La sexualidad y la intimidad en el centro del desarrollo humano

La sexualidad y la intimidad en el centro del desarrollo humano

0
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (2 votos | Media: 8,50 sobre 10)
Cargando…

– “Tu me completas.”

Como Tom Cruise declaró sus sentimientos por Renee Zellweger en “Jerry McGuire”, también resumió la sabiduría convencional concerniente al amor verdadero, que sostiene que una pareja en la intimidad piensa prácticamente de la misma manera sobre la mayoría de las cosas. Se conectan sin problemas – especialmente en la cama. Pero según las ideas radicales del terapeuta y sexólogo David Schnarch, lo tenemos todo escondido.

 

“El sexo se basa intrínsecamente en la intimidad. El problema es que la mayoría de la gente tiene una idea muy equivocada de lo que significa la intimidad”, dice. “Existe esta idea de que tu pareja va a hacer que te sientas bien y listo.”

Excepto que nadie realmente tiene una relación como esa. Es más, dice Schnarch, nadie debería hacerlo. Claro, el “tú me completas” funciona bien en el principio. Es incluso divertido. Al igual que dos personas juntas para correr una carrera de tres piernas…solo durante un tiempo podrían hacerlo.

Porque dos personas no van a estar de acuerdo en cada movimiento todo el tiempo. Y como se cansan de sujetar o guiar siempre al otro, muchas de estas relaciones de tres piernas terminan en un estancamiento: Cada uno se siente cada vez más frustrado por la aparente falta de voluntad del otro.

Es en esta coyuntura, donde el conflicto entre la verdadera intimidad y el deseo se apodera de  nuestra cabeza, es cuando muchos de nosotros notamos que el sexo no es lo que solía ser. Pero mientras tememos que este sea el comienzo del fin, Schnarch dice que forzándonos a averiguar quiénes somos como individuos, es a menudo cuando las cosas empiezan a ir bien.

La intimidad real es aterradora. Requiere una especie de apertura, honestidad y autoestima que la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados. Pero también es más sólido, porque está basado en la realidad. Lo mejor de todo, el sexo a menudo se vuelve más relajado, creativo y conectado. Literalmente y figurativamente, nadie se esconde más en la oscuridad.

intimidad-sexo

Aprendiendo el lenguaje del sexo

Cuando las parejas tratan de abordar sus problemas sexuales, a menudo se centran en mecánicas como: Viagra, lencería sexy, probar nuevas posiciones, artículos de sexshop… Pero el sexo no es ingeniería, dice Schnarch. Es un lenguaje, y su tema de conversación es fundamental que suceda en la relación.

A menudo, la desconexión sexual tiene un sentimiento de: no puedo mostrarte quién soy realmente. Las ideas equivocadas de la gente sobre la intimidad han hecho que dependan excesivamente de su pareja para el propio sentido de sí mismo. Exiges que tu pareja te apruebe y empiezas a contar con él para tranquilizarte de que eres normal y que tus sentimientos son válidos.

Esto hace que sea difícil ser completamente abierto u honesto con los demás. Uno o ambos comienzan a sentirse sofocados, y la intensa vulnerabilidad de la pasión sexual que era tan fácil en los primeros días se hace imposible.

Cómo el sexo hace a los adultos

La manera de pensar de Schnarch sobre la interdependencia del sexo y la intimidad es un gran cambio desde el enfoque tradicional de la ansiedad como una causa primaria de la dificultad sexual. Los problemas en el dormitorio son vistos con demasiada frecuencia como distintos de las luchas emocionales de la relación.

Pero Schnarch – y algunos otros terapeutas – han desarrollado una visión alternativa, que sitúa la asociación en el centro de la sexualidad y sitúa la sexualidad y la intimidad en el centro del desarrollo humano. Las dificultades sexuales son una especie de prueba emocional que ofrece una visión no sólo de la dinámica de la relación, sino de la continua agenda de convertirse en un ser humano completamente autónomo.

Hay cambios de comportamiento básicos que encuentra pueden beneficiar a muchas parejas infelices. Todos ellos implican el mismo proceso: cada uno toma responsabilidad por sus propias emociones y aprende a tolerar la idea de que su pareja no es un gemelo espiritual. Eso significa que ya no esperas que el otro te valide – aceptando y pudiendo admitir que a veces tus ideas no son buenas, en lugar de siempre asegurarte que tienes razón.

Examina tu propio comportamiento y mira lo que esperas que otros hagan por ti, que podrías estar haciendo por tu cuenta, por ejemplo, aprender a sentirte bien contigo mismo sin requerir elogios de otra persona.

Pero no esperes que tu pareja aplauda cuando dices la verdad sobre ti mismo. Aprende a lamer tus propias heridas – no es el trabajo de tu pareja calmarte, es tuyo.

Trata de decir la verdad honestamente. Ser honesto no significa ser vengativo. “La idea es que os digáis la verdad, incluso cuando es difícil, por cariño y compromiso, sin ironía, dice Schnarch, y en lugar de aumentar el conflicto entre la pareja -como pensarías que podría suceder- la honestidad emocional tiene el efecto contrario.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta: