Tags Posts tagged with "dispareunia"

dispareunia

0 1200

¿Qué término se le da a este dolor?

Se define dispareunia al dolor que se produce durante o después del realizar el acto sexual. Su origen es tanto físico como psicológico, pudiendo ser diversas las causas dentro de estos dos campos y siendo relacionada muy a menudo con el vaginismo.

La dispareunia hace referencia al dolor que se sufre en los genitales durante el coito. El dolor puede implicar sensaciones de ardor, quemazón o simplemente desagrado, variando en intensidad y localización de una mujer a otra, aunque, en menor número, los hombres también pueden padecerlo.

Muchas mujeres han experimentado en alguna ocasión dolor o molestias durante una relación sexual, es algo que entra dentro de la normalidad, cuando son las primeras veces, cuando se ha cambiado de pareja, o en determinadas posturas. La alarma salta cuando el dolor se hace frecuente y las molestias son continuas.

Origen físico de las dolencias

En más de la mitad de las ocasiones, la dispareunia tiene su origen en motivos psicológicos como malas experiencias anteriores o una primera relación traumática. Las causas físicas pueden provenir de deformaciones, infecciones vaginales o vaginitis, irritaciones causadas por sprays higiénicos o cremas anticonceptivas. Las enfermedades de la vejiga como la cistitis también puede ser el origen del dolor.

Otras causas pueden ser: una presión vigorosa sobre una uretra sensible durante el coito, penetración inapropiada, inflamación de las glándulas sudoríferas labiales, irritación secundaria al uso de preservativos de mala calidad o con lubricación inadecuada.

Origen psicológico

Una educación restrictiva o una falta de información, ansiedad, miedo al embarazo, a perder la virginidad o a contraer enfermedades, junto con alguna vivencia de violencia sexual, pueden ser también factores que causen esta dolencia. Otras causas pueden tener su origen en una insuficiente estimulación, falta de lubrificación o males personales tan de moda como la ansiedad o la depresión. Aunque la causa psicológica más frecuente es el vaginismo.

El dolor de ellos

El término dispareunia proviene del griego, dys significa algo malo o difícil y pareunos tumbado al lado. Los hombres también pueden sufrir dolores debidos sobre todo a una extrema sensibilidad del glande, por alguna lesión, falta de higiene, fimosis, estrechez uretral, sin olvidar los factores psicosomáticos.

Pese a ser poco frecuente, los hombres pueden sufrir dolor durante la eyaculación bien en los testículos o en los órganos internos. El dolor durante el coito es habitualmente indicativo de una causa física, como una fimosis parcial, una infección local o un desgarro en el frenillo.

Efectos secundarios

Las relaciones sexuales dolorosas representan una de las alteraciones sexuales más perturbadoras. Una relación sexual que a parte de insatisfacción provoca dolor, aleja mucho a una persona de afrontar sus relaciones con ánimo o excitación, inclinándose a evitarla y a tener un concepto negativo del sexo y todo lo que conlleva.

Sufrir dispareunia implica no obtener placer ni sensaciones orgásmicas, tampoco sensibilidad genital específica, lo que hace desagradable y repulsivo el coito. Si la enfermedad se sufre después de una vida sexual sana, además de no lograr satisfacción, se tiene una excesiva sensibilidad al tacto de forma muy dolorosa. El miedo al coito, induce a un miedo a ser abandonada por la pareja, con la cual no se disfruta, se crea cierto pánico al órgano sexual masculino en especial y al sexo en general.

Soluciones

Existen formas para contrarrestar la dispareunia. Los ginecólogos serán los encargados de practicar una intervención quirúrgica si la causa es biológica, pero si es psicológica se da un exhaustivo tratamiento a través de terapias constantes reflejando el acto sexual y cómo lo ve la paciente. Dentro de las disfunciones sexuales femeninas, la dispareunia se presenta como una de las más traumáticas y dolorosas.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

1 878
vulvodinia

¿Qué es la vulvodinia?

Es un término médico que define un dolor crónico en la zona vulvar, que carece de explicación aparente, y que causa muchas molestias a la mujer.

El principal problema de la vulvodinia es la dificultad que supone encontrar sus causas y, en consecuencia, hallar la curación adecuada.

En muchos casos, la vulvodinia se considera un dolor de origen psicosomático, reflejo físico de una crisis depresiva o de problemas de conducta o identidad sexual. También, en otros casos, la vulvodinia puede venir provocada por una infección vírica o por una reacción alérgica; el estado de ánimo crispado que provoca la vulvodiniadificultad de su curación, el estrés y la desazón, no harían sino incrementar la virulencia de la inflamación.

El dolor se inicia con un picor y una irritación intensa en la zona vulvar, que a veces se irradia hasta el bajo vientre. El coito suele ser doloroso (dispareunia) y también la inserción de tampones. Cuando el dolor es más intenso, impide actividades más cotidianas como llevar pantalones ajustados o, incluso, andar.

Estos dolores suelen ir acompañados de un prurito vulvar, y en la exploración visual se ven algunos puntos rojos. La zona tiene un aspecto inflamado.

Se han distinguido cuatro clases de vulvodinias:

– vulvodinia vestibular: en las que el dolor se localiza en la entrada de la vagina.

– vulvodinia disestesica: el dolor es producido por la irritación de las terminaciones nerviosas. Las sufren mujeres post-menopausicas.

– vulvovaginitis cíclica: se caracteriza por la pérdida de mucosa vaginal. Estos síntomas aparecen muchas veces relacionados con la menstruación.

– dermatosis vulvar: irritación de la piel vulvar que, en muchas ocasiones, empeora con la aplicación de cremas vaginales.

No existe un tratamiento único ni que sea totalmente eficiente. Para resolver las vulvodinias psicosomáticas, es imprescindible establecer un diálogo con la paciente, para descifrar el problema que subyace detrás de la irrupción del dolor.

Para remitir el dolor, la vulvodinia se ha tratado con sedantes y antihistamínicos, o con la estimulación eléctrica del piso pélvico muscular. Son recomendables también las medidas que favorecen la función renal, como una dieta baja en oxalatos (espinacas, cacao) y beber mucho agua.

Tratamiento

El tratamiento óptimo es aún desconocido. Los tratamientos deben incluir los diferentes aspectos, desde la terapia farmacológica sistémica y local, la kinesiterapia y la psicoterapia. La cirugía debe realizarse en quienes no responden con las terapias tradicionales.

La terapia debe ser secuencial, y contempla desde tratamientos con cremas tópicas, antidepresivos, dieta baja en oxalatos, pasando por la kinesi-terapia, psicoterapia, hasta la cirugía.

Un bueb consejo es realizar ejercicios pélvicos. Con la práctica, puede aprender a relajar los músculos de la zona pélvica con ejercicios para hacer en el propio hogar.

¿Cómo aliviara los síntomas?

  • Se debe disminuir todo lo que signifique o pueda irritar la zona vulvar.
  • La ropa interior debe ser de algodón, evitando otras telas.
  • No utilizar perfumes en la zona vulvoperineal.
  • No utilizar jabones que irriten, preferentemente agua sola para el lavado.
  • Lavar muy bien la ropa interior, evitando que queden productos detergentes y suavizantes.
  • No utilizar ropa interior para dormir.
  • No utilizar toallas higiénicas que no sean de algodón.
  • Evitar el uso de panty o pantalones ajustados en la zona de los genitales.
  • Evitar el excesivo lavado en la zona vulvar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR