Tags Posts tagged with "deseo sexual"

deseo sexual

0 952
fantasia-deseo-sexual

El deseo sexual es un cóctel explosivo donde cuerpo y mente se retroalimentan sin descanso.

Las encuestas revelan que en España las fantasías eróticas caldean las relaciones sexuales como ningún otro fuego. Entre los sentidos, el tacto es rey, seguido de cerca por la vista y a gran distancia del gusto, el olfato y el oído.

El deseo sexual encarna la expresión más íntima de la naturaleza animal que late en todo ser humano, pero también es una refinada emoción vinculada a la satisfacción de los sentidos y al placer que se espera obtener. Las fantasías, conscientes o incoscientes, son su preciado sustento. Ellas le suscitan, alimentan y orientan, con lo que el cuerpo y la mente se solapan a la hora de saciar los apetitos.

fantasia-deseo-sexual

La excitación sexual se define como una respuesta de activación fisiológica suscitada por el deseo en la que también interviene una proyección subjetiva de placer. La estimulación generada por el cuerpo, la imaginación o la combinación de ambos, da lugar a dos niveles de excitación que resulta difícil deslindar. Se distingue entre la excitación puramente fisiológica y la psicológica.

La primera abarca todas las sensaciones físicas como la erección del pene o de los pezones femeninos. La excitación psicológica incluye fantasías, pensamientos e imágenes eróticas. Para que se produzca una respuesta sexual, el cerebro tiene que integrar los mensajes procedentes de la imaginación con las señales que transmite el cuerpo a través del sistema nervioso.

Imaginación al poder

El deseo es personal e intransferible, aunque también influyen en su configuración la cultura, la edad, el sexo, la personalidad y la situación en que se produce. Las fantasías son el estímulo erótico que más nos excita. El 71% de los españoles y el 48% de las españolas echan mano de la imaginación a la hora de practicar el sexo, y en el 60% de los casos tiene como estrella al otro miembro de la pareja. Estas imágenes mentales mantienen e incrementan la excitación sexual y facilitan el orgasmo.

Diversos estudios desvelan que los varones conciben sus fantasías con experiencias vividas y detalles anatómicos, mientras que las mujeres priman sentimientos y emociones. En general, se considera que el deseo del hombre suele ser más genital y el de la mujer más afectivo. Entre otras cosas porque las conductas afectivas eran tachadas de poco viriles y el territorio emocional ha sido coto privado de las mujeres.

Con los cinco sentidos

En consecuencia, la excitación masculina es muy visual, mientras que la femenina es capaz de erotizar un sentimiento o vínculo afectivo. Si la excitación y el placer se someten a una fantasía sexual recurrente y no muy común surgen las llamadas parafilias, tales como el fetichismo, el sadomasoquismo, la pedofilia…

El erotismo es la sensualidad sugerida y velada a un tiempo, una experiencia excitante que como el deseo se nutre de ese cabalgar entre la promesa y el rechazo, la consecución y la espera. Los sentidos abren de par en par las puertas del cuerpo al reino del placer.

Según una encuesta realizada por Dympanel para la revista Quo, el tacto es el sentido estrella en España (44%), aunque erotiza más a las mujeres (45%) que a los hombres (43%). Le sigue la vista (31%), que excita más a los varones (36%) que a las féminas (26%). A continuación se sitúa el gusto (6%), sobre todo entre la población masculina (7%). El olfato se hace sitio en este ranking erótico con un tímido 3%, siendo más excitante entre las faldas (4%) que entre los pantalones (2%).

Tan sólo un 2% de los españoles considera estimulante al sentido del oído, con preponderancia de ellas (3%) frente a ellos (1%). Más allá de las estadísticas, todos ellos invitan a conectar con la pareja a través del lenguaje corporal y sensitivo.

fantasias-sexuales

Afrodisíaco mental, imaginación al poder

Las fantasías sexuales no son una aberración sino grandes aliados de unas relaciones sexuales sanas y plenamente satisfactorias. Desde que nace, el sexo acompaña al ser humano a lo largo de su vida.

El sexo es una experiencia personal y placentera que se enriquece con los años y las distintas vivencias y fantasías que tienen el hombre y la mujer. El proceso de evolución pasa por la integración, primero de los sentimientos de ternura, y más tarde, de los eróticos para llegar finalmente a formar la propia identidad y personalidad de una persona.

Las fantasías pertenecen al mundo de la imaginación y de los sueños. Y la imaginación es sin duda el más poderoso de los afrodisíacos y el mejor aliado de una relación sexual satisfactoria. Todo está permitido en el mundo de las fantasías sexuales, las caricias más prohibidas, las formas más variadas de erotismo.

fantasias-sexuales

Quizás por eso el 80% de los españoles reconoce que tiene fantasías sexuales, siendo significativamente mayor la proporción entre los hombres que entre las mujeres, aunque, como en casi todo, las distancias se van acortando. Sin embargo, cuando se pregunta con qué frecuencia se recurre a las fantasías mientras se realiza el acto sexual la cifra disminuye hasta la mitad. Además, en este caso son las mujeres las que llevan ventaja.

Las fantasías sexuales se inician en la adolescencia, como forma de descubrir el propio cuerpo y la sexualidad, y contra todo pronóstico, van aumentando a medida que lo hace la edad y la experiencia sexual. Con el paso del tiempo el riesgo de la monotonía es mayor y también mayor es la frecuencia con la que se recurre a la imaginación para lograr una relación más placentera.

Las fantasías más comunes son el sexo en grupo, imaginarse arrebatador, practicar el sexo con un desconocido. Aunque también en esto hay diferencias y las preferidas por los hombres son las prácticas bucogenitales y las de las mujeres imaginar que está siendo dominada o manteniendo algún tipo de relación forzada.

El sentimiento de culpa

La tradición judeocristiana que durante siglos ha condicionado las relaciones sexuales también hace su aparición en la mundo presente de la imaginación. Como explica el sexólogo Andrés Gómez: “La sombra ancestral de la culpabilidad pervive con fuerza hoy en día, pero es conveniente desoír su llamada. No hay que sentirse culpable por ninguna fantasía aparentemente aberrante pues obedece a un espacio imaginario, de lo prohibido y de lo que nunca hemos pensado hacer y, como está demostrado, casi nunca haremos”, concluye.

Las fantasías no constituyen ninguna patología si la persona no se siente atrapada por ellas de tal manera que puede mantener una vida sexual normal sin tener que recurrir a ellas. Aunque también es cierto que no todas las fantasías son saludables, sobre todo cuando su presencia suele dejar de estar asociada al placer y se convierten en una obsesión.

Existen personas que tienen fantasías sexuales incontroladas (incestuosas, escatológicas) que pueden causarles una marcada sensación de culpa. También resultan preocupantes aquellas fantasías que sistemáticamente incorporan elementos violentos.

La imaginación puede jugar muy malas pasadas, pero también ser el mejor aliado de una relación en la que la inapetencia y la desgana se han instalado. Según las estadísticas, la falta de apetito sexual es una “dificultad” que sobre todo afecta a las mujeres. Un 25% de ellas la padecen frente al 10% de los hombres. Sin embargo algunas sexólogas consideran que la definición del deseo sexual ha sido masculinizada y demasiado relacionada con el coito.

Existen personas que disfrutan al inventar las fantasías sexuales y otras que nunca sienten esa necesidad. Hay fantasías que ponen de manifiesto los fantasmas más temidos y otras que permiten aumentar el deseo sexual. Lo cierto es que las fantasías sexuales son algo normal que puede enriquecer mucho una relación de pareja basada en el respeto y la comprensión, esta es la opinión secundada por los expertos en el tema.

0 986
pareja-novios-amor

El noviazgo y las caricias

Aunque un noviazgo puede iniciarse con miradas románticas, rubores y el cruce de algunas pocas palabras y una “declaración”, pronto se siente la necesidad natural de acercar los cuerpos, desde tomarse las manos, hasta el momento en que el beso hace su aparición, llegando con él nuevas dudas y sensaciones.

¿Es normal que una adolescente de 14 años tenga novio, se bese y se abrase?

En nuestra cultura es frecuente que los adolescentes inicien el noviazgo alrededor de esos años, en este sentido, puede decirse que es normal, es decir es la “norma” que sigue la mayoría, si es conveniente o no, deberá cada adolescente contestárselo, tomando en cuenta sus circunstancias particulares.

En cuanto a los besos y abrazos, lo conveniente es que, a cualquier edad, estas manifestaciones de afecto se den y no sólo por costumbre social o porque todo mundo así lo hace, sino como respuesta a un sentimiento verdadero.

Las caricias además de ser una necesidad normal, son un importante medio de comunicación que debemos aprender a utilizar responsablemente.

adolescentes-novios

Tengo 16 años ¿Es malo que los novios se den muchos besos?

La persona es un ser social por naturaleza, es decir, que requiere de otros – y no sólo de sí mismo- para llevar una vida normal y saludable.

La capacidad de amar es una de las potencialidades más maravillosas y extraordinarias que posee el ser humano, y no como un añadido, sino como parte adherente de su corporeidad.

Por lo tanto, las manifestaciones de auténtico amor y afecto forman parte del desarrollo saludable del ser humano.

Sin embargo, los besos -que se van haciendo más apasionados- pueden llevarte a caricias más íntimas que tal vez tú aún no deseas, por lo que, deberás pensar hasta dónde quieres llegar tomando en cuenta tus valores, costumbres y creencias.

También es bueno reconocer que puede haber diferencias con tu novio en cuanto a como consideran el noviazgo: si formal o informal porque entonces esos besos tienen un significado diferente ¿No crees?.

Las caricias íntimas sin coito

Cuando el noviazgo avanza, o a veces sin que incluso se haya hablado de noviazgo, aparecen deseos de una mayor intimidad, lo que como toda nueva experiencia va a producir nuevas inquietudes.

Es importante hacer notar que el noviazgo como un compromiso interpersonal puede ser apreciado de diferentes formas según la etapa de la vida o las circunstancias, e incluso, verse diferente por cada uno de los integrantes de una misma pareja, así la adolescente puede creer que tiene un noviazgo serio y formal y para él esa misma relación verla como sólo “andar o salir con ella” o un noviazgo pasajero de poco compromiso.

La búsqueda de “amigas(os) con derecho” sólo para obtener compañía, caricias y en ocasiones también relaciones sexuales, es una relación interpersonal poco comprometida. Si la intención no es clara y aceptada por ambos miembros de la pareja, puede llevar a una relación muy dañina.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR