Sexo lésbico ¿Es seguro? riesgos y recomendaciones

Sexo lésbico ¿Es seguro? riesgos y recomendaciones

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (3 votos | Media: 9,67 sobre 10)
Cargando…

Muchas mujeres creen que no están en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el caso de tener relaciones sexuales con otras mujeres.

Pero cada vez más crece el número de lesbianas VIH-positivo, probando que esta idea es totalmente errónea.

sexo lésbico seguroEl riesgo de las enfermedades de transmisión sexual debe definirse por comportamiento, no por orientación o tendencias sexuales. Aunque en las relaciones sexuales entre mujeres el riesgo de contagio del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual es menor, existe siempre el riesgo de contraer dichas infecciones.

Las lesbianas, como todas las mujeres, están en riesgo de contraer enfermedades como el papiloma humano, el herpes genital, las ladillas, la gonorrea, VIH y otras infecciones. La vaginitis bacterial  es la más común entre lesbianas.

Tener menor riesgo de contagio no significa que no haya que tomar precauciones y estar alerta ante los síntomas de una infección. No tratar a tiempo un infección puede tiener graves repercusiones: cáncer cervical, daño de órganos reproductivos, complicaciones del embarazo, transmisión de infecciones serias o mortales al feto o recién nacido.

Formas de contagio

Las infecciones vaginales y las ETS se contagian mediante cualquier tipo de contacto de secreciones vaginales. Éstas pueden producirse por:

  • Contacto vulva – vulva.
  • Tocarse los genitales después de tocar los genitales de la pareja.
  •  Compartir juguetes sexuales con la pareja sin limpiarlos primero.
  • Dormir desnudas muy de cerca (las secreciones vaginales pueden pasar de cadera a cadera).
  • Contacto con una toalla, ropa interior, ropa de baño, sábana, etc, usada recientemente por una mujer con una infección.
  • Se puede transmitir (cándida) a la garganta de la pareja mediante sexo oral-genital.

Recomendaciones para evitar contagios

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a reducir el riesgo de infección para lesbianas y mujeres bisexuales.

La manera más importante de reducir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual es mantener los fluidos de tu pareja fuera de tu cuerpo. Los fluidos corporales con los que las lesbianas deben tener más cuidado son la sangre (incluyendo la sangre menstrual), fluidos vaginales y las secreciones de heridas causadas por infecciones de transmisión sexual.

El sexo oral sin protección y compartir juguetes sexuales son métodos potenciales de transmisión de las ETS. Métodos de protección, como protectores dentales o preservativos de látex cortados pueden ser utilizados para reducir el riesgo de infección. Es importante lavar y desinfectar los juguetes sexuales o cubrirlos antes de cada uso. No introduzcas en tu vagina o cerca de la zona vaginal nada que haya estado dentro de la vagina de otra mujer: ésa es la forma más fácil de propagar infecciones vaginales y las ETS.

sexualidad-lesbianas
Tampoco introduzcas nunca en tu vagina algo que ha estado dentro del ano de otra persona. Las bacterias que viven en el recto pueden causar infecciones en la vagina y uretra.

Todo lo que vaya a ser introducido en la vagina deberá estar limpio y debidamente lubricado. Limpia el objeto (vibrador o consolador) con agua caliente y jabón o desinfectante diluido antes y después de ser usado por cada miembro de la pareja. Utilizar guantes, preservativos o cobertores de dedos de látex para la penetración manual pueden proteger contra la transmisión de enfermedades a través de heridas en los dedos.

Cada vez que tienes sexo sin protección te expones a todas las parejas sexuales que esa persona haya tenido, incluyendo todos los gérmenes -desde infecciones urinarias hasta el virus VIH / SIDA. Las parejas estables son seguras sólo cuando han pasado por un examen para detectar las ETS y el VIH. Hasta entonces, es bueno reducir riesgos y practicar el sexo seguro.

Los juegos sexuales lésbicos de riesgo mínimo son:

Algunas enfermedades de transmisión sexual de las mujeres pasan desapercibidas. Por ello, una de las medidas necesarias para tener una vida sexual sana y segura es someterse por lo menos una vez al año a un chequeo ginecológico completo.
Siempre es necesario acudir lo más pronto posible al médico en caso de secreciones vaginales anormales, dolores u olores vaginales desagradables.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta: