Tags Posts tagged with "lesbianas"

lesbianas

0 1166
relaciones gays lesbianas

Si la adolescencia es un período ampliamente incomprendido y difícil de enfrentar para muchos adultos, la adolescencia de una persona que ha descubierto su preferencia homosexual puede volverse un misterio imposible de descifrar.

A diferencia de lo que algunos creen, la comunidad de personas homosexuales, bisexuales y transgénero no ha crecido más de lo que ha crecido nuestra población mundial. En proporción, la preferencia u orientación sexual homosexual y bisexual, tanto femenina como masculina, se ha mantenido entre un 20 y un 30% . Por el contrario, el número de personas que, habiendo identificado una atracción hacia otros u otras de su mismo género, lo ha expresado abiertamente (o ha “salido del armario -closet-”) sí ha crecido y disminuido en promedio la edad de quien lo hace. La razón de lo anterior está vinculada a la apertura que distintos medios (especialmente los de comunicación) han tenido al tema de la homosexualidad en particular; mientras tanto, jovenes-lesbianasalrededor del mundo se habla del tema, se le estudia, se le dan espacios y se le reivindica.

Hace unos 15 años, todavía, un adolescente en descubrimiento de su homosexualidad, se hubiera sentido el único ser sobre la tierra con sentimientos similares y probablemente hubiera pasado algún tiempo antes de que éste pudiera conocer a otro chico o chica gay. Hoy en día, basta con prender la televisión o conectarse a Internet para darse cuenta de que hay un mundo de posibilidades: cafeterías, librerías, lugares de encuentro, etc. De entre éstas, destaca una de las pioneras, el primer grupo de encuentro creado para mujeres jóvenes que aman a otras mujeres:

Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas.

En un principio pareció elitista, incluso a algunos miembros de la misma comunidad, quienes no creían necesario crear espacios de convivencia y reflexión para un grupo de personas de cierta edad. Sin embargo, desde su apertura en 1996, el grupo ha seguido despertando el interés de mujeres jóvenes que se reúnen cada 15 días en el Centro Cultural de la Diversidad Sexual.

Su objetivo ha sido siempre el mismo: compartir vivencias e información sobre un mundo que sólo ellas viven y entienden bien. Sus circunstancias de vida las hacen especiales, pero también las vuelven vulnerables. La mayor parte de ellas, por ejemplo, depende económicamente de sus padres mientras terminan sus estudios; esto dificulta el que ellas puedan acercarse a su padre o madre u otros adultos y hablar de sus sentimientos, pues pende sobre ellas la amenaza de ser expulsadas de su casa o escuela o de ser agredidas física o verbalmente. Casos de estos conocidos por ellas hay muchos, muchos sin solución pacífica ni justa, pues en México, como en otros tantos países latinoamericanos, las leyes han olvidado contemplar este tipo de abusos, sobretodo para los padres con poder legal sobre sus hij@s.

Mientras tanto, las jóvenes no se han rendido. A pesar de que para muchas resulta imposible que alguien con tan pocos años conozca tan bien su sexualidad, las jóvenes que salen del closet como lesbianas o bisexuales, saben de lo que hablan. El acceso que tienen a la información sobre el tema les ha dado herramientas para derrumbar los mitos que las persiguen y para demostrar que son tan capaces de vivir vidas exitosas y felices como cualquiera. Su mayor preocupación, sin embargo, es saberse aceptadas por quienes forman parte importante de su vida, principalmente su familia.

Para muchas de ellas, la salida del closet de una hija cambia por completo sus expectativas; la mayor parte ni siquiera se había planteado la posibilidad de tener una hija homosexual. En el mejor de los casos, padres, madres e hijas trabajan en conjunto para aliviar el proceso y reforzar sus vínculos afectivos, pero no es lo más común. Algunos padres reaccionan con hostilidad y agresión, buscando “disuadir” a sus hijas de llevar una vida tan ajena a ellos y amenazan con retirarles su apoyo. Esto causa mayor sufrimiento a ambas partes, y si la hostilidad continúa (muchas chicas oyen de sus padres frases como “ya no te quiero” o “estás muerta para mi”) la vida e integridad de las jóvenes puede verse comprometida. Muchos estudios en varios países, han ya apuntado al riesgo que los jóvenes homosexuales viven cuando las puertas de su mundo se cierran: la probabilidad de que intenten suicidarse y de que tengan éxito es mayor que la de jóvenes heterosexuales; también es mayor el riesgo de involucrarse en conductas autodestructivas como la ingesta de alcohol y el consumo de drogas.

Los grupos de autoayuda buscan revertir esta hostilidad que las jóvenes encuentran sin esforzarse y crear espacios de apoyo donde puedan ser y sentirse ellas mismas, en compañía de iguales, para hacerse fuertes. En confianza, las jóvenes expresan expectativas y sueños: algunas quieren ser madres, algunas empiezan a trabajar en compañías importantes, algunas esperan tener una pareja a la que la ley otorgue los mismos derechos que a las heterosexuales, etc. Conviven en la igualdad de sentimientos y en la diversidad de opiniones y formas de ser; el pelo largo o corto, lo masculino y lo femenino, la falda o el pantalón, la ropa ajustada u holgada, todo es secundario y nada compromete su condición de mujeres que aman a otras. Tampoco su condición de jóvenes: las fiestas, los primeros amores, el cine, la música, las amistades… todo les puede interesar y ser significativo. Su mundo tan cuestionado, tan estudiado, tan comentado, tan debatido, no es para ellas un objeto de museo sino la vida cotidiana de una mujer joven, ¿qué le gustan las mujeres? Bueno, para algunas eso es sólo un rasgo de personalidad que las enorgullece y fortalece.

Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas
Centro Cultural de la Diversidad Sexual. Colima 267, 13:30 hrs, en la Ciudad de México.

Guardar

0 978
parejas lesbianas

Para las lesbianas es igual que para el resto, conocen a su pareja en la escuela, el trabajo, cerca de su casa, a través del Internet, en un grupo, en una discoteca o en el lugar menos inesperado.

La forma de establecer una relación de pareja es diferente para hombres y mujeres, porque influye la educación de cada persona, basada en el género, la religión, la familia, la cultura.

Desde el inicio, en una pareja lésbica hay una gran intensidad afectiva, se tiende más a la cercanía, a una gran identificación, y a la fusión. La etapa del amor en una pareja lésbica se intensifica, hay empatía y surge una gran identificación. En muchos casos puede haber una sobreprotección, que se asume como parte del interés y la etapa vital en el enamoramiento.

La identificación y la comunicación en una pareja lésbica pueden ser tan fuertes que muchas sienten una gran necesidad de estar unidas para toda la vida; incluso, algunas planean irse a vivir juntas al poco tiempo de conocerse.

parejas lesbianas
Cuando buscamos una pareja, deseamos encontrar a alguien que nos escuche, que nos ame realmente y con quien sintamos interés y atracción. Y cuando encontramos a esa persona, las emociones se intensifican. Es importante establecer una gran comunicación, igualdad, participación, sin caer en los roles de quién es quién en la relación. Hay que hablar de las necesidades y saber escuchar.

Conquista todos los días a tu pareja. No olvides los detalles y atenciones que tenías cuando se recién se conocieron, hay que alimentar día a día el amor y el interés mutuo. No hay que perder la autonomía, hay que mantener las actividades que realizaban cuando no tenían pareja, no dejar de frecuentar a l@s amigos, dedicarse tiempo para cada un@ de forma individual.

En una relación lésbica no hay que tratar de imponer el comportamiento de la otra, recuerda que son personas individuales que comparten un sentimiento, pero cada una tiene necesidades diferentes y, aunque en una primera etapa de la relación se disfruta el estar juntas, hay que conservar un espacio para cada una.

Las parejas se transforman con el paso del tiempo y muchas veces esas necesidades no habladas pueden hacer sentir que no hay amor o que se está perdiendo el interés, cuando lo que en realidad sucede es que una de ellas necesita un respiro en la relación.

Lo importante es hablar, porque surgen malentendidos, sentimientos de falta de interés y confusión. El amor que existe puede salvar la relación analizando cada una cómo se siente. Sin temor a lastimar a tu pareja por lo que sientes, comparte tus inquietudes, hay que estar al pendiente de sentimientos de indiferencia o de reformar la pareja, porque esta dinámica puede llevar a la ruptura.

En todas las parejas se dan procesos. A veces estás cerca o lejos. La luna de miel del principio dura varios meses o incluso varios años, y puede llegar a cambiar, porque una de ellas necesita recuperar su autonomía y la otra puede verlo como un abandono.

Hay que encontrar un equilibrio entre la intimidad y la autonomía, ya que de lo contrario habrá alejamiento o acercamiento, épocas de gran proximidad seguidas por periodos de distanciamiento o incluso de separación y nuevas reconciliaciones. A la larga, eso provoca cierto desgaste.

No pierdas el interés afectivo y sexual del inicio de la relación. Los detalles, la atención, la sexualidad, son importantes y se deben manifestar de manera constante. Al paso de los meses o años, el interés puede disminuir.

No esperes a que tu pareja adivine qué sientes, no pospongas tu enojo. Una relación crece cuando no ocultas lo que sientes y puede enriquecerse la comunicación si dices qué te gusta y qué no.

Haz un análisis de cuantas parejas has tenido y la experiencia que te ha dejado cada una de ellas. La primera pareja siempre es algo importante para cada lesbiana, porque es descubrir el sentimiento de identificación hacia una mujer, por supuesto que la ruptura puede ser un proceso difícil, pero te permite aprender y saber lo que quieres en una relación.

En cada relación debes estar segura que realmente es esa persona con la que quieres compartir quién eres. Es válido ser honesta con los demás y descubrir si sólo es atracción o sólo te cae bien o no es lo que buscabas. Recuerda que cada persona es diferente, no compares y da lo mejor de ti, aprende constantemente de tus acciones.

El amor no es sufrimiento, puedes evitarlo si aprendes a negociar y resolver los problemas de una forma constructiva.

De acuerdo con el libro La experiencia Homosexual, de Marina Castañeda, para que una pareja lésbica dure más, madure y mantenga una comunicación, debes mantener la individualidad, lo que significa respetar y promover la diferencia.

En esta situación, cada mujer respeta la personalidad de su compañera y la ayuda a desarrollar todo el potencial de sus individualidades. En esas circunstancias, las dos mujeres no sólo son amantes y las mejores amigas, sino que se vuelven verdaderas aliadas en la vida.

1 926
sexualidad entre mujeres

“Miii destino es el que yooo decido, el que yooooo elijo para mííííí…

A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, yo soy así, así seguiré, nunca cambiare…”

LESBIANISMOSeguro que alguna vez has escuchado esta frase de una canción que canta especialmente el público LGBT y con la que se identifica al querer expresar: “Así soy, tengo derecho a ser”. El ser tú tiene que ver con un cúmulo de experiencias que te definen como eres; y esas características te hacen ser una persona única e irrepetible.

A lo largo de la vida te dirán cómo hay que ser, cómo comportarte y cómo expresarte.

Todo esto proviene de lo que escuchas de tu familia, de tus amigos, de tus compañeros de escuela, del trabajo y de cualquier ámbito social, religioso o cultural.

Debes construir tu propia forma de ser, tu visión del mundo y de ti mism@. El cómo te quieren ver los demás o cómo quisieran que fueras es algo que causa en muchas personas una terrible angustia y puede llevarte a ser quién no eres, con tal de darle gusto a quien no te acepta como eres o como quieres ser.

No permitas que alguien trate de hacerte sentir mal o que trate de imponer su punto de vista en tu vida, lo que le funciona alguien no quiere decir que te funcione a ti.

Es más, la imposición puede estar relacionada con los prejuicios y con una doble moral de quienes no reconocen que vivimos en un mundo diverso y que tod@s tenemos derecho a expresarnos, a ser y existir.

Defiende tu orientación sexual, tienes derecho a que respeten tus decisiones, a ejercer tu sexualidad, a expresarte y vivir de la forma que elijas.

Di lo que piensas, lo que sientes; haz que respeten tu vida, tu derecho a tener una pareja o no, a elegir una profesión, a ejercer tu sexualidad, a expresarte. No permitas que te encasillen.

L@s homofóbic@s atacan la diversidad sexual sin conocer el tema, se basan en mitos y prejuicios; pretenden imponer su punto de vista y su realidad. Pero quienes nos asumimos con nuestra orientación sexual no podemos darle gusto a la gente, aunque sea de la familia.

relaciones lesbicas

Además, quienes no tienen una vida propia se la pasan cuestionando la forma de ser de los demás. Sin embargo, cada quién toma el rumbo de su vida: hay quiénes tienen pareja, hay quiénes no; hay quiénes desean ejercer la paternidad o la maternidad; hay quienes se ponen tatuajes.

En fin, tod@s tenemos una vida y debemos hacer que se respeten nuestras decisiones.

Aunque no debemos confundir el derecho a ser con actitudes de violencia o de falta de respeto. Construye dentro de ti un ser humano fuerte, capaz de resolver las presiones externas.

En la vida nos enseñan a aceptar o a rechazar, depende de ti el construir el respeto a ser diferente, a buscar la felicidad dentro de ti, a decirle al mundo “Así soy feliz y no puedo ser como tú. Tengo el mismo derecho que tú a ser diferente”.

A veces, pasamos la vida complaciendo a las personas que nos rodean, y adaptándonos a la imagen que tienen de nosotr@s. Dentro de nosotr@s siempre hay una voz que nos recuerda, si la escuchamos, quiénes somos y qué es lo correcto para nosotr@s.

Eres parte de un mundo diverso, lucha por tus ideales, se tú, que no te presionen psicológicamente. No permitas que te hagan sentir mal, tienes derecho a ser feliz. Eres un ser humano con derecho a vivir tu sexualidad de manera libre, segura y responsable, sin discriminación, coerción, ni violencia.

Tienes derecho a amar, a construir tu propia familia, a participar en la vida social, política y cultural de tu comunidad, a trabajar, a divertirte, a ser reconocid@ por tus capacidades, sin que te veas obligad@ a esconder tu orientación sexual, así como a hablar de tu orientación sexual.

Ejerce tu derecho a existir, a prepararte, a fortalecerte día a día. Defender tu derecho a ser implica un esfuerzo extra, si se trata de tu orientación sexual, porque te confronta con tu propia decisión de salir al mundo respetando tu identidad, e implica lidiar cotidianamente con el prejuicio social, familiar, pero sea cual sea tu identidad, tu orientación sexual, tu condición social, económica o cultural.

0 2115
pareja-lesbiana

Ante la eterna pregunta de qué hacen dos mujeres en la cama, la respuesta es muy amplia  para las lesbianas, a pesar de todos los mitos y estigmas que se manejan en la sociedad.

Las lesbianas disfrutamos al compartir nuestra sexualidad con otra mujer de una forma intensa, apasionada, romántica.

El cómo tener una relación sexual no es algo que se haya descubierto en un libro, en un artículo o en grupos de apoyo.

Cada una de nosotras se guía por el contacto físico y el erotismo, hasta descubrir que la sexualidad entre lesbianas es una experiencia placentera y en nada se compara a una relación heterosexual.

Actualmente podemos encontrar mucha literatura sobre las necesidades de las lesbianas y de cómo poder disfrutar de una relación sexual. Claro, a muchas les llena de miedo la primera vez porque no saben qué hacer. Lo importante es la comunicación y que seas honesta con lo que estás sintiendo. Si expresas qué te gusta y qué no, la relación será mas placentera.
CARICIAS-BESOS-MUJERES
El cómo te sentirás en una relación sexual varía en cada caso. Depende de muchas situaciones: si es tu primera vez, si es con tu pareja, con tu ex, con una amiga, con una desconocida, si es con dos chicas a la vez, etcétera.

De besos, caricias y algo más

Algunas lesbianas necesariamente tienen que estar enamoradas para tener una relación sexual, otras disfrutan de su sexualidad con alguien que simplemente les gusta, sin que haya una relación de pareja de por medio.

Sobre los tiempos para detectar el momento indicado de hacerlo, muchas esperan un buen lapso antes de tener una relación sexual, pero el momento debe ser mutuo. Es bueno iniciar un contacto preliminar que consista en abrazos, besos y caricias, sin olvidar el erotismo, ya que nuestro cuerpo está lleno de zonas erógenas. Descubre con tu pareja dónde te gusta que te acaricie y te bese.

Abrazar es una sensación maravillosa. Hay que relajarse y aprender a establecer este contacto físico; un abrazo puede proyectar confianza.

Besar: hay distintas formas de hacerlo. Tú pones el ritmo. Hay besos suaves intensos, rozando los labios, un beso puede ser un indicador de cómo te sientes con alguien.

Aprende a conocerte. El cuerpo está lleno de puntos sensibles, hay muchas zonas erógenas: el cuello, los oídos, la espalda, la cintura.

Una relación sexual te lleva a alcanzar uno o más orgasmos. Hay quienes requieren más tiempo para alcanzar un orgasmo, es cuestión de comunicación, no te preocupes, ni te presiones. Comunicación ante todo. Dile a la persona con la que estás cómo te gusta que te toque y descubrirán juntas una forma más fácil de alcanzar orgasmos, pero recuerda que cada quien tiene su tiempo.

Trata al orgasmo como una parte más del sexo en lugar del principio y el fin de todas las cosas.

masturbaciónEs importante que conozcas tu cuerpo y lo valores. La masturbación ofrece una forma positiva de conocer tu cuerpo, de quererte, de descargar tensiones. No todas las lesbianas sin pareja se masturban, pero hay algunas que, teniendo pareja, lo realizan de vez en cuando.

El cunilingüis es la forma más frecuente para producir orgasmos, incluso más que la penetración, aunque algunas lesbianas ni siquiera practican el sexo oral. Es cuestión de gustos.

De acuerdo con el libro Manual del Sexo Lésbico, que puedes adquirir en la librería El Armario Abierto, la mejor amante es la que te acepta y disfruta contigo tal como eres, no como ella cree que debieras ser. La ayuda de una sexóloga ayuda para cualquier problema sexual que dificulte tu relación de pareja.

No esperes que inmediatamente te guste todo lo que sientes y ves. Date tiempo para superar los tabúes del pasado, conoce tu cuerpo, conócela, familiarízate con tus genitales. Todo ello te ayudara a disfrutar más de tu sexualidad.

Disfruta de tus fantasías, te ayudarán a imaginar una situación que te produce excitación sexual. Habla de tus deseos. Permítete con tu pareja un masaje, un baño juntas, una noche romántica, apasionada, disfruta tu sexualidad.

El deseo sexual depende muchas veces del nivel de autoestima, menstruación, salud, energía, compromisos externos y si están o no enamoradas. La frecuencia de las relaciones sexuales es algo que se va determinando en una pareja, las veces que lo hagan por semana o por mes es aceptable y tiene su justificación.

Cuando los deseos de la pareja no coinciden con los tuyos, hay que tener claro que ninguna de las dos tiene la culpa. Ni ella tiene adicción al sexo ni tú eres frígida o viceversa. Habla sobre tus miedos e inhibiciones, sobre el estrés, los problemas o si pasa algo en tu relación de pareja que no te permite disfrutar plenamente una relación sexual.

amor-mujeresDeja que tu sexualidad se exprese en todos sus ámbitos. Busca el lugar adecuado, tranquilo, seguro, prepara una noche romántica, una cena, una música agradable, estos aspectos previos a una relación ayudan a relajar el ambiente.

Cuídate, porque existen infecciones de transmisión sexual y como lesbianas no estamos exentas de ellas. Existen dedales, guantes de látex, cuadros de látex para sexo oral, lubricantes, infórmate sobre métodos de sexo seguro y protegido entre lesbianas.

Rompe con esa inhibición de hablar de estos temas, que no te dé cosa hablar con tu pareja o amigas. Existen diferentes condonerías donde puedes encontrar materiales de sexo protegido, en un ambiente cordial y respetuoso.

Hay que mantener el interés sexual en una relación, la comunicación, los detalles. No debes perder ese encanto que surge en las parejas, hay que conservar día a día los pequeños detalles, cuidar tu cuerpo, tu salud, ir al ginecólogo, protegerte.

Nadie debe obligarte a una relación sexual sin tu consentimiento, ni a presionarte a que hagas algo que no te guste. Evita tener una relación sexual bajo el efecto del alcohol o de algún estupefaciente. La comunicación en una relación sexual es importante, habla con tus amigas, con tu pareja, sobre tus gustos o posiciones, hay que aprender a hablar de la sexualidad, romper mitos y tabúes.

sexo-lesbianas

Muchas mujeres creen que no están en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el caso de tener relaciones sexuales con otras mujeres.

Pero cada vez más crece el número de lesbianas VIH-positivo, probando que esta idea es totalmente errónea.

sexo lésbico seguroEl riesgo de las enfermedades de transmisión sexual debe definirse por comportamiento, no por orientación o tendencias sexuales. Aunque en las relaciones sexuales entre mujeres el riesgo de contagio del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual es menor, existe siempre el riesgo de contraer dichas infecciones.

Las lesbianas, como todas las mujeres, están en riesgo de contraer enfermedades como el papiloma humano, el herpes genital, las ladillas, la gonorrea, VIH y otras infecciones. La vaginitis bacterial  es la más común entre lesbianas.

Tener menor riesgo de contagio no significa que no haya que tomar precauciones y estar alerta ante los síntomas de una infección. No tratar a tiempo un infección puede tiener graves repercusiones: cáncer cervical, daño de órganos reproductivos, complicaciones del embarazo, transmisión de infecciones serias o mortales al feto o recién nacido.

Formas de contagio

Las infecciones vaginales y las ETS se contagian mediante cualquier tipo de contacto de secreciones vaginales. Éstas pueden producirse por:

  • Contacto vulva – vulva.
  • Tocarse los genitales después de tocar los genitales de la pareja.
  •  Compartir juguetes sexuales con la pareja sin limpiarlos primero.
  • Dormir desnudas muy de cerca (las secreciones vaginales pueden pasar de cadera a cadera).
  • Contacto con una toalla, ropa interior, ropa de baño, sábana, etc, usada recientemente por una mujer con una infección.
  • Se puede transmitir (cándida) a la garganta de la pareja mediante sexo oral-genital.

Recomendaciones para evitar contagios

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a reducir el riesgo de infección para lesbianas y mujeres bisexuales.

La manera más importante de reducir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual es mantener los fluidos de tu pareja fuera de tu cuerpo. Los fluidos corporales con los que las lesbianas deben tener más cuidado son la sangre (incluyendo la sangre menstrual), fluidos vaginales y las secreciones de heridas causadas por infecciones de transmisión sexual.

El sexo oral sin protección y compartir juguetes sexuales son métodos potenciales de transmisión de las ETS. Métodos de protección, como protectores dentales o preservativos de látex cortados pueden ser utilizados para reducir el riesgo de infección. Es importante lavar y desinfectar los juguetes sexuales o cubrirlos antes de cada uso. No introduzcas en tu vagina o cerca de la zona vaginal nada que haya estado dentro de la vagina de otra mujer: ésa es la forma más fácil de propagar infecciones vaginales y las ETS.

sexualidad-lesbianas
Tampoco introduzcas nunca en tu vagina algo que ha estado dentro del ano de otra persona. Las bacterias que viven en el recto pueden causar infecciones en la vagina y uretra.

Todo lo que vaya a ser introducido en la vagina deberá estar limpio y debidamente lubricado. Limpia el objeto (vibrador o consolador) con agua caliente y jabón o desinfectante diluido antes y después de ser usado por cada miembro de la pareja. Utilizar guantes, preservativos o cobertores de dedos de látex para la penetración manual pueden proteger contra la transmisión de enfermedades a través de heridas en los dedos.

Cada vez que tienes sexo sin protección te expones a todas las parejas sexuales que esa persona haya tenido, incluyendo todos los gérmenes -desde infecciones urinarias hasta el virus VIH / SIDA. Las parejas estables son seguras sólo cuando han pasado por un examen para detectar las ETS y el VIH. Hasta entonces, es bueno reducir riesgos y practicar el sexo seguro.

Los juegos sexuales lésbicos de riesgo mínimo son:

Algunas enfermedades de transmisión sexual de las mujeres pasan desapercibidas. Por ello, una de las medidas necesarias para tener una vida sexual sana y segura es someterse por lo menos una vez al año a un chequeo ginecológico completo.
Siempre es necesario acudir lo más pronto posible al médico en caso de secreciones vaginales anormales, dolores u olores vaginales desagradables.

0 916
homosexualidad

Sin duda alguna, de todas las alternativas de la orientación del deseo, la más polémica ha sido la homosexualidad.

Muchas son las teorías que han tratado de dar una explicación al origen de la homosexualidad, tratando a esta como una enfermedad.

La homosexualidad ha existido siempre, y ha tenido tiempo para estar admitida, reconocida y castigada. Hasta hace no mucho (1974) estuvo incluida dentro de los manuales de los trastornos mentales, ha sido considerada una enfermedad, ha sido prohibida y perseguida.

la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó en la práctica desde el 1 de enero de 1993 la homosexualidad de su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

A una pareja formada por un hombre y una mujer les mantiene vivos la comunicación, el respeto, la intimidad, el compromiso, y lo manifiestan con cariño, con sonrisas, con ternura, con caricias, con besos, y a través de todo ello buscan placer, satisfacción entendimiento, complicidad, afectividad, etc. Exactamente igual que una pareja formada por dos hombres o por dos mujeres.

Aunque que la pareja homosexual no puede procrear, está demostrado que dos padres del mismo sexo pueden criar a los niños igual o mejor que lo harían dos padres de diferentes sexos.

La homosexualidad es una opción sexual más que no está relacionada con ningún rasgo físico -tono de voz, gestos, constitución física, forma de andar-, ni psicológico -ser más o menos tímido, sensible, creativo-, ni papel social -hacer o no tareas domésticas, preferir un determinado deporte o desempeñar una determinada profesión-.

Debemos aceptar y respetar que cada persona decida como vivir su sexualidad, y como expresar su AMOR.

lesbianas

¿Cómo se da una persona cuenta de que es homosexual?

Algunos investigadores indican que la especificación de la orientación del deseo suele ocurrir en la adolescencia, es cuando comenzamos a sentir atracción por otras persona. Sin embargo, una persona no se da cuenta de la noche a la mañana que su orientación es homosexual, sino que, por norma general, se pasa por un proceso.

Lo primero que aprecia es que se siente diferente, probablemente porque está desinteresado/a por las personas de diferente sexo (que es lo frecuente en nuestra sociedad), y posteriormente reconoce que se siente atraída por personas de su mismo sexo.

Tras reconocer que su orientación es homosexual, se pasa a la fase de aceptación de la identidad, pudiendo pasar años entre una fase y otra. En esta fase la persona se siente cómoda, se siente bien, e incluso “orgullosa” de ser homosexual. Un paso difícil es el descubrir a los demás su orientación, siendo especialmente crítico el momento de comunicarlo a los padres.

Prácticas homosexuales

Aunque para muchos heterosexuales sus prácticas suelen ser algo misterioso, lo cierto es que sólo se diferencian en que en los homosexuales el coito pene-vaginal no se da. En estudios se ha podido ver que los homosexuales están mas relajados y se involucran más en el juego previo que los heterosexuales.

Las lesbianas tienden a abrazarse y a dar mayor importancia al contacto corporal que al contacto genital y al orgasmo. Sus prácticas más comunes son: masturbación mutua, sexo oral genital (cunnilingus) y tribadismo (una mujer encima de otra, realizando movimientos pélvicos, estimulándose así el clítoris y la vulva).

En las practicas de homosexuales aparecen los besos, contactos oro-genital, coito anal y estimulación genital mutua.
Se piensa erróneamente que los homosexuales mantienen un rol fijo en sus relaciones sexuales: pasivo, activo o mixto. En realidad su rol varía de un momento a otro, o de una pareja a otra. Por lo que es muy difícil apreciar cuál es el pasivo o activo de una pareja.

Los estilos de vida de las lesbianas son menos extravagantes que los de homosexuales y promiscuos. Tienen menos presión social. Se mantienen más tiempo con pareja estable debido a que ellas no buscan en sus parejas la simple atracción, como es más frecuente en los homosexuales. Para ellas es más importante la relación afectiva que la sexual. Por lo que aun alcanzando unos grandes niveles de excitación sexual, es común que muchas parejas de lesbianas dejen de mantener relaciones sexuales a los tres o cuatro años de relación.

Patrones por Bell y Weinberg

Un importante estudio de Bell y Weinberg, identificó seis tipos de vida homosexual:

HOMOSEXUALES EN PAREJA CERRADA

Relación de características semejantes a un matrimonio heterosexual, donde hay un alto grado de compromiso y fidelidad. Están satisfechos con su orientación sexual y están integrados en la sociedad. Esta relación es más común entre las lesbianas.

HOMOSEXUALES CON PAREJA ABIERTA

Viven una relación de pareja, pero esto no les priva de buscar otras relaciones con un interés sexual. Su vida sexual es intensa, pero no están tan satisfechos como los que tienen una pareja cerrada. Estas relaciones son más típicas de los gays.

HOMOSEXUALES FUNCIONALES

No están emparejados, tienen muchos compañeros de alcoba y están satisfechos con su orientación. Suelen ser jóvenes y tienen mayor número de altercados y discusiones, que los anteriores.

HOMOSEXUALES DISFUNCIONALES

No están satisfechos con su condición. Tienen problemas para aceptar su homosexualidad, suelen buscar ayuda psicológica, para hacer frente a los problemas que les atormentan.

ASEXUALES

Tienen poca actividad tanto social como sexual, son reservados y disfrutan viviendo en soledad.

HOMOSEXUALES CASADOS

Mantienen una doble vida; por una parte un matrimonio heterosexual y al otro lado sus deseos homosexuales, todo ello provoca que sientan culpa, generando ansiedad. Todo les causa tanta tensión y sufrimiento que acaban por acudir a un profesional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR