Drag: fenómeno social, manifestación artística, quimera

Drag: fenómeno social, manifestación artística, quimera

0
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (Sin votos aún, se el primero en votar)
Cargando…

¿Qué es ser drag? Una criatura fantástica

Me envuelvo entre colores, plumas, lentejuelas, estoperoles, chaquira, canutillo, hebillas, medias, zapatillas, lienzos, faldas, pelucas, bordados, pintura que como bien indica el expositor podrían ser la envidia de cualquier arbolito de navidad. Es todo un espectáculo, una forma de vida que se manifiesta a través de un atuendo. Los drags no son transvestis como muchos suponen, son una manifestación creativa…

El antropólogoXavier Lizarraga nos despeja con su ensayo sobre la dragardía algunas de las dudas sobre este fenómeno de expresión de la sexualidad que está envuelta en teatralismo y humor.

drag¿Qué es lo drag?

Es un fenómeno social, una manifestación artística que crea personajes fantásticos. Las personas se vuelven lienzos de su propia creación y desbordan su imaginación en sí mismos. La dragardía -palabra que sugiere el antropólogo- es una cualidad que deviene en estilo y en espectáculo, en juego y transgresión.

El término inglés drag puede significar tantas cosas, que termina por significar lo que deseemos -arrastre, estorbo, resistencia, cuña, enchufe, fiesta…” e incluso vestido de mujer. Y la dragardía supone todo eso, porque el drag arrastra, estorba a las buenas conciencias, resiste, se enchufa produciendo corto circuito y vuelve festivo lo que toca. En español se ha pretendido abarcar el concepto drag con el término transvestismo y el calificativo extravagante, sin embargo es mucho más.

Si se trata de encontrar una palabra en español adecuada, quizá “quimera” sea la más acertada: animal fantástico con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón, que vomita llamas… Alucinación, ilusión, visión… Creación de la mente tomada como realidad… Ilusión, sueño… Cosa agradable en que se piensa como posible, no siéndolo en realidad…”

¿Un drag siempre se transviste del sexo complementario?

No. El drag no necesariamente se viste con atuendos del otr@, su vestimenta tiene que ver con lo brillante, espectacular, provocativo y transgresor.

travestismo¿Entonces ser drag no necesariamente va de la mano del transvestismo y la homosexualidad?

Con frecuencia lo drag se identifica y se confunde con la homosexualidad, la transexualidad y/o el transvestismo, pero la dragardía desborda los límites de estas nociones -por más flexibles que sean-, así como desborda la amplísima e imprecisa noción de transgénero… y a ésta en particular, la desborda precisamente porque se puede ser drag sin transponer los espacios, las imágenes y las sugerencias de los sexogéneros.

¿Lo drag siempre está dentro del espectáculo?

Es fundamental el espectáculo porque lo drag siempre se da frente al otr@, es decir, se necesita de espectadores y escenarios. El drag sólo consigue ser tal en función de… y en contraste con el otro, al que convierte en receptor voluntario o involuntario de su creación, invadiéndolo, impregnándolo e inquietándolo… de ahí las dificultades cuando uno quiere dar una definición sencilla – que no simple- de lo drag. La dragardía es necesariamente una comunión entre el yo provocador y el otr@, indispensable como receptor de la provocación.

Es importante mencionar que cuando decimos espectáculo no queremos decir sólo en el ambiente artístico, aunque podríamos nombrar algun@s artistas quienes son drags.

¿Cómo cuáles encontramos?

En México, por ejemplo, Astrid Haddad es drag y no necesariamente cambia su atuendo a el sexo complementario que en este caso sería hombre. De igual forma encontramos a la Tigresa, por mencionar algunas.

¿En dónde podemos encontrar manifestaciones drag?

En el mundo del espectáculo, en los carnavales, en las fiestas.

La dragardía se construye con ingenio y aventura, nostalgias, ilusiones, osadías y descaros, con rubores y sugerencias, guiños y seducción, e incluso, vía el humor, con vituperios y autoescarnios, porque el individuo se desdibuja como hijo, como madre, como amigo, como vecina o como un invitado más a la solemne fiesta del concierto social y se redibuja como drag que no teme reír y no debe temer reírse de sí mismo.

Ahora el concepto queda más claro. Los drag indiscutiblemente son una fantasía visual, imágenes humanas que llenan nuestra vista entre colores, mallas, muecas, pintura, telas, zapatillas, bolsos, peluches, un fenómeno social que genera espectáculo.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta: