaciones sexuales

fantasias-sexuales

Afrodisíaco mental, imaginación al poder

Las fantasías sexuales no son una aberración sino grandes aliados de unas relaciones sexuales sanas y plenamente satisfactorias. Desde que nace, el sexo acompaña al ser humano a lo largo de su vida.

El sexo es una experiencia personal y placentera que se enriquece con los años y las distintas vivencias y fantasías que tienen el hombre y la mujer. El proceso de evolución pasa por la integración, primero de los sentimientos de ternura, y más tarde, de los eróticos para llegar finalmente a formar la propia identidad y personalidad de una persona.

Las fantasías pertenecen al mundo de la imaginación y de los sueños. Y la imaginación es sin duda el más poderoso de los afrodisíacos y el mejor aliado de una relación sexual satisfactoria. Todo está permitido en el mundo de las fantasías sexuales, las caricias más prohibidas, las formas más variadas de erotismo.

fantasias-sexuales

Quizás por eso el 80% de los españoles reconoce que tiene fantasías sexuales, siendo significativamente mayor la proporción entre los hombres que entre las mujeres, aunque, como en casi todo, las distancias se van acortando. Sin embargo, cuando se pregunta con qué frecuencia se recurre a las fantasías mientras se realiza el acto sexual la cifra disminuye hasta la mitad. Además, en este caso son las mujeres las que llevan ventaja.

Las fantasías sexuales se inician en la adolescencia, como forma de descubrir el propio cuerpo y la sexualidad, y contra todo pronóstico, van aumentando a medida que lo hace la edad y la experiencia sexual. Con el paso del tiempo el riesgo de la monotonía es mayor y también mayor es la frecuencia con la que se recurre a la imaginación para lograr una relación más placentera.

Las fantasías más comunes son el sexo en grupo, imaginarse arrebatador, practicar el sexo con un desconocido. Aunque también en esto hay diferencias y las preferidas por los hombres son las prácticas bucogenitales y las de las mujeres imaginar que está siendo dominada o manteniendo algún tipo de relación forzada.

El sentimiento de culpa

La tradición judeocristiana que durante siglos ha condicionado las relaciones sexuales también hace su aparición en la mundo presente de la imaginación. Como explica el sexólogo Andrés Gómez: “La sombra ancestral de la culpabilidad pervive con fuerza hoy en día, pero es conveniente desoír su llamada. No hay que sentirse culpable por ninguna fantasía aparentemente aberrante pues obedece a un espacio imaginario, de lo prohibido y de lo que nunca hemos pensado hacer y, como está demostrado, casi nunca haremos”, concluye.

Las fantasías no constituyen ninguna patología si la persona no se siente atrapada por ellas de tal manera que puede mantener una vida sexual normal sin tener que recurrir a ellas. Aunque también es cierto que no todas las fantasías son saludables, sobre todo cuando su presencia suele dejar de estar asociada al placer y se convierten en una obsesión.

Existen personas que tienen fantasías sexuales incontroladas (incestuosas, escatológicas) que pueden causarles una marcada sensación de culpa. También resultan preocupantes aquellas fantasías que sistemáticamente incorporan elementos violentos.

La imaginación puede jugar muy malas pasadas, pero también ser el mejor aliado de una relación en la que la inapetencia y la desgana se han instalado. Según las estadísticas, la falta de apetito sexual es una “dificultad” que sobre todo afecta a las mujeres. Un 25% de ellas la padecen frente al 10% de los hombres. Sin embargo algunas sexólogas consideran que la definición del deseo sexual ha sido masculinizada y demasiado relacionada con el coito.

Existen personas que disfrutan al inventar las fantasías sexuales y otras que nunca sienten esa necesidad. Hay fantasías que ponen de manifiesto los fantasmas más temidos y otras que permiten aumentar el deseo sexual. Lo cierto es que las fantasías sexuales son algo normal que puede enriquecer mucho una relación de pareja basada en el respeto y la comprensión, esta es la opinión secundada por los expertos en el tema.

0 637
comunicacion-estres-sexual

Descripción de la comunicación

La comunicación es una de las principales habilidades sociales, ya que es un elemento clave en las relaciones interpersonales y sin la comunicación no habría aprendizaje ni desarrollo personal.

Es también un elemento fundamental en las relaciones sexuales; solo a través del diálogo se pueden compartir los gustos, deseos y necesidades, y de esta manera conocer que tipo de prácticas sexuales estimulan más a la pareja, cuales son sus zonas erógenas, que caricias le gustan más, etc.

Para lograr una comunicación efectiva es necesario aprender el arte de comunicarse, ya que en ocasiones las personas no transmiten de forma adecuada sus sentimientos o necesidades o incluso este mensaje no llega de forma adecuada a la otra persona, resultando confuso.

Descripción de las habilidades sociales

Las habilidades sociales se ponen en juego siempre que se produce comunicación interpersonal. Sin embargo, muchas personas muestran una importante carencia de estas habilidades para hablar de temas relacionados con la sexualidad, especialmente cuando se abordan aspectos más íntimos y se intentan expresar emociones.

En muchas ocasiones de la vida cotidiana las personas no transmiten de forma adecuada sus sentimientos o necesidades porque carecen de las habilidades necesarias para hacerlo, ya sea porque nunca las aprendieron o porque existen factores que interfieren en que se realicen adecuadamente.

comunicacion-estres-sexual

Descripción de la autoestima

La autoestima es el concepto que se tiene de la propia valía, basado en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias recogidas durante la vida. La autoestima es la aceptación incondicional de sí mismo/a, independientemente de los errores.

Se construye a través de un proceso de asimilación y reflexión mediante el cual se interiorizan las opiniones, estima y valoración de las personas socialmente relevantes, familiares, amigos, pareja, etc.

La autoestima es imprescindible para que las personas se sientan seguras ante determinadas situaciones, las que se sientan bien consigo mismas serán capaces de afrontar y resolver con seguridad los retos y las responsabilidades.

Por ejemplo, las personas con una baja autoestima, tendrán dificultades para emplear las habilidades de comunicación y negociación necesarias para llevar a cabo conductas sexuales seguras y placenteras. Por el contrario, las personas con alta autoestima se sentirán capaces de expresar sus deseos participando activamente en la toma de decisiones con respecto a cómo y qué están haciendo, afrontando los retos y responsabilidades con relación a su salud.

Algunas cuestiones claves para mejorar la autoestima son:

– No idealizar a las demás personas: el primer paso es dejar de compararse.

– Evaluar las cualidades y defectos: hacer un inventario personal de los valores positivos y tenerlos presentes en todo momento.

– Cambiar lo que no guste: si algo propio no gusta se puede cambiar, pero hay que ver si compensa el esfuerzo que se requiera.

– Controlar los pensamientos: se trata de aprender a pensar de otra manera.

– No buscar la aprobación de las demás personas: es imposible gustar a todo el mundo. Si se actúa por agradar se acaban perdiendo los propios objetivos en la vida.

– Tomar las riendas de la propia vida: no hay que dejarse arrastrar por los acontecimientos.

– Afrontar los problemas sin demora: no hay que agobiarse, los problemas requieren un tiempo para solucionarse.

– Aprender de los errores: hay que aprender de los fallos cometidos para actuar mejor en la próxima ocasión.

– Practicar nuevos comportamientos: hay que confiar en la propia capacidad para mejorar y hacer cosas nuevas.

– No exigirse demasiado: hay que eliminar el afán de perfeccionismo.

– Darse premios: ser comprensivo/a y tolerante con uno/ mismo/a.

– Aceptar el propio cuerpo.

– Ser independiente: tener libertad y disfrutarla es una pieza clave de la autoestima

Guardar

2 967
sexualidad-humana

Sexualidad ¿necesidad fisiológica?

La palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y actividades existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental y que se encuentra también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual.

El amor humano no tiene que ver con el sexo solamente, el sexo es una de las cosas importantes que se da en el amor.

Todos los individuos tienen sentimientos, actitudes y convicciones en materia sexual, pero cada persona experimenta la sexualidad de distinta forma, porque viene decantada por una perspectiva sumamente individualizada. Se trata en efecto, de una perspectiva que dimana tanto de experiencias personales y privadas como de causas públicas y sociales.

sexualidad-humana
No podemos conocer la sexualidad humana, sin tener en cuenta sus múltiples dimensiones. El aprendizaje de la sexualidad en todas sus facetas no sólo se reduce al conocimiento del individuo y de la naturaleza del ser humano, sino que también viene determinada por el medio en que se encuentra.

La sexualidad es un tema que ha despertado el interés del hombre, desde los tiempos primitivos a nuestros días; y su estudio contribuye a una inmejorable preparación para el afrontamiento de distintos cambios sexuales, tanto fisiológicos como conductuales que se producen a lo largo de la vida.

Un prestigioso psiquiatra nos comentó en una ocasión:

Cuando en su consulta le preguntaba a un paciente por su vida erótica, el diálogo casi sin excepción transcurría en los siguientes términos:

Psiquiatra- ¿Cómo son sus relaciones sexuales?
La respuesta usual es esta: <<normales>>

Psiquiatra- ¿Y cuales son las normales?
Paciente- Pues… como las de todo el mundo
Psiquiatra- ¿Sabe usted como son las de todo el mundo o, cuando menos, las de sus hermanos, amigos, vecinos…?
Paciente- No, ¿cómo voy a saberlo?
Psiquiatra- ¿Entonces?
Paciente- Bueno, las que yo creo que son normales.
Psiquiatra- Bien, pues dígame usted cuáles son las suyas para que yo vea cuáles son las que usted considera normales.

relaciones-parto

Muchas parejas se abstienen de las relaciones sexuales durante la recta final del embarazo por miedo a hacerle daño al feto.

relaciones-sexuales-parto

Una vez que ha nacido el hijo, algunos padres siguen sin atreverse a hacer el amor, por miedo a sentir dolor, en el caso de la mujer, y el hombre se abstiene por temor a causarlo.

En consecuencia, hay un sentimiento compartido de ansiedad y culpabilidad que se desvanece en cuanto se consulta con el doctor. Es importante no avergonzarse de parecer demasiado ansiosos ante el médico, y atreverse a preguntar cuándo se pueden reanudar las relaciones sexuales.

6 semanas después del parto la mucosa vaginal todavía es débil y el útero no ha restablecido su tamaño normal y su posición. Además, las hemorragias después de expulsar la placenta duran entre 3 y 4 semanas. Por ello, el comienzo de las relaciones íntimas varía en cada caso.

Una vez finalizada la hemorragia vaginal y, si el parto se hizo con normalidad y no hubo incisión en el perineo y la vagina (método que se realiza en ocasiones para facilitar la salida del feto), el tiempo de abstinencia sexual es de 2 a 3 semanas.

En el caso de parto por cesárea, el tiempo de castidad se amplía a 3 semanas. Aunque se puede reducir el plazo si se hacen posturas que eviten que el peso del hombre caiga sobre el abdomen de la mujer.

¿Estoy preparada mentalmente?

A pesar de que pasado un periodo de tiempo, el cuerpo ya está preparado para realizar el coito, la mujer no siempre se siente con ánimo de hacerlo. Esta situación varía según los casos, ya que hay mujeres que desean reanudar las relaciones lo más pronto posible. Se da el hecho de que las madres que amamantan a sus hijos suelen ser las que muestran más interés en volver a tener relaciones sexuales.

El nivel de interés sexual que tienen las madres recién estrenadas no está relacionado con la edad, ni con el número de hijos que tenga.
sexo-tras-embarazoEl bajo interés sexual puede tener diversos motivos:

– La mujer recién parida tiene un cansancio excesivo por el esfuerzo del parto.

– Los horarios del bebé no son fijos y requieren una atención constante para atender la lactancia, todo ello provoca fatiga física y psíquica en la mamá. Además, hay casos en que el recién nacido llora con frecuencia a lo largo de toda la noche y no da tregua a sus padres.

– Si ya se ha dado una relación sexual postparto y ha habido dolor, es fácil que descienda el interés de la mujer a tener un nuevo contacto con su pareja. El dolor puede ser debido a que las cicatrices perineales no estén curadas. O bien, los desgarros en esa zona se han saturado de forma apretada.

– El temor a un nuevo embarazo también puede ser el motivo de abstención sexual para muchas mujeres.

Lo mejor para solucionar estas causas de falta de interés sexual en las mujeres es tomarse un tiempo, hacer una dieta equilibrada y buscar información sobre el método anticonceptivo más adecuado.

Métodos anticonceptivos

La posibilidad de quedarse embarazada durante el primer mes y medio tras el parto es muy pequeña, ya que prácticamente no hay función ovárica. La aparición de la menstruación normal varía según los casos, pero hay que tener en cuenta que la lactancia retrasa ese momento. También se debe señalar que las mujeres que tienen hijos anteriores menstrúan antes que las primerizas.

Antes de reiniciar los métodos anticonceptivos conviene saber:

– Mientras dure la lactancia, el método no puede ser hormonal, tanto si es oral como inyectado, ya que las hormonas podrían transmitirse al bebé a través de la leche materna. En cambio, las mujeres que no dan el pecho pueden utilizar el método que ya usaban antes del embarazo, una vez que les haya venido la primer regla tras el parto.

– El DIU (Dispositivo Intra Uterino) se debe usar una vez que el útero recupera su tamaño y lugar inicial. Se recomienda esperar hasta que finalice la primera regla para implantarlo, porque acostumbra a ser una menstruación abundante.

– El preservativo no presenta ningún problema para usarse tras el parto.

Una consulta con el especialista te ayudará a saber cuándo puedes reanudar tus relaciones sexuales y qué método anticonceptivo te irá mejor.

amor-relaciones sexuales

Pocos buscan razones para disfrutar de los placeres del sexo, pero son muchas las que hacen de éste una de las actividades más beneficiosas que existen.

 Alarga la vida, alimenta la autoestima y mejora tu salud. ¿ Se puede pedir más ? Al sexo sí.

1.- Adiós a los problemas

Durante el acto se liberan hormonas que permiten la relajación muscular. Por ello, hacer el amor es uno de los mejores antídotos contra la ansiedad y el estrés que existen.

Tampoco la depresión escapa a los tentáculos del sexo. Las hormonas de la felicidad, llamadas endorfinas, aumentan la sensación de bienestar. Junto a ello la oxitocina, una sustancia que contrae el útero durante el orgasmo, promueve sentimientos de afecto combatiendo la depresión.

amor-relaciones sexuales

2.- Mejora la memoria

De nuevo el orgasmo es el responsable de este inestimable efecto. Así, éste provoca una pequeña pérdida de consciencia que dura unos segundos y que el cerebro aprovecha para descansar y recargar energías. Por ello, cuanto más descanse tu cerebro más lo notarás.

3.- Cuerpo 10

Para terminar con la celulitis y mejorar la forma física ya no es necesario sufrir en el gimnasio. Hacer el amor es uno de los mejores ejercicios que existen pues tonifica todos los músculos del cuerpo.

Además, disfrutar del sexo mejora la circulación linfática, eliminando toxinas en la zona de los muslos, y combatiendo la celulitis. Por si esto fuera poco, también favorece un aumento en la secreción de agua y aceite de las glándulas sudoríparas, con lo que se hidrata y embellece la piel.

4.- Placer suavizante

¿ Quieres una piel de terciopelo ? El secreto se encuentra en los estrógenos. Mientras hacemos el amor producimos gran cantidad de estas hormonas que aportan suavidad a la piel y brillo al cabello.

Además, el sexo ayuda a mejorar y prevenir erupciones, rojeces, manchas o cualquier otra imperfección que pueda aparecer en la piel.

5.- Descanso reparador

Si hace tiempo que no descansas cuando duermes o te cuesta conciliar el sueño, olvida cualquier remedio aburrido. Hacer el amor te ayudará a relajarte pues los cambios bioquímicos que se dan en el acto sexual provocan laxitud y eliminan cualquier tensión y ayudando a conciliar el sueño.
Si practicas algún deporte o necesitas levantarte llena de vitalidad nada mejor que hacer el amor esa noche. Verás que despertar.

6.- Inyección de autoestima

El sexo provoca una sensación de bienestar que nos hace sentirnos mejor con nosotros y nuestro cuerpo. Te sientes más atractiva y eufórica y los demás, por supuesto, te ven mejor.

¿ Resultado ? Más sexo. Lo que provoca la secreción de más cantidad de feromonas que, a su vez, atraen a los hombres. El sexo llama al sexo, pero recuerda disfrutarlo tomando todas las precauciones necesarias.

besar

7.- A pedir de boca

Besar es el complemento perfecto para el sexo. Con ello se segrega más saliva que limpia los dientes de restos de comida y disminuye el nivel de ácido en la boca. Así la dentadura queda protegida de la caries y la placa dental.
Si necesitas más razones, debes saber que besar con frecuencia mejorará el color, la forma y el volumen de tus labios.

8.- Mueve el corazón…

Hacer el amor previene los problemas del corazón ya que en el orgasmo disminuyen las plaquetas, células responsables de la coagulación. Esto supone una mayor fluidez del torrente sanguíneo y una mejor circulación.

A ello se suma las ya mencionadas endorfinas, que también ayudan a relajar las paredes de las venas y arterias reduciendo de este modo las posibilidades de sufrir un infarto. Esto significa no sólo estar mejor si no vivir más.

9.- ¿ Dolor de cabeza ?

Nunca existió una excusa más atrevida y menos fundada para eludir un encuentro sexual. Como ya se ha mencionado antes, hacer el amor aumenta el riego sanguíneo. Esta consecuencia es precisamente lo que hace que el dolor de cabeza desaparezca en favor de otras sensaciones más placenteras.

10.-Vivir, más y mejor

En resumen, y cómo se ha podido comprobar, tantos beneficios no pueden hacer otra cosa que mejorar y alargar la vida.
Está demostrado que las personas que disfrutan en su vida cotidiana de relaciones sexuales frecuentes y de su dosis de afecto diaria, viven más. ¡Compruébalo!

0 961
sin-deseo-sexual

El deseo sexual es lo que nos mueve a mantener relaciones sexuales. Pero algunas personas son incapaces de tener fantasías sexuales o de desear el coito con otra persona. Padecen el Trastorno del Deseo Sexual.

El Trastorno del Deseo Sexual consiste en la disminución o ausencia persistente o recurrente de fantasías y deseo de actividad sexual, con angustia o dificultades interpersonales como consecuencia.

También llamado trastorno del deseo sexual inhibido o hipoactivo puede ser de toda la vida o adquirido, o bien generalizado (global) o bien situacional (específico con cierta pareja). Se da en el 20% de las mujeres y el 10% de los hombres.

El deseo sexual responde a un proceso psicosomático complejo basado en la actividad cerebral (un “generador” o “motor” que funciona en forma de reostato cíclico), un medio hormonal escasamente definido y un argumento cognitivo, que incluye los intereses y la motivación sexuales. La desincronización de estos componentes da lugar a trastorno del deseo sexual inhibido.

sin-deseo-sexual
La forma adquirida suele deberse a aburrimiento o infelicidad en una relación de mucho tiempo, depresión (que en el hombre conduce a la disminución del interés por el sexo con mayor frecuencia que a la impotencia y en la mujer a inhibición de la excitación), dependencia de alcohol o drogas psicoactivas, efectos secundarios de medicamentos (p. ej., antihipertensivos o antidepresivos) y deficiencias hormonales. Este trastorno puede ser secundario a una alteración funcional en las fases de excitación o de orgasmo del ciclo de respuesta sexual.

La variedad generalizada de por vida a veces se asocia a acontecimientos traumáticos durante la infancia o la adolescencia, a la supresión de fantasías sexuales, al contexto de una familia disfuncional o, en ocasiones, a niveles bajos de andrógenos.

Por lo general, se consideran posibles causas niveles de testosterona inferiores a 300 ng/dl en el hombre y menores de 10 ng/dl en la mujer.

La testosterona es necesaria para mantener intacto el deseo tanto en hombres como mujeres, pero por sí sola no es suficiente; por otro lado, corregir la deficiencia hormonal puede que no mejore el trastorno de deseo sexual inhibido.

La persona que padece esta patología se queja de falta de interés por el sexo, incluso en situaciones habitualmente eróticas.

El trastorno conlleva escasa actividad sexual, lo que a menudo da lugar a graves conflictos de pareja. No obstante, algunos pacientes mantienen relaciones sexuales con una frecuencia satisfactoria para su pareja y pueden no tener problemas en la actividad sexual, aunque siguen encontrándose apáticos en ese terreno.

Cuando la causa es el aburrimiento, suele disminuir la frecuencia de relaciones con la pareja habitual, pero el deseo puede conservarse normal o ser incluso intenso hacia otras (variante situacional).

Debe realizarse un historial detallado, ya que el problema puede ser secundario a dificultades conyugales, tal vez porque la persona se sacia con otras relaciones fuera del matrimonio. No cabe diagnosticar este trastorno cuando los síntomas se explican mejor dentro de otro cuadro psiquiátrico (p. ej., depresión) o de una enfermedad somática (p. ej., enfermedad terminal, endocrinopatía).

Si el paciente también presenta disfunción sexual, el médico habrá de determinar qué fue primero: si la disfunción produjo la pérdida de deseo o viceversa.

El tratamiento se orienta a suprimir o aliviar la causa subyacente, por ejemplo, un conflicto de pareja, depresión u otra disfunción sexual (especialmente falta de excitación o dificultades para el orgasmo).

En el caso de deficiencia de andrógenos, puede ser necesario cambiar la medicación y administrar testosterona por vía intramuscular.

0 815
la-pasion

Es importante saber cómo somos y aceptarnos a nosotros mismos para poder disfrutar de nuestras relaciones y de nuestra erótica.

Para ello, nada mejor que vivirla de una forma coherente: expresar lo que queramos, cuando y con quien nos apetezca ¡y esto no es fácil a veces!

pasión

En ocasiones nos confundimos y tenemos la sensación de que no lo hemos pasado bien, aunque hayamos hecho exactamente lo mismo que otras, y efectivamente lo importante aquí no es las cosas que hagamos, sino cómo lo estemos viviendo.

Por eso, lo que a unos les resulta placentero, a otros les aburre o les disgusta y lo que un día podemos disfrutar a lo mejor no lo hacemos en otro momento.

La erótica, ¡eso sí!, tiene infinitas posibilidades, y cuando hablamos de relaciones, todas valen, siempre que no haya nadie en desacuerdo, unas cosas pueden parecer más raras o menos frecuentes y muchas de las prácticas que nos pueden gustar no saldrán en las películas, pero aquí solo hay una regla:

“Las relaciones están para disfrutarlas”

  • Tanto si se tiene pareja como si no, las relaciones eróticas son igual de válidas.
  • Tanto si se realiza el coito como si no, las relaciones eróticas son igual de completas.
  • Tanto si se tienen orgasmos como si no, las relaciones eróticas pueden ser placenteras.

relacion-sexual

Para disfrutar con lo que hacemos no hay trucos ni recetas, como decíamos, cada persona es única ¡Y aquí se nota! ¡Es imposible que a todas nos gusten las mismas cosas! Por lo tanto, más que seguir indicaciones, es importante buscar nuestro camino, pues cada persona tiene uno distinto, y podremos pedir ayuda cuando nos surjan dudas, ¡cómo no!, nadie va a “resolver” el tema por nosotros.

Por si acaso, ahí van unas claves para plantearnos:

1.- Con miedos no se disfruta igual

¡Claro que no! Cuando nos metemos con alguien “en la cama” ¡Hay que estar al 100%! ¡Y no vale estar pensando en otra cosa! Para pasarlo bien no se nos puede cruzar por la mente el miedo al embarazo, a contraer una infección… por eso, hay cosas que es mejor pensarlas y hablarlas antes, para tener previsto qué método vamos a utilizar… ¡Y dedicarnos a disfrutar!

2.-La otra persona no siempre sabe lo que nos gusta

¡O al revés! A veces nos encantaría “quedar siempre bien” y que el/la otro pudiera decir “¿Qué bien me lo he pasado!”

Pero por suerte ¡Si, por suerte! En una relación se trata de algo más que de interpretar un papel o tocar lo genitales de una determinada manera, y una vez más, si cada uno de nosotros somos únicos ¡Los otros también! Por eso las relaciones siempre tienen que estar abiertas a lo que el otro nos quiera decir, y al revés, tenemos que hacer ver a nuestra pareja lo que nos va gustando y lo que no, al fin y el cabo se trata de pasarlo bien no de obtener un “sobresaliente”, por eso no importa la “experiencia”pues la primera vez con cada nuevo compañero es como la primera de todas las primeras veces, y no por eso va a ser menos placentera.

Tener una relación no es como ir a un examen donde tenemos que ” aprobar”, se trata de mostrarnos como somos, respetando los deseos del otro pero también expresando los nuestros.

3.- Se puede disfrutar sin penetración

¿¡Pero no hemos dicho que todas las relaciones son completas?! Y el coito, la penetración, es una más, pero ni la única, ni la mejor, ni la más importante. Cada uno disfrutará a su manera, y no todo el mundo prefiere el coito.

La penetración es una opción pero no tiene por qué eliminar todo lo demás, y mucho menos convertirse en lo que definirá que una relación haya salido bien o mal. Tenemos muchas opciones y maneras de disfrutar.

0 965

¿Es normal que tenga deseos de tener relaciones sexuales?

Entre los impulsos y sentimientos más fuertes del ser humano se encuentra el que se encamina hacia el contacto genital y las relaciones sexuales o coito y a lo que popularmente se le llama “hacer el amor”. Esta energía natural, durante la adolescencia abre inquietudes importantes y requiere la mejor orientación y comunicación ante la trascendencia de este nuevo comportamiento sexual. Coito implica que haya penetreción del pene en la vagina y eyaculación (“vaciamiento” de semen o “mecos”).

sexo-seguroEl deseo por tener relaciones sexuales desde el comienzo de la adolescencia es normal. El momento en que se inicia depende del desarrollo biológico, psicológico y social, pudiendo variar la edad entre un o una adolescente y otra. Es importante que todas las personas se reconozcan y acepten como seres sexuados, pero igualmente importante es que también reconozcan su capacidad para planear su vida y tomar decisiones responsables.

¿Por qué de pronto siento sensaciones o la necesidad de hacer el amor?

El sentir la necesidad de hacer el amor es normal en cualquier ser humano. Durante la pubertad nuestro organismo siente esas sensaciones y necesidades debido a los cambios afectivos y hormonales que existen en esa edad. Sentir deseos es sinónimo de estar sano. Lo importante del asunto es saber cuándo es el mejor momento para hacer el amor, pues siempre debemos ser responsables de nuestros actos.

¿Por qué los adolescentes quieren tener relaciones sexuales a temprana edad?

En la conducta de los adolescentes hacia la búsqueda de las relaciones sexuales influyen mucho los cambios biológicos, psicológicos y sociales por los que pasan. Ahora su cuerpo deja de ser el de un niño o niña y pasa a ser el de un adolescente, y por consiguiente cambiará su comportamiento. Empieza a relacionarse con otros(as), te atraen cosas que antes no te llamaban la atención y comienzas a experimentar cosas que tal vez eran desconocidas, como es la atracción física y el enamoramiento.

Las razones por las que muchas veces los adolescentes inician su vida sexual tempranamente pueden ser por el medio en donde se desenvuelve, los medios de comunicación que crean la necesidad de tener relaciones tempranas, para fin de sentirnos como hombres o como mujeres, para estar a la moda, ser igual que los demás ó por satisfacer una curiosidad y como expresión de amor. También puede ocurrir que se diga que es muy “temprano” y no sea así o nosotros no lo consideremos así. Lo importante es que cada uno de nosotros analicemos objetivamente nuestra situación y hagamos elecciones razonadas tomando en cuenta nuestra edad, madurez y sentimientos y considerando lo que queremos actualmente pero también nuestros planes a futuro así como los riesgos y la responsabilidad que implican nuestros actos.

¿Una joven de 14 a 18 años debe tener relaciones sexuales?¿Por qué?

Es una decisión personal que debe valorarse muy bien, no se debe partir por una simple curiosidad o porque se considere normal para la edad y de moda, por querer ser popular o por tratar de retener a la pareja. Nunca se deben tener relaciones sexuales si no se ha pensado bien con toda libertad y responsabilidad lo que se desea hacer, valora lo que se puede ganar, lo que se arriesga y lo que se puede perder.

Para tomar una decisión es importante que pienses si en ese momento y circunstancias y con esa persona, te conviene o no. No importa lo que los demás digan, no debes engañarte a tí misma, escoge lo que más te conviene de acuerdo a tu escala de valores y tomando en cuenta lo que has planeado para tu vida. Piensa antes de actuar. Y en todo caso la responsabilidad que conlleva esa decisión es mejor adoptarla cerca de los 18 que de los 14 en que hay mucho camino que recorrer.

0 866
relaciones-pareja

En las últimas encuestas sobre la vida sexual actual, no salimos muy bien parados.

Todavía se puede remontar el resultado, por ello, te ofrecemos algunas medidas para mejorar las estadísticas de la próxima encuesta.

Pero antes ¿Qué son las relaciones sexuales?

Llamamos así a la expresión de nuestra sexualidad erótica, ya sea en forma de pensamientos y fantasías como en forma de comportamientos sexuales. En las relaciones sexuales compartimos con el otro la expresión de nuestra sexualidad, nos comunicamos sexualmente.

Podemos ver la erótica como una forma de comunicación a través de palabras, miradas, gestos, caricias, técnicas eróticas, etc. Pero esta comunicación tiene sus propias características, en ella nos expresamos a través de nuestro cuerpo de forma especial, y también de forma especial a través de nuestras emociones. En ella podemos dar muy poco o entregarnos totalmente, teniendo experiencias en que nos olvidamos de nosotros mismos.

Sin embargo las relaciones sexuales no se dan y ya está. En realidad nuestra erótica es un arte, una forma de expresarnos que al igual que los otros modos de expresión requiere de nosotros el cultivo. Requiere que aprendamos a expresarnos de la forma en que más lleguemos al otro y en la forma en que sintamos que es más apropiada para nosotros mismos.

Es muy importante en el tipo de relación que se da la relación erótica, no es igual que se trate de una relación sexual dentro de una pareja estable bien comunicada, que en una relación esporádica, que en una pareja que se está separando, etc…

Además tenemos que pensar también en el cortejo y el deseo sexual antes de la misma relación sexual o erótica, que serían los pasos previos antes de compartir las respuestas sexuales.

relacion-sexual

Ideas para mejorar tu relación sexual:

1.- Imaginación: olvídate de la cama.

La mayoría de las parejas hacen el amor en su cama y practican la misma postura en el 90% de las ocasiones. Explican que han comprobado que es la más satisfactoria y cómoda para llegar al clímax.

Pero los grandes amantes no tienen limitaciones, cualquier lugar y postura les conduce al placer, y no dejan de probar y de innovar durante toda la vida, su imaginación es la mejor arma para disfrutar, han descubierto que el mayor y más sensible órgano sexual es el cerebro, y saben como sacarle partido.

2.- Premeditación: piensa en sexo y tendrás buen sexo.

Una buena sesión de sexo requiere preparativos mínimos, el lugar, el vestuario, la luz… El sexo rápido pasó a la historia, ahora se necesita invertir más tiempo para el amor. Organiza tus encuentros íntimos para tener el éxito asegurado.

3.- Romanticismo: los clásicos nunca mueren.

Las parejas más longevas confiesan que nunca se olvidan de los aniversarios, los cumpleaños y las fechas significativas y que cada día intentan hacer algo especial sólo para dos: una caricia, un beso a la luz de las velas, un viaje especial… las pequeñas cosas resultan esenciales para mantener el amor.

romanticismo

4.- Atrevimiento: el placer de lo prohibido.

El morbo está en probar. Busca nuevos lugares para hacer el amor, olvídate de la ropa interior, busca un paraje alejado de la civilización y consigue el éxtasis en una calurosa noche…

5.- Erotismo: el arte de saber amar.

No es lo mismo que el sexo. Desgraciadamente, el erotismo es una asignatura difícil que muchos, no dominarán jamás (por falta de interés). En oriente la sensualidad está en el aire, se aprende desde la infancia. En Occidente hemos olvidado esa antigua ciencia y debemos adquirirla con cursos y libros muy buenos que enseñan tao sexual, tantra, kamasutra… Déjate conquistar por la magia oriental.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR