Tags Posts tagged with "derechos sexuales"

derechos sexuales

derechos-humanos

Todos los seres humanos tenemos derechos vitales que nos son inherentes e inviolables, entre ellos se hallan las prerrogativas sexuales.

Declaración de los Derechos Sexuales

La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, placer, ternura y amor.

derechos sexuales

Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos.

Y dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico, pues es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, respetados, ejercidos, promovidos y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios.

1. Derecho a la libertad sexual: establece la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos y excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexual en cualquier etapa y situación de la vida.

2. Derecho a la autonomía, a la integridad y a la seguridad sexual del cuerpo: incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual en un contexto de ética personal y social; están incluidas también la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación o violencia de cualquier tipo.

derechos sexuales3. Derecho a la privacidad sexual: legitima las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad, siempre y cuando no interfieran con los derechos sexuales de otros.

4. Derecho a la igualdad sexual: se opone a cualquier forma de discriminación relacionada con el sexo, género, preferencia sexual, edad, clase social, grupo étnico, religión o limitación física o mental.

5. Derecho al placer sexual: prerrogativa al disfrute y goce sexual (incluyendo el autoerotismo), fuente de bienestar físico, intelectual y espiritual.

6. Derecho a la expresión sexual emocional: abarca más allá del placer erótico o los actos sexuales y reconoce la facultad a manifestar la sexualidad a través de la expresión emocional y afectiva como el cariño, la ternura y el amor.

7. Derecho a la libre asociación sexual: permite la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse o de establecer cualquier otro tipo de asociación sexual responsable.

8. Derecho a la toma de decisiones reproductivas libres y responsables: comprende el derecho a decidir tener hijos o no, el número y el tiempo a transcurrir entre cada uno, y el acceso pleno a los métodos para regular la fecundidad.

9. Derecho a la información sexual basada en el conocimiento científico: demanda que la información sexual sea generada a través de procesos científicos y éticos, que sea difundida de forma apropiada y que llegue a todas las capas sociales.

10. Derecho a la educación sexual integral: solicita la impartición de la educación sexual durante toda la extensión de la vida, desde el nacimiento hasta la vejez, y exhorta a la participación de todas las instituciones sociales.

11. Derecho a la atención de la salud sexual: conlleva la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones, enfermedades y trastornos sexuales.

LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES.

0 851
doble-moral

Seguramente hemos escuchado en diferentes religiones aquello del amor al prójimo y la importancia del respeto, cuando en realidad, al interior de las iglesias se han suscitado historias de abuso sexual, peidofilia, discriminación, asesinatos, torturas y homofobia.

Numerosos grupos conservadores fomentan la violencia, la coerción, la homofobia y la discriminación, se oponen al uso del condón y a las relaciones sexuales fuera del matrimonio, entre muchas otras cosas.

Y qué decir de la misma discriminación que se vive dentro de la comunidad LGBT, cuando rechazamos a las lesbianas, homosexuales, bisexuales, travestis y transgéneros.

Mucha gente se escandaliza al saber que alguien ve películas pornográficas o revistas con desnudos, cuando quizás lo hacen a solas o no tienen el valor de aceptar que tienen fantasías sexuales sobre algo o con alguien.

Lo importante por analizar es cómo podemos criticar o hablar mal de algo cuando realmente somos participes de lo que estamos rechazando. No hay coherencia y se predica una doble moral.

doble-moral

Es inaudito escuchar a alguien cuando habla del respeto, pero a espaldas de la persona habla mal, cuando no tiene congruencia entre lo que dice y lo que hace. ¿Cómo es posible hablar de que queremos respeto y no ser discriminados, cuando rechazamos a alguien por género, apariencia, condición social u orientación sexual?

Es terrible vivir en un mundo en donde valores importantes como la tolerancia, el respeto, el amor, la amistad y la honestidad parecen no importar a mucha gente. Así ha sucedido durante mucho tiempo.

Tan sólo por mencionar algunos ejemplos, podemos hablar de las razzias a homosexuales, las torturas, los asesinatos, la violencia psicológica física y sexual, que ha estado presente al interior de las religiones, las familias, los grupos conservadores, en el trabajo, en el entorno social.

Cada persona tiene en sus manos decidir ciertas cosas, tenemos la capacidad de razonar y de no ser partícipes de situaciones que afecten la integridad de las personas. Por supuesto que podemos decir “esto no me parece” o “no va de acuerdo conmigo”, pero ante todo hay que aprender a fomentar el diálogo, respetar las diferencias, a no tener dos caras, a no pregonar una doble moral.

¿Qué puedes hacer cuando conoces a alguien que lo que dice no es congruente con lo que hace?

Se puede tratar de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tus compañeros de trabajo, de personas que conoces.
Por un lado, las actitudes pueden doler, las acciones te pueden sacar de onda, puedes descubrir cosas que te sorprenderán. La gente puede justificar su verdad, tratar de imponer su punto de vista, te pueden mentir, te pueden hacer creer que están diciendo la verdad, que ellos no son los malos de la película, que la gente es la que está mal.

En la medida en la que no seamos participes de la violencia, de la deshonestidad, que no discriminemos, que respetemos, las cosas pueden cambiar. Se han promovido diversas leyes en donde se contempla no a la violencia y a vivir en un mundo libre de discriminación y coerción. La participación depende de cada un@ de nosotr@s.

Muchas veces da coraje ver situaciones de injusticia. Para eso también podemos denunciar la discriminación, la difamación, la violencia, el abuso de poder, ejerce tus derechos.

La moral es un arma de doble filo.

Afortunadamente, hay límites conforme a los derechos humanos, al respeto al estado laico, no permitas que la deshonestidad, la falta de respeto y la autoridad sean impuestos a tu persona.

Puedes acudir a las instituciones correspondientes, como las comisiones nacional y estatales de los derechos humanos, al Procurador Social o a tu delegación más cercana. Es importante promover la honestidad, la tolerancia, la libertad de expresión, la apertura, el respeto a los derechos humanos y sexuales, la libertad de prensa. No te dejes, acude a las instituciones correspondientes.

1 926
sexualidad entre mujeres

“Miii destino es el que yooo decido, el que yooooo elijo para mííííí…

A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, yo soy así, así seguiré, nunca cambiare…”

LESBIANISMOSeguro que alguna vez has escuchado esta frase de una canción que canta especialmente el público LGBT y con la que se identifica al querer expresar: “Así soy, tengo derecho a ser”. El ser tú tiene que ver con un cúmulo de experiencias que te definen como eres; y esas características te hacen ser una persona única e irrepetible.

A lo largo de la vida te dirán cómo hay que ser, cómo comportarte y cómo expresarte.

Todo esto proviene de lo que escuchas de tu familia, de tus amigos, de tus compañeros de escuela, del trabajo y de cualquier ámbito social, religioso o cultural.

Debes construir tu propia forma de ser, tu visión del mundo y de ti mism@. El cómo te quieren ver los demás o cómo quisieran que fueras es algo que causa en muchas personas una terrible angustia y puede llevarte a ser quién no eres, con tal de darle gusto a quien no te acepta como eres o como quieres ser.

No permitas que alguien trate de hacerte sentir mal o que trate de imponer su punto de vista en tu vida, lo que le funciona alguien no quiere decir que te funcione a ti.

Es más, la imposición puede estar relacionada con los prejuicios y con una doble moral de quienes no reconocen que vivimos en un mundo diverso y que tod@s tenemos derecho a expresarnos, a ser y existir.

Defiende tu orientación sexual, tienes derecho a que respeten tus decisiones, a ejercer tu sexualidad, a expresarte y vivir de la forma que elijas.

Di lo que piensas, lo que sientes; haz que respeten tu vida, tu derecho a tener una pareja o no, a elegir una profesión, a ejercer tu sexualidad, a expresarte. No permitas que te encasillen.

L@s homofóbic@s atacan la diversidad sexual sin conocer el tema, se basan en mitos y prejuicios; pretenden imponer su punto de vista y su realidad. Pero quienes nos asumimos con nuestra orientación sexual no podemos darle gusto a la gente, aunque sea de la familia.

relaciones lesbicas

Además, quienes no tienen una vida propia se la pasan cuestionando la forma de ser de los demás. Sin embargo, cada quién toma el rumbo de su vida: hay quiénes tienen pareja, hay quiénes no; hay quiénes desean ejercer la paternidad o la maternidad; hay quienes se ponen tatuajes.

En fin, tod@s tenemos una vida y debemos hacer que se respeten nuestras decisiones.

Aunque no debemos confundir el derecho a ser con actitudes de violencia o de falta de respeto. Construye dentro de ti un ser humano fuerte, capaz de resolver las presiones externas.

En la vida nos enseñan a aceptar o a rechazar, depende de ti el construir el respeto a ser diferente, a buscar la felicidad dentro de ti, a decirle al mundo “Así soy feliz y no puedo ser como tú. Tengo el mismo derecho que tú a ser diferente”.

A veces, pasamos la vida complaciendo a las personas que nos rodean, y adaptándonos a la imagen que tienen de nosotr@s. Dentro de nosotr@s siempre hay una voz que nos recuerda, si la escuchamos, quiénes somos y qué es lo correcto para nosotr@s.

Eres parte de un mundo diverso, lucha por tus ideales, se tú, que no te presionen psicológicamente. No permitas que te hagan sentir mal, tienes derecho a ser feliz. Eres un ser humano con derecho a vivir tu sexualidad de manera libre, segura y responsable, sin discriminación, coerción, ni violencia.

Tienes derecho a amar, a construir tu propia familia, a participar en la vida social, política y cultural de tu comunidad, a trabajar, a divertirte, a ser reconocid@ por tus capacidades, sin que te veas obligad@ a esconder tu orientación sexual, así como a hablar de tu orientación sexual.

Ejerce tu derecho a existir, a prepararte, a fortalecerte día a día. Defender tu derecho a ser implica un esfuerzo extra, si se trata de tu orientación sexual, porque te confronta con tu propia decisión de salir al mundo respetando tu identidad, e implica lidiar cotidianamente con el prejuicio social, familiar, pero sea cual sea tu identidad, tu orientación sexual, tu condición social, económica o cultural.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR