Te interesa saber

0 875
preguntas-sexualidad

¿Qué es la sexualidad?

Hablamos de sexualidad para referirnos a la forma en que cada uno nos sentimos hombre y mujeres: la manera particular que tenemos de percibir todo ese proceso de sexuación, a nivel personal, y también la forma en que asumimos que vivimos en un mundo con hombres y mujeres, todos únicos, distintos y peculiares.

 

¿Qué es la identidad sexual?

La identidad sexual podría definirse como la conciencia de sexo que somos: hombre o mujer.
Esta identidad suele coincidir y culminar el resultado el proceso de sexuación, y aunque se va creando en la infancia es en la adolescencia cuando marca su diferencia más profunda. La identidad sexual tiene que ver con aquello que somos, el sexo en el que nos reconocemos.

 

¿Qué son las Relaciones sexuales?

Llamamos así a la expresión de nuestra sexualidad erótica, ya sea en forma de pensamientos y fantasías como en forma de comportamientos sexuales. En las relaciones sexuales compartimos con el otro la expresión de nuestra sexualidad, nos comunicamos sexualmente.

Podemos ver la erótica como una forma de comunicación a través de palabras, miradas, gestos, caricias, técnicas eróticas, etc.. Pero esta comunicación tiene sus propias características, en ella nos expresamos a través de nuestro cuerpo de forma especial, y también de forma especial a través de nuestras emociones. En ella podemos dar muy poco o entregarnos totalmente, teniendo experiencias en que nos olvidamos de nosotros mismos.
Sin embargo las relaciones sexuales no se dan y ya está. En realidad nuestra erótica es un arte, una forma de expresarnos que al igual que los otros modos de expresión requiere de nosotros el cultivo. Requiere que aprendamos a expresarnos de la forma en que más lleguemos al otro y en la forma en que sintamos que es más apropiada para nosotros mismos.
Es muy importante en el tipo de relación que se da la relación erótica, no es igual que se trate de una relación sexual dentro de una pareja estable bien comunicada, que en una relación esporádica, que en una pareja que se está separando, etc… Además tenemos que pensar también en el cortejo y el deseo sexual antes de la misma relación sexual o erótica, que serían los pasos previos antes de compartir las respuestas sexuales.

 

Somos una pareja de jóvenes que queremos tener nuestra primera relación. ¿Qué protección debemos tomar?

El mejor método para evitar una infección de transmisión sexual a la vez que se evita un embarazo es usar preservativo y tener una buena higiene personal. Si es vuestra primera vez, tomaros tiempo, dedicad un buen rato a las caricias, al juego. ir sin prisas, intentando relajaros. No os preocupéis si la primera vez no es “perfecta”. Las habilidades y el conocimiento del cuerpo del otro/a lo ireis aprendiendo con el tiempo. No penseis es como vais a responder, o en si “lo estáis haciendo bien”, sino en esos momentos tan especiales que estais viviendo. Si en el momento de la penetración, a tu chica le duele, no sigas intentándolo. Volved a acariciaros, besaros…, para conseguir relajaros.

 

¿Qué es el himen?

El himen es una fina membrana que cubre parcialmente la entrada vaginal. Varía mucho de una chica a otra tanto en espesor, como en elasticidad.

 

¿Es malo tener relaciones sexuales durante la menstruación?

Para nada, no hay ningún problema si los dos los desean.

 

¿Pueden las penetraciones anales muy frecuentes producir dilatación excesiva, y hacer que el ano no vuelva a su tamaño?

Normalmente por prácticas de sexo anal no tiene por qué dilatar el esfinter de tal manera que ocasiones problemas.

 

Tengo el pene muy grande y aunque le dedico mucho tiempo a los juegos previos, a mis parejas siempre les causa dolos ¿que puedo hacer?

Deberías intentar posturas en las que la penetración no sea profunda. Una de ellas es estando ambos recostados de lado y uno frente al otro, la mujer coloca sus piernas alrededor de la cintura de él. Otra es la llamada ‘postura del molde’ en la que ambos se recuestan sobre sus costados y el varón penetra la vagina por detrás. Esto le permite, además, acariciar el cuerpo de ella. Controla que la penetración no sea profunda.

 

¿Cuál es la postura más adecuada para hacer el amor, estando embarazada?

Probad la llamada postura de ‘el molde’: Los dos se recuestan sobre sus costados y el hombre entra por detrás. Cuando ambos están de costado la penetración por detrás es fácil y el coito puede prolongarse con tranquilidad y sin apuros. Hacer el amor de lado, posibilita el mayor contacto corporal y mucho espacio para las caricias. Es también una posición muy cómoda para adoptar en los últimos meses de embarazo en los que otras posturas provocan mucha presión sobre el vientre de la mujer. Durante el embarazo, y cuando el hombre es particularmente grande, las posturas de lado con la mujer mirando hacia fuera son ideales, ya que de esta forma el hombre no ejerce presión sobre ella. El problema en esta postura es la dificultad que ofrece una penetración completa.

 

¿Puedo tomar la píldora postcoital con frecuencia?

Recuerda que el tratamiento postcoital es solo para USO DE EMERGENCIA, y que no se debe utilizar de modo rutinario. Emplea un método anticonceptivo eficaz.

 

¿Tendré algún efecto secundario después de tomar la píldora del día después?

En algunas ocasiones pueden aparecer molestias derivadas del tratamiento como tensión mamaria, dolor abdominal, nauseas y dolor de cabeza. Estos efectos generalmente no duran más de 24 horas.

 

¿Puedo tomar la píldora anticonceptiva estando enferma del hígado?

Según la Agencia Española del Medicamento, los anticonceptivos están contraindicados en las hepatopatías.

 

Es normal que después de dar a luz, pasada la cuarentena, no se tengan ganas de tener relaciones sexuales?

Es bastante frecuente que despueés de dar a luz la mujer pase por un periodo de menor deseo sexual. Las causas son múltiples: la prolactina (hormona que aumenta mientras se  está dando el pecho) produce disminución del deseo, la situación nueva, el menor descanso por los cuidados que requiere el bebé, si ha habido episiotomía, el temor a que moleste…. lo mejor es que lo habléis y os lo toméis con calma. Intentad buscar ratillos para demostraros ternura y apoyo del uno hacia el otro. ten paciencia y dale a entender que es beneficioso para ambos buscar momentos de intimidad (no exclusivamente sexual).

 

Mi mujer nunca ha tenido un orgasmo en 19 años que llevamos casados, y cada vez le apetece menos tener relaciones sexuales. ¿Es esto normal?

Creo que debéis consultar con un/a especialista. Si tu esposa no ha tenido nunca un orgasmo, cada vez se le hará más costoso tener relaciones, ya que lo vivirá como una obligación. Las relaciones sexuales son importantes en la vida de una pareja y, los problemas de ajuste sexual acaban afectando a la vida de pareja en general. Intenta hablar con ella sin presionarla y acudid a un/a sexólogo/a.

 

¿Es normal que después de llevar dos años casados mi marido haya perdido el deseo?

La disminución del deseo sexual tiene que ver con el stress, el cansancio excesivo, estados depresivos, y también con la rutina sexual. Conviene descartar también problemas hormonales y endocrinos. Habla con él del problema evitando comentarios del tipo “es que nunca tienes ganas” o “es que ya no te gusto”. Intentad una comunicación cariñosa, (realmente te preocupa porque
le quieres), y revivir situaciones del principio de vuestra relación. Buscad tiempo para estar juntos y en alguna ocasión sorpréndele.

 

¿Puede la incurvación peneana causar un problema de impotencia en el futuro?

Hay dos tipos de incurvación peneana, congénita, que aparece desde el nacimiento y el varón lo nota en las primeras erecciones , y adquirida, que es la Enfermedad de Peronye. Si la incurvación la padece desde el nacimiento, no originará impotencia en el futuro. En todo caso, el especialista deberá valorar el grado de incurvación, ya que los casos severos dificultan el coito.

 

Después de eyacular, ¿ Cuánto tiempo hay que esperar para tener una nueva erección ?

No hay un tiempo normal, lógico o definido. Depende de cada persona y de varios factores, como la edad, el estado de ánimo, el estado físico, la atracción por la pareja, o incluso la actividad sexual que se esté prácticando. De todas formas, en términos generales, el tiempo mínimo para tener una nueva erección es de 10 a 15 minutos.

 

¿ Se puede provocar un embarazo mediante el sexo anal ?

Técnicamente no es posible, porque el recto y la vagina no están comunicados por dentro del cuerpo. En cambio, puede ocurrir que el semen que quede por fuera del ano, baje por el perineo (la parte que separa el ano de la vagina) y se introduzca en la vagina. Según un estudio hecho en Inglaterra, un 8% de embarazos no deseados se producieron de esta manera, lo cual es una cifra importante. El uso del preservativo también evitaría este tipo de embarazos.

 

¿ Un pene pequeño puede proporcionar menos placer a mi pareja ?

Naturalmente que no. El tamaño del pene de un hombre no tiene nada que ver con el grado de placer que da a su pareja o que siente él mismo. Durante el coito la vagina se adapta perfectamente al pene, sea cual sea su tamaño, sin perder nada de sensibilidad. Incluso algunos sexólogos piensan que un pene pequeño es mejor en el caso del sexo anal.

 

¿Qué es la orientación sexual, u orientación del deseo?

Son Heterosexuales las personas que se sienten atraídas por gente de su mismo sexo,  homosexuales a las que les gustan personas de su mismo sexo. Bisexuales los que se sienten atraídos por personas de ambos sexos…
¡Cuidado! Estamos hablando de vivencias, ¡no de conductas! por ejemplo: una persona no es más o menos homosexual porque tenga más relaciones con gente del mismo sexo, sino porque se viva a sí mismo de esta manera. Tener un sueño, una fantasía o una aventura con alguien no cambia nuestro deseo.

 

¿ Es normal que una mujer desee masturbarse cada día ?

No existe una frecuencia ideal o un número de veces “normal” en que una mujer desee masturbarse. Simplemente, depende de cada una. Lo cierto, es que no hay ningún problema en que una mujer desee masturbarse, incluso a diario o varias veces al día. La masturbación no es dañina. Se trata de un acto natural, divertido, saludable, que proporciona un mayor auto conocimiento del que se beneficiaran también las relaciones con la pareja. Para una mujer, el hecho de masturbarse le permite conocer las zonas más sensibles de su cuerpo, aprender a excitarse y tener más facilidad para alcanzar el orgasmo. La mujer que se masturba se siente satisfecha, conoce su cuerpo y aprende el ritmo que le gusta llevar, y podrá guiar después a su pareja. Sólo en algunos casos, en que la masturbación sustituya la relación con la pareja, debería empezar a considerarse si hay detrás un problema.

 

¿Qué riesgos se pueden correr al realizar una masturbación femenina?

Manteniendo una higiene adecuada no se corre ningún riesgo. Lo más frecuente es que las mujeres se masturben con la mano, acariciendo el clítoris, los labios vaginales, los alrededores del orificio vaginal, con uno o varios dedos, rozando esas zonas para conseguir excitarse de forma progresiva. es importante que la vulva está húmeda (puedes usar lubricante tipo Play o la propia saliva). Muchas mujeres frotan sus genitales con una almohada o en la ducha dirijen el agua hacia el clítors. Otras introducen sus dedos en la vagina mientras acarician el clítoris. Como ves hay varias formas y va a depender de cada persona la manera en la que lo haga.

 

¿Que pasa si el pene huele o tiene mal sabor?

Este problema se arregla con una buena ducha y aseo. Para que el pene quede bien limpio, es necesario retirar cuidadosamente la piel del prepucio, limpiar toda la zona del glande tanto por arriba como por abajo, y también la del frenillo. Usa gel especial, muy suave, y aclara la zona con agua abundante. Y si estás preocupado por los gérmenes, piensa que en la boca hay más  gérmenes que en un pene limpio.

 

¿ Cómo se controla la calidad de los condones ?

No compres nunca un condón que no cumpla la normativa de calidad de CE y la norma europea UNE EN 600:1996. Los fabricantes controlan electrónicamente cada preservativo durante el proceso de fabricación. Se realizan controles de explosión llenando el condón de aire, de resistencia a la tracción, de porosidad y de envejecimiento o caducidad. Los mejores fabricantes tienen controles de calidad con exigencias más altas a la normativa CE.

 

¿ El condón es una protección segura ?

Ningún anticonceptivo proporciona una protección al 100%, pero el condón, usado correctamente, es una de las mejores protecciones contra el embarazo, del 90 %. Si deseas aumentar la protección puedes usar condones espermicidas. En cambio, es el método más seguro que existe contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual durante la relación De hecho, es el único método anticonceptivo que a la vez protege contra enfermedades de transmisión sexual.

 

¿ Puede romperse un condón ?

A pesar del control estricto y la alta calidad de los preservativos puede ser que se rompan. Se debe a un trato imprudente, como el roce con uñas, anillos u objetos punzantes, o en casos de sequedad vaginal (en los que debe usarse lubricante).

 

¿Es normal tener fantasías homosexuales, aunque no me gusten las personas de mi mismo sexo?

En el mundo de las fantasías está todo permitido, y no es extraño que tanto mujeres como hombres tengan fantasías homosexuales sin que eso signifique que realmente quieran llevarlas a cabo en la realidad o que esté cambiando la orientación sexual.

 

¿Quería saber que lugar ocupan las fantasías en la relación de pareja y si es posible llevarlas a cabo?

Las fantasías nos permiten disfrutar la vida sexual más intensamente y forman parte de nuestra sexualidad, al igual que nuestros deseos y nuestras necesidades. Puedes desear compartirlas con tu pareja, pero hay que ser muy cuidadosa ya que podemos hacer que se sienta mal. Piensa que la fantasía la ideas tu, que tú le das la forma y que tu pareja puede sentirse incómodo. En cuanto a llevarlas a cabo, algunas si pueden hacerse realidad, pero otras no por que acabarías con ellas. En cualquier caso, para llevarlas a cabo los dos tendréis que estar seguros y llegar a un acuerdo. Incluso marcar los límites que no queréis sobrepasar.

 

¿De dónde viene el verbo follar?”

Viene de la palabra latina follicare (soplar), proviniente a su vez de follis (fuelle). Follicare ha dado a nuestra lengua otras palabras como folgar, holgar y huelga. El verbo follar, en su origen, significó jugar o recrearse; después pasó a referirse al acto sexual. Para referirnos a lo mismo también utilizamos fornicar, palabra que viene de fornices, los puentes bajo los que solían situarse las prostitutas romanas a la espera de clientes.

 

¿Qué es la “píldora del día después”?

La píldora postcoital no es un método anticonceptivo sino un remedio de emergencia. Se trata de un combinado de hormonas que altera el ciclo reproductor femenino, impidiendo que si se ha producido un embarazo, éste se lleve a término. La “píldora del día después” actúa inhibiendo la ovulación e impidiendo la fertilización. Su eficacia es casi del 100% cuando se toma en las 24 horas posteriores al coito de riesgo. Este medicamento carece de los indeseables efectos secundarios de los anticonceptivos tomados habitualmente para evitar el embarazo. La contracepción de emergencia debe administrarse en las 72 horas desde el momento del coito de riesgo (es decir, sin ningún tipo de protección). Posteriormente a esta primera dosis, se administra otra a las 12 horas. Sólo se puede administrar con receta médica.

 

¿Qué eficacia tiene la “píldora del día después”?, ¿es un buen método anticonceptivo habitual?

Es útil con una eficacia que ronda el 90 % de casos. No se recomienda como método anticonceptivo habitual. Ha de ser considerado como un método sólo de EMERGENCIA, es decir, para ser utilizado de forma excepcional y ante situaciones no previstas. Lo ideal es utilizar normalmente otros métodos más efectivos, para conocerlos habla con tu médico, él te aconsejará o te derivará a un centro de planificación familiar.

 

¿Cómo se puede conseguir la “píldora del día después”?

Cuando se necesite, hay que acudir con premura al médico, a un centro de planificación familiar o a la consulta del ginecólogo. Se vende en las farmacias, pero es necesario una receta médica.

 

¿Cómo se nota su efecto ?, ¿tiene efectos secundarios negativos?

Puede que la regla siguiente llegue normalmente o se adelante algunos días. Sin embargo, si se retrasa algo hay que realizar un análisis de embarazo, pues es posible que se haya producido éste. Apenas tiene efectos secundarios. Si se dan, son sobre todo por mala tolerancia (vómitos o diarreas).

 

¿Puede sufrir algún daño el embrión?

No. Los estudios epidemiológicos indican que los progestágenos como el levonorgestrel que contiene la píldora del día después, no tienen efectos adversos sobre el feto.

0 640
viagra-femenina

La popular Viagra, hasta ahora panacea masculina, ensancha su campo de acción sobre la sexualidad femenina.

Diversos estudios ponen de manifiesto sus dotes eróticas para mejorar la capacidad sexual de las féminas.

Tras obrar milagros sobre la impotencia masculina la Viagra se ha hecho unisex. Estas pastillas azules y en forma de rombo que desde 1998 levantan pasiones entre los varones podrían convertirse en un aliado erótico de las mujeres tal y como confirman diversos estudios en curso.

Irwin Goldstein, considerado el padre de la Viagra, cree que va siendo hora de tomarse científicamente en serio los problemas sexuales de las mujeres. Para tal fin está realizando en el Boston University Medical Center un estudio con veinte féminas para analizar su excitación sexual y los cambios producidos en las presiones de las paredes vaginales, en el flujo vaginal y en el flujo vascular del clítoris.

viagra-femenina

En forma de gel

Para el prestigiosos urólogo de Boston junto a la anorgasmia, el dolor en el coito o la falta de apetito sexual, ”debemos tener en cuenta la dificultad de muchas mujeres para excitarse al llegar a cierta edad. Ahí es donde los fármacos que interactúan con los vasos de la vagina y del clítoris pueden tener su papel”.

A su juicio la Viagra potencia la lubricación, reduce el dolor, incrementa la excitación y posibilita que se alcance el orgasmo con mayor facilidad. Los ensayos se están llevando a cabo con un compuesto de citrato de sidenafil, principio activo de la Viagra, diseñado en forma de gel para aplicarse de forma tópica sobre el clítoris. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer y se considera que esta versión femenina del milagroso fármaco no podrá recetarse oficialmente hasta el año 2002.

Su poder vasodilatador

Los laboratorios Pfizer, artífices de la comercialización del Viagra, también están acometiendo diversos ensayos clínicos sobre la materia en Europa y EEUU. El secreto mejor guardado de las populares pastillas azules reside en su capacidad para facilitar la vasodilatación. De esta forma potencia la respuesta natural de las partes nobles del hombre ante un estímulo sexual.

Sus investigaciones tienen lugar bajo el supuesto de que los mecanismos que rigen la reacción sexual femenina son muy similares a los que experimentan los varones. Ambos precisan de óxido nítrico y de la afluencia de sangre hacia las zonas genitales para que se produzca la erección, tanto en el caso del pene como del clítoris.

Otros esperanzadores estudios

La Universidad de Santiago de Chile ha realizado un estudio piloto con 76 mujeres víctimas de disfunciones sexuales, en especial falta de orgasmo, relaciones dolorosas y ausencia de deseo. De ellas, 42 participaban en talleres de sexualidad e ingirieron durante tres meses 25 mg. de sidenafil (Viagra) cada vez que mantenían relaciones sexuales.

Los resultados no podían ser más esperanzadores. Frente a una vivencia escasa o nula del sexo, un 86% de esas 42 mujeres que se sometieron a la terapia disfrutó de una respuesta sexual completa y en el 67% de los casos se vio culminada con el ansiado orgasmo. Además, los efectos colaterales del Viagra fueron mínimos. Un 88% de ellas no experimentó ningún malestar; el 12% presentaba sequedad de nariz y boca; el 9,5% registró un exceso de lubricación y tan sólo un 7% mostró enrojecimiento de la cara y el cuello.

0 952
fantasia-deseo-sexual

El deseo sexual es un cóctel explosivo donde cuerpo y mente se retroalimentan sin descanso.

Las encuestas revelan que en España las fantasías eróticas caldean las relaciones sexuales como ningún otro fuego. Entre los sentidos, el tacto es rey, seguido de cerca por la vista y a gran distancia del gusto, el olfato y el oído.

El deseo sexual encarna la expresión más íntima de la naturaleza animal que late en todo ser humano, pero también es una refinada emoción vinculada a la satisfacción de los sentidos y al placer que se espera obtener. Las fantasías, conscientes o incoscientes, son su preciado sustento. Ellas le suscitan, alimentan y orientan, con lo que el cuerpo y la mente se solapan a la hora de saciar los apetitos.

fantasia-deseo-sexual

La excitación sexual se define como una respuesta de activación fisiológica suscitada por el deseo en la que también interviene una proyección subjetiva de placer. La estimulación generada por el cuerpo, la imaginación o la combinación de ambos, da lugar a dos niveles de excitación que resulta difícil deslindar. Se distingue entre la excitación puramente fisiológica y la psicológica.

La primera abarca todas las sensaciones físicas como la erección del pene o de los pezones femeninos. La excitación psicológica incluye fantasías, pensamientos e imágenes eróticas. Para que se produzca una respuesta sexual, el cerebro tiene que integrar los mensajes procedentes de la imaginación con las señales que transmite el cuerpo a través del sistema nervioso.

Imaginación al poder

El deseo es personal e intransferible, aunque también influyen en su configuración la cultura, la edad, el sexo, la personalidad y la situación en que se produce. Las fantasías son el estímulo erótico que más nos excita. El 71% de los españoles y el 48% de las españolas echan mano de la imaginación a la hora de practicar el sexo, y en el 60% de los casos tiene como estrella al otro miembro de la pareja. Estas imágenes mentales mantienen e incrementan la excitación sexual y facilitan el orgasmo.

Diversos estudios desvelan que los varones conciben sus fantasías con experiencias vividas y detalles anatómicos, mientras que las mujeres priman sentimientos y emociones. En general, se considera que el deseo del hombre suele ser más genital y el de la mujer más afectivo. Entre otras cosas porque las conductas afectivas eran tachadas de poco viriles y el territorio emocional ha sido coto privado de las mujeres.

Con los cinco sentidos

En consecuencia, la excitación masculina es muy visual, mientras que la femenina es capaz de erotizar un sentimiento o vínculo afectivo. Si la excitación y el placer se someten a una fantasía sexual recurrente y no muy común surgen las llamadas parafilias, tales como el fetichismo, el sadomasoquismo, la pedofilia…

El erotismo es la sensualidad sugerida y velada a un tiempo, una experiencia excitante que como el deseo se nutre de ese cabalgar entre la promesa y el rechazo, la consecución y la espera. Los sentidos abren de par en par las puertas del cuerpo al reino del placer.

Según una encuesta realizada por Dympanel para la revista Quo, el tacto es el sentido estrella en España (44%), aunque erotiza más a las mujeres (45%) que a los hombres (43%). Le sigue la vista (31%), que excita más a los varones (36%) que a las féminas (26%). A continuación se sitúa el gusto (6%), sobre todo entre la población masculina (7%). El olfato se hace sitio en este ranking erótico con un tímido 3%, siendo más excitante entre las faldas (4%) que entre los pantalones (2%).

Tan sólo un 2% de los españoles considera estimulante al sentido del oído, con preponderancia de ellas (3%) frente a ellos (1%). Más allá de las estadísticas, todos ellos invitan a conectar con la pareja a través del lenguaje corporal y sensitivo.

2 967
sexualidad-humana

Sexualidad ¿necesidad fisiológica?

La palabra sexualidad no designa solamente las actividades y el placer dependientes del aparato genital, sino toda una serie de excitaciones y actividades existentes desde la infancia, que producen un placer que no puede reducirse a la satisfacción de una necesidad fisiológica fundamental y que se encuentra también a título de componentes en la forma llamada normal del amor sexual.

El amor humano no tiene que ver con el sexo solamente, el sexo es una de las cosas importantes que se da en el amor.

Todos los individuos tienen sentimientos, actitudes y convicciones en materia sexual, pero cada persona experimenta la sexualidad de distinta forma, porque viene decantada por una perspectiva sumamente individualizada. Se trata en efecto, de una perspectiva que dimana tanto de experiencias personales y privadas como de causas públicas y sociales.

sexualidad-humana
No podemos conocer la sexualidad humana, sin tener en cuenta sus múltiples dimensiones. El aprendizaje de la sexualidad en todas sus facetas no sólo se reduce al conocimiento del individuo y de la naturaleza del ser humano, sino que también viene determinada por el medio en que se encuentra.

La sexualidad es un tema que ha despertado el interés del hombre, desde los tiempos primitivos a nuestros días; y su estudio contribuye a una inmejorable preparación para el afrontamiento de distintos cambios sexuales, tanto fisiológicos como conductuales que se producen a lo largo de la vida.

Un prestigioso psiquiatra nos comentó en una ocasión:

Cuando en su consulta le preguntaba a un paciente por su vida erótica, el diálogo casi sin excepción transcurría en los siguientes términos:

Psiquiatra- ¿Cómo son sus relaciones sexuales?
La respuesta usual es esta: <<normales>>

Psiquiatra- ¿Y cuales son las normales?
Paciente- Pues… como las de todo el mundo
Psiquiatra- ¿Sabe usted como son las de todo el mundo o, cuando menos, las de sus hermanos, amigos, vecinos…?
Paciente- No, ¿cómo voy a saberlo?
Psiquiatra- ¿Entonces?
Paciente- Bueno, las que yo creo que son normales.
Psiquiatra- Bien, pues dígame usted cuáles son las suyas para que yo vea cuáles son las que usted considera normales.

0 819
toy boy

Solteras en EE. UU. exigen: Quiero a mi “Toy Boy”

No es un juguete lo que piden, sino a alguien más joven, con personalidad y sentido del humor. Un toy boy para salir a divertirse y compartir el tiempo libre.

Según una encuesta reciente, este fenómeno dejó de ser patrimonio exclusivo de ricas y famosas y está arrasando en Estados Unidos a todo nivel: Un tercio de las solteras, entre los 40 y 69 años, sale con hombres más jóvenes que ellas.

toy boy

El término es tan popular que la prensa estadounidense lo adoptó y nadie hasta ahora ha reclamado. Por ejemplo, se usó cuando Madonna (45) contrajo nupcias con su toy boy –“niño de juguete”– el director de cine diez años menor, Guy Ritchie. Y después, volvió a la palestra a raíz del matrimonio entre la actriz Demi Moore (40) y su toy boy y colega Ashton Kutcher (25). El joven, antes de comprometerse, pidió la venia de su madre, Diane Portwood, quien no tuvo problemas en aprobar el enlace.

De esta fiebre de amores disparejos en edad, no se salvó tampoco la atractiva y sensual Cameron Díaz, quien tuvo su romance fulminante con otro toy boy, Justin Timberlake, de 24, el ex pololo de Britney Spears.

Es que ser un toy boy ya no tiene la connotación peyorativa de antaño cuando se pensaba que un joven sólo podría poner sus ojos en una mujer mayor por interés. Esa es al menos la realidad que constató el estudio realizado por una organización estadounidense que se dedica a mejorar la calidad de vida de los middle-age, es decir, de la gente que está a mitad de camino de su existencia.

Los resultados –publicados en septiembre pasado en ARRP The Magazine– abarcaron una muestra de 3.501 solteros y solteras cuyas edades fluctuaban entre los 40 y 69 años, y son sorprendentes. “Parece no haber ningún estigma ahora en salir con hombres unos años menores”, dijo Steve Slon, editor de la revista. Efectivamente, un 34 % de las mujeres dijo salir con un hombre más joven que ellas y un 35 % admitió querer hacerlo. Un dato significativo si se piensa que en Estados Unidos hay 34.4 millones de personas no casadas o divorciadas en este tramo de edad.

Carrie Fisher (47), Minnie Driver (32) y Sadie Frost (35) –esta última casada con el actor Jude Law, cuatro años menor–, también han sido seducidas por un toy boy, sin que nadie se atreva a compararlas hoy con Joan Collins o Elizabeth Taylor, otras divas del pasado famosas por sus casamientos con hombres menores.

“Lo que está pasando ahora es diferente, porque estas mujeres modernas, exitosas y seguras de sí mismas atraen naturalmente a los jovencitos. Ellas son lo suficientemente sexis e inteligentes para diferenciar entre los aprovechadores y los realmente interesados”, asegura Catriona Willis, experta en relaciones personales.

Lo cierto es que el estudio titulado Lifestyles, dating and romance (Estilos de vida, citas y romance) da un espaldarazo rotundo al creciente fenómeno de los toy boys: Dos tercios de los solteros (66%) dijo estar saliendo con una mujer más joven mientras que el 34 % de las damas admitió igual cosa con hombres de menor edad.

Se da entonces una increíble analogía: a medida que hombres y mujeres envejecen prefieren tener relaciones amorosas o encuentros con personas del sexo opuesto más jóvenes. Ellos andan tras su Lolita y ellas tras su toy boy.

¿Qué consecuencias traerá este fenómeno a futuro?

toy-boyEl dilema da para pensar y no es simple de resolver. Porque más allá de las implicaciones que esta nueva tendencia significará a largo plazo, lo cierto es que existen cada vez más jóvenes dispuestos a mantener relaciones con mujeres que les doblan la edad. Veamos entonces el otro lado de la moneda.

El ex-marido de Demi Moore, Ashton Kutcher (protagonista de la serie televisiva That’s 70 show), dijo que él no se sintió para nada un toy boy.

El que sí no tuvo problemas en reconocer tal condición fue Oscar Humphreys (22), hijo del famoso comediante y escritor australiano Barry Humphreys. El joven narra su experiencia con lujo de detalles en un artículo titulado “Confesiones de un Toy Boy”, publicado en el diario inglés Daily Telegraph, aunque sin dar el nombre de la mujer de 40 años que ama, una separada adinerada y madre de dos hijos: “Vivo con mi mamá, pero a veces le digo a la gente que vivo solo. Mi cuarto es un desorden y estoy siempre rodeado de caos. Mi novia, en cambio, tiene una casa enorme y bien organizada, con varias empleadas domésticas y nannies que cuidan de sus hijos. Tiene un súper trabajo, un auto fantástico y una serie de responsabilidades. Yo, sin embargo, no poseo nada”.

Oscar cuenta que se conocieron a través de amigos mutuos y que salieron varias veces, pero en grupos. “Yo notaba que ella mostraba interés en mí. Una noche me acorraló en un bar y me dijo que le gustaría que fuera con ella a su casa. Estaba paralizado de terror. ¿Por qué yo? Me pregunté. Esta mujer claramente necesita a un hombre, pero yo soy sólo un chico. Ahora me he dado cuenta de que ella no necesita a nada ni a nadie. Sabía lo que quería y cómo conseguirlo”.

Él sintió que tenía cinco segundos para pensarlo. Entonces se acordó de Dustin Hoffman en El graduado, película que vio cuando era todavía un quinceañero virgen y se preguntaba “¿por qué estas cosas no me pasan a mí?”

“Me fui con ella a su dormitorio donde me sentí completamente desvalido. Al día siguiente me desperté avergonzado y con la sensación de haber sido utilizado, pero después me miré al espejo con una sonrisa. Estaba yéndome cuando me dijo que yo le gustaba y pensé ‘qué bueno por ti’. Entonces me percaté de que hablaba en serio. Han pasado tres meses y todavía estamos juntos”.

La prensa sensacionalista británica se lanzó a buscar a la protagonista de esta historia. Se especuló que la novia sería nada menos que Tamara Mellon, la multimillonaria dueña de los zapatos Jimmy Choo. Ni Oscar Humphreys ni ella confirmaron la noticia, pero hay demasiadas coincidencias en el relato: “Cuando la conocí, ella recién se había divorciado y estaba de vacaciones con sus dos hijos pequeños. Básicamente no era mi tipo. Esta mujer no estaba en mi radar sexual”, escribe Oscar en su artículo.

Pero, ¿qué puede buscar un joven en una relación con alguien que tiene su vida resuelta? “Pronto me di cuenta de que nuestra relación no era sólo sexo. La conquistaron mi energía juvenil y mi total despreocupación por su sofisticado estilo de vida. Sé que le agrada la forma en que uso mis jeans y que siempre le encienda sus cigarrillos”.

Al joven le molestó todo el escándalo que suscitó el fenómeno de los toy boys: “No sé por qué tanto revuelo. Mis amigos sueñan con tener una cita con una mujer mayor. De hecho, me pidieron que les presentase a las amigas de mi novia”.

Los momentos incómodos son al pagar la cuenta en algún restaurante. “Miro para otro lado mientras ella firma”. “Lo veo de la siguiente manera: el tipo de mujer que va tras un toy boy es a menudo financiera y emocionalmente independiente; no quiere un hombre que le brinde estatus o seguridad. Ella es capaz de escoger honesta y objetivamente a la persona con la que quiere estar”. Palabra de toy boy. Habrá que creerle.

0 977
fascinum

Hace falta que los historiadores se tomen la molestia de revisar algunos temas que son de indudable interés. Por ejemplo, el de los consoladores, no ha merecido del todo la atención historiográfica. Tal desapego choca con la evidencia de que la masturbación acompaña al hombre como la sombra al perro, desde tiempos inmemorables y lleva a la desagradable suposición de que nuevamente los criterios rígidos se han impuesto a los más liberales.

En el descuido, parecieran entrometerse esos antiguos prejuicios que incluían ideas como que hablar de la masturbación es hablar de la mano izquierda o de que el masturbador consuetudinario recibe como galardón un pelo de oro en la palma de la mano, aparte de graves enfermedades.

plátano

Hablar de los consoladores resulta apasionante, porque es un asunto ligado a la soledad y a la imaginación; es sorprendente cómo la inventiva humana hubo de  preocuparse sustitutos efectivos de lo que la naturaleza, por distintas razones, impedía. Así como el hombre pudo inventar la rueda, la pólvora, las máquinas más infernales y variadas, más temprano que tarde llegó a los ingenios destinados al consuelo sexual.

En el principio de la historia, al hombre primitivo le bastó con utilizar postizos rudimentarios que estaban al alcance de la mano. Nadie duda ya, por ejemplo, que el pepino y el plátano dieron origen a anécdotas bastante bochornosos. Y hasta la sandía, dicen.

El lector ha oído seguramente de los llamados ritos de la fertilidad, que se celebraron durante mucho tiempo bajo la mirada paciente de dioses con grandes penes erectos o profundas vaginas. Priapo, falo hecho dios, se exhibía en sitios públicos mostrando su sólida protuberancia y las vírgenes acudían a él para tocársela, besársela o inclusive, para sentarse de vez en cuando sobre ella, dejando allí su doncellez. Igualmente lo visitaban las no vírgenes, ávidas matronas insatisfechas, solteras perennes y prostitutas curiosas.

priapoEn diversos museos del mundo se conserva una gran abundancia de efigies que representan diosos fálicos, lo mismo que objeto de adorno o de uso directo; en su momento, estos objetos reemplazaron a los genitales.

Parece ser que en Grecia, en Roma y en las ciudades medievales, muchos artesanos se especializaron en la elaboración de “priapitos” para el hogar, y hubo algunos más desvergonzados que se limitaron a tallar en madera la “gracia” del dios, en tamaños variados. Precisamente, de la civilización grecorromana, es el fascinum, pene artificial al que se le atribuían méritos insospechados. Como joya, solía adornar los gráciles cuellos de las señoritas romanas, pues se aseguraba era un medio ideal para combatir el mal de ojo y coadyuvar a la fertilidad.

Utilitariamente, y ya con dimensiones más apropiadas, fue fiel reemplazante de los dedos en los desahogos solitarios o multitudinarios, porque en las orgías y bacanales de la Roma decadente los fascinum siempre tuvieron destacado papel, conjuntamente con las fascinas, vaginas artificiales que regaban con jugo de ortigas los entusiasmos de los hombres solos.

De allí para adelante, en todos lados, cunden las variedades y hasta la religión hace su aporte con esas grandes y rezagantes velas de fiestas sacras, talladas muchas veces con pasión y diseño erótico-pagano. Alguien, en la época feudal, quizás un alquimista, inventó la peluca, material piloso, con fondo consistente y orificio placentero, que suplía a maravillas la codiciada cavidad vaginal. Su huella es larga en el tiempo, ya que aparece mencionada por Malaparte en su divulgado libro La piel.

aparato masturbatorio antiguo

Hasta el siglo XVIII los fabricantes compitieron para mejorar las recetas de la antiguedad, procurándose materiales idóneos. Un recuento histórico muestra:

Durante el renacimiento, el fascinum fue sustituido por el giorgino en Italia, el gaudemiche en Francia y el dildo o el olisbos en otras latitudes. Casi, sin excepción, todos estaban fabricados cuidadosamente, con soberbias manos de artesanos, en numerosos tamaños y pensando en todas las necesidades.

La fascina y la peluca experimentaron un menor desarrollo, posiblemente debido a las mayores facilidades para la práctica sexual de los varones con prostitutas o animales, y por la falta de materiales realmente nuevos para fabricarlas.

BenWaEl Caballero de Seingalt, más conocido como Casanova, tuvo la autoría de la importación a Europa de las muy libidinosas “manzanas de amor”, esferas de metal, pequeñas,de pesos regulados por mercurio, que, introducidas en la vagina, llevan a una mujer a las celestiales mansiones del placer. Son las brindadoras de consuelo que en Oriente, su lugar de origen, reciben el apelativo de Ben-wa.

Hacia el siglo XIX, y ya con tradición galante, el columpio, ese inocente juguete de la infancia, cobró un perdurable prestigio de gran consolador.

Después, cuando sobrevino la paranoia antimasturbatoria, se sucedieron los hallazgos.  En plena revolución industrial, un acucioso investigador sugirió que se prohibieran las máquinas de coser, pues apuntaba que, por su ancho pedal de movimientos rítmicos, conducían a sus explotadas usuarias a fenomenales orgasmos durante la jornada de trabajo. Por esos mismos días, muchos descargaron sus iras moralistas contra la bicicleta, “invento satánico que arrastra a las muchachas a la perversión de un consuelo antinatura”.  Del mismo estilo son las invectivas que recibe el bidet, que, por su travieso chorrito, fue acusado a principios del siglo de encandilar, con una lujuria inevitable, a las señoras y señoritas higiénicas.

Paralelamente, se desarrollaron inventos extravagantes. Hay testimonio de una máquina sumamente compleja destinada a damas carentes de afecto. Se trataba de un artefacto, indiscreto por su tamaño, con pedales -engendro de bicicleta. máquina de coser y bidet- al que se adosaba una suerte de camilla ginecológica y un soporte. A este artefacto se podían integrar penes artificiales e intercambiables, de distinta medidas. De espaldas, pedaleando incesantemente, la gozadora podía regular el ritmo de las penetraciones con el apoyo de fuertes engranes. Para la culminación, una bomba hábilmente dispuesta soltaba una descarga de agua caliente o leche tibia al gusto (como en el bidet).

Mayor éxito han tenido en este siglo los consoladores más sencillos.

En las tiendas porno de Occidente se venden penes artificiales de rara perfección. El desarrollo de los plásticos ha permitido imitaciones perfectas en color y textura. Existen olisbos de caucho, fléxibles, cómodos, portátiles, aun con arneses para impotentes crónicos, deportistas del sexo o lesbianas agresivas.

Por otra parte, y en defensa de la moral ambiental, cadenas comerciales y misceláneas, ofrecen los celebérrimos vibradores, réplicas fálicas, dizque para masajes estimulantes, pero imaginados para la estimulación del clítoris o anal. Sus catálogos destacan que “caben en cualquier bolso de mano” y “llegan a

vagina artificiallos puntos más sensibles”. También, de este siglo, son las nuevas “manzanas de amor”, fabricadas en serie o a la medida, en acero o plástico.

Para los varones hay de todo: vaginas de látex, con depósito para líquidos tibios, bocas entreabiertas que sirven para imitar el coito bucogenital y, por cierto, también hay modernas pelucas con bomba intermitente que aprieta y suelta.  En los mercados mas sofisticados se anuncian las virtudes del famoso suckulater o chupador, o la mano mecánica accionada, de baterías.

Más allá, rumbo a la cibernética, están las muñecas sexuales de tamaño natural: son  “de seis pies, cálidas, sumisas, redondeadas, con la boca permanentemente entreabierta, dispuesta a servir”. Y los muñecos, claro: priapos siempre listos, auténticos robots de la lujuria.

Por supuesto, para la masturbadores sabios y los pobres, la mano sigue siendo el principal consolador. Aquí, al igual que en otros campos, las técnicas más avanzadas, el progreso creciente, no descartan del todo los métodos naturales ni las recetas primitivas. La mano, se dirá, siempre es más sabia que la máquina.

0 1007
el-beso

El beso en los labios, está hoy en el ojo del ciclón, dividiendo el pensamiento médico.

Hasta no hace mucho se daba por descontado que esta antiquísima costumbre provocaba más perjuicios que ventajas, a no ser las erotogénicas y afectivas. Se afirmaba, y no sin justificaciones, que la práctica era una mala costumbre nuestra, ya que otras culturas las desconocían. Recordaban, por ejemplo, que el equivalente entre los esquimales era el frotamiento de narices y, entre los chinos, el de los pies, por mencionar algunos.

Entre las muchas acusaciones que el beso ha recibido está la de transmitir fatal y decisivamente las caries dentales, amén de múltiples enfermedades contagiosas. Existe, inclusive, una entidad nosológica conocida como “enfermedad del beso”: la mononucleosis, descubierta por Epstein y Bart, que tiene numerosos y muy molestos síntomas.

Es sano besar?

Los médicos advierten que por la saliva y por la sangre imperceptible que brota de las encías o de roturas del labio, que son absorbidas por los besadores entusiastas, se transmiten fatalmente muchos males humanos. Y, desde luego, las enfermedades venéreas, incluidos el herpes y el SIDA. Por eso, beso satánico y típico de la mujer araña fue el que propinó Rock Hudson, el actor de cine, a una de las estrellas de Hollywood, cuando ya cargaba la peste de Reagan, causa de su defunción. Ese beso, que provocó razonablemente historia en la afectada, no ha tenido consecuencias hasta la fecha, pero puso en el candelero de la sospecha los ósculos boca a boca, aun entre meros conocidos.

Según reputados cardiólogos, el beso puede presentar riesgos para pacientes de coronarias, de anginas o de soplos al corazón. Esto se debe a que la práctica aumenta significativamente el ritmo cardíaco, sobre todo en personas demasiado sensibles al contacto.

Por su parte, los diabetólogos informan que con el beso se incrementan los niveles de glucosa y se abren nuevas posibilidades de contagio para los enfermos, ya muy vulnerables de salud por el proceso diabético. Una especialista francesa ha llegado inclusive a una fórmula matemática, sentencia que: “Un beso acorta la vida humana en tres minutos exactos”.

También el beso ha generado paranoias profundas, que como es sabido constituyen cuadros psiquiátricos de gravedad, en los vigilantes de la moral occidental. En el régimen de Onganía, uno de los generalotes argentinos que a mediados de los sesenta inauguró una epidemia de golpes de Estado en América Latina, se prohibió el beso prolongado, de boca a boca, “más que de amigos”, en lugares públicos, calles o plazas, enviándose a los transgresores a los cuarteles de policía con el cargo de “ofensas a la moral de la República”.

Sin ir tan lejos, padres y profesores de todo el mundo se han preocupado tradicionalmente de que las expansiones efusivas de sus hijos y educandos adolescentes excluyan los besos demasiado efusivos. Por años, y para muchos, el beso con lengua ha sido un símbolo de conducta libertina, desordenada o lasciva.

Se ha dicho, y no sin argumentos, que los que se besan inician el conteo regresivo para actividades más íntimas. De ese modo, el beso sería el primer paso de una cadena fatal: besos tiernos, besos más largos, besos con lengua, caricias tiernas, caricias audaces, caricias urgentes, desnudamientos, coito.

besar-cine
El cine, divulgador del beso por antonomasia, sufrió en sus orígenes la censura más violenta en torno al problema, y los códigos morales de la actividad establecieron que, entre actores y frente a las cámaras, los besos no debían ser reales sino simulados, “apoyando el besante su boca en la zona que se encuentra entre la punta de la barbilla y la comisura del labio inferior, y nunca dejando entrever la lengua”.

Hay, además, anécdotas pintorescas

Muchos respetables miembros de la comunidad capitalista criticaron en su momento el amistoso beso eslavo, también de boca a boca, cuando Nikita Kruschev lo empezó a practicar en los Estados Unidos, durante un célebre viaje donde se sacó el zapato.

Sin embargo, la revolución sexual trajo otro tipo de reflexiones, las mismas que en los años cuarentas había sintetizado en México la popular Consuelo Velasquez en su bolero ‘Bésame mucho’. Así los hippies. con su política de amor y paz, dieron al beso en los labios el contenido de un pasaporte de amistad y compañerismo, y los movimientos libertadores subsecuentes lo mantuvieron como bandera. Inclusive el cine rompió sus ataduras atávicas y todas sus luminarias, grandes y pequeñas, enseñaron novísimas técnicas – con lengua, dientes y saliva- a ávidos y receptivos públicos de toda la tierra.

De los setentas es la creación de academias para aprender a besar, cuyo pionero fue el napolitano Iván Padovano que, en unas cuantas sesiones, dejaba a sus alumnos listos para enfrentar el complejo mundo de las relaciones personales.

De esa misma época son también las revalorizaciones de la medicina que, de manera tímida primero y luego con mayor audacia, comenzaron a asignar al beso beneficios que ni siquiera han soñado sus millones de practicantes.

el-beso

El último avance es de esta década, cuando se llega a una decisión entre los analistas. La síntesis se resume en el apotegma “besar es sano”.

Esto implica muchas cuestiones trascendentes. Según los más extremistas, el beso acarrearía las siguientes opciones benéficas:

  • Rejuvenecimiento
  • Generación de anticuerpos
  • Traspaso efectivo de hormonas
  • Regulación del ritmo cardíaco
  • Equilibrio psicosomático

Médicos europeos y sudamericanos han sostenido la tesis de que el beso rejuvenece porque constituye una actividad técnica que, además de alegrar el espíritu, representa un incremento real de la capacidad de inmunización del organismo. “Puede ser cierto, ha dicho alguien, que el ósculo involucra la cesión involuntaria de bacterias, pero con ella va también un intercambio de flora antibacterial, lo que neutraliza toda posibilidad de contagio. Más peligroso que el beso es recibir un alimento expendido en la calle u hojear algún libro en una librería, untando el dedo con saliva para pasar de una página a otra. En esos casos, los peligros de contagios bacterianos son definitivamente mayores”.

Yéndose más al extremo, un eminente médico peruano, Hildebrando Salazar, ha afirmado recientemente que el beso es un perfecto generador de anticuerpos, y por lo mismo, posee incuestionable fuerza antiviral, base para la prolongación de la vida. A ella debe agregarse la transferencia de hormonas que un beso lleva consigo. Todo contacto bucal más o menos prolongado –dijo Calder Williams, de la Universidad de Berkeley- supone intercambios hormonales, por ósmosis, particularmente de estrógenos y testosterona, y esto es muy favorable para el equilibrio orgánico”.

Enfrentando a los cardiólogos profesionales, se enarbola la tesis de que el beso es un eficiente regulador del ritmo cardíaco. F. Arzat, un investigador sudamericano, ha señalado queresulta absurdo considerar que las alteraciones cardíacas producidas por el beso sean de riesgo. No lo son las del coito donde sí efectivamente se duplican las pulsaciones, menos lo pueden ser alteraciones que, a nivel general, son mínimas. Asegurar esto supone llevar las paranoias del peligro a todo acto en que participen las emociones humanas en algún grado”.

Se sostiene, por el contrario, que la alegría del beso fortalece la resistencia cardíaca e implica una estimulación favorable, sobre todo para aquellos que padecen algunos trastornos. El incremento del tono cardíaco tendría su equivalente en los ejercicios que se recomiendan a los pacientes del corazón. Con una desventaja: que si lo tomamos como ejercicio o disciplina, a lo largo pierde su chiste.

La polémica se diluye cuando se aborda el asunto del equilibrio psicosomático. Nadie discute que el beso tiene la virtud mágica de poner a los individuos en una excepcional actitud de receptores de placer.

1 940
karate sexual. Taoistas

Aprende el secreto taoista de la retención seminal

En una callejuela de Bombay, el individuo, un yogui alto, flaco, de aspecto miserable, extrajo su miembro viril de sus astrosos ropajes y lo introdujo en un vaso lleno de agua. Se concentró unos momentos y, para sorpresa de los pocos más de veinte espectadores que lo observaban, succionó con su pene toda el agua, dejando el vaso absolutamente vacío.

Hubo dos reacciones: la de los nativos del lugar, que después de ver la proeza se alejaron; y, las de los turistas, que no salían de su sorpresa y saludaban el acto con gritos de admiración.

Pocos de estos turistas se daban cuenta que presenciaban, antes que una exhibición circense, la palpable demostración de lo que es posible conseguir en materia de control corporal y, específicamente, de la energía sexual, base para una vida sexual más gratificante.
Siglos atrás, en China, los emperadores solían elegir a sus consejeros de entre quienes pudieran hacer la prueba del agua. Generalmente, el honor de la designación correspondía a los taoistas, porque ellos conocían el secreto del cultivo de la energía sexual masculina a través de la retención del semen y podían, por lo tanto, hacer el “milagro” del pene traga-aguas. Los taoistas, empero, no recomiendan el uso de esta técnica:

La succión yoga del líquido por el miembro viril, que resulta de un vacío formado en la vejiga luego de diversos ejercicios, es una práctica peligrosa ya que los líquidos absorbidos, y en particular los de la vagina, pueden determinar severas infecciones.

Se trata, por lo tanto, de un aspecto que sirve como ejemplo de lo que es esencial en el Amor Tao o, lo que es lo mismo, el Kung-Fú Sexual: la retención del semen en el acto sexual que permite la transformación de la energía en fuerza espiritual.

karate sexual. Taoistas

Brevemente, y siguiendo en parte a Mantak Chia*, un maestro coreano que desde hace unos años se ha dedicado a divulgar el método en Occidente, el universo está cargado de varias clases de energía dinámica o “chi”. La energía sexual, “ching”, marca el paso del hombre por la tierra, en lo físico, en lo mental y en lo social. El semen es el gran almacén conservador de la energía sexual masculina. Desperdiciarlo en eyaculaciones sin sentido es negativo, por lo que se hace necesario su cultivo y retención.

De acuerdo a los taoistas, en el momento de la mayor excitación sexual se expande energía hacia todos los sistemas orgánicos, situación que es drásticamente interrumpida por la descarga seminal. Al evitar que ella se produzca, la energía se canaliza en una órbita microcósmica favoreciendo el equilibrio orgánico, mejorando de manera sustantiva la calidad de la vida sexual y transformando la mera atracción sexual en amor.

El Tao no sugiere el celibato ni la abstinencia: propone combinar armoniosamente el chi, el ching y el shien, que es el espíritu, a la vez que balancear las infinitas potencialidades de lo masculino y lo femenino -el yin y el yang- presentes en los seres humanos. Además, la esencia yin, que se almacena en los ovarios de la mujer, se transmite al varón, creando el balance necesario entre dos fuerzas que son aparentemente antagónicas.

Lo que sí aseguran los taoistas es que el varón que sigue el método de la retención del semen rejuvenece y puede luchar con éxito contra dos flagelos que atentan contra su virilidad: la impotencia absoluta y la eyaculación precoz.
En el libro del emperador chino Tang se lee lo siguiente:

“Si un hombre tiene cópula una vez sin derramar su semen, su esencia vital se fortalece; si lo hace por

yoga

segunda vez, su oído y su visión se aguzan; la tercera ocasión, sus males y enfermedades desaparecerán; la cuarta, comenzará a sentir auténtica paz interior: la quinta, experimentará un incremento notable de su circulación sanguínea: la sexta, su aparato genital le permitirá nuevas hazañas: la séptima, sus muslos y nalgas se endurecerán: la octava, todo su cuerpo irradiará buena salud; y, la novena, la duración de su vida se incrementará”.

Para que el método taoista funcione, lo fundamental es evitar la descarga seminal en el coito. Al mismo tiempo, enseña a practicar algunos ejercicios previos con el objeto de fortalecer el complejo de músculos pélvicos y abrir los canales de la órbita microcósmica.

Estos ejercicios incluyen los llamados de respiración testicular, de compresión escrotal y de sellado voluntario de la descarga seminal y se realizan de pie, sentado y tendido yaciendo sobre el costado derecho (según se sienta mejor), con el estómago vacío, ropas sueltas y pleno relajamiento.

Con la respiración testicular se pretende que la energía sexual fría (yin), la energía de la esperma juvenil, se traslade desde la columna vertebral a la cabeza.
  • Aquí tú deberás empujar hacia arriba los testículos, acompasando los movimientos a los de tu respiración.
  • Inhala profundamente por la nariz y sube tus testículos.
  • Exhala el aire por la boca y bájalos.
  • Repite el procedimiento de tres a seis veces en estado de concentración.

Después de ejercitarte un par de semanas, verás como los testículos se mueven al ritmo de la respiración, a la vez que sentirás como la energía fría (yin) inicia su recorrido ascendente. Los ejercicios culminarán cuando notes cómo la energía llega a tu cabeza. En ese momento, conocerás el Néctar Dorado, un sabor como de champaña que tocará tu paladar y tu lengua y que refleja el punto de máxima irradación de la energía fluyendo en la órbita microcósmica.

Junto con la respiración testicular es conveniente el ejercicio de compresión escrotal que persigue acumular energía caliente en el escroto para dirigirla hacia los sistemas orgánicos situados arriba:
  • Sentado en una silla, con la bolsa escrotal colgando libre, aspira llevando el aire al plexo solar e imaginándolo como una pelota que puedes mover a voluntad dentro del cuerpo.
  • Bájala al ombligo, a la pelvis y a la bolsa escrotal; allí, comprime el aire dentro de la bolsa, apretando suavemente el escroto por unos cuarenta segundos.
  • Después, exhala el aire retenido.
  • Repite girando las caderas con los brazos levantados al nivel de los hombros. Con el tiempo, podrás hacer secuencias de compresión.
Practica estos dos ejercicios dos veces al día, quince minutos en la mañana y quince al atardecer.

Con los músculos pelvianos bien entrenados, dominando la respiración testicular y la compresión escrotal, estarás listo para intentar el sellado voluntario de la descarga seminal. Esto implica que tú, durante el coito, podrás controlar la eyaculación:

  • Solo o ayudado por tu pareja estimula al punto de la descarga.
  • Cuando te encuentres al borde de la eyaculación, detente y reinicia el ejercicio varias veces, hasta alcanzar el límite mismo de la eyaculación.

Respirando apropiadamente y manejando los conocimientos que has aprendido a través de los ejercicios, dominarás de modo paulatino el reflejo de la eyaculación y lograrás que la energía almacenada se dirija a tonificar todos tus sistemas. Más adelante verás como el control de la descarga cambia de característica: primero, será tu complejo muscular quien contribuirá a evitar la eyaculación; después tu mente automáticamente será quien dirija esa delicada operación.

Los chinos desde tiempos inmemoriales han utilizado el método de los tres dedos para el control externo de la descarga seminal.

taoismo

Como dice el maestro Chia “El método envuelve esencialmente esto: varios segundos antes del momento de la eyaculación, presione el punto medio entre el ano y el escroto con los tres dedos más largos de la mano derecha”.

Aquí, lo más importante es localizar el punto que viene a ser la puerta de salida de los líquidos energéticos vitales. La presión a aplicar es firme, pero no violenta, y debe ejercerse necesariamente con los tres dedos, alrededor de siete segundos antes de la eyaculación.

El Tao recomienda que por las primeras cinco semanas, el método de los tres dedos se aplique sólo una vez cada dos o tres días. Si te sientes sediento después de practicarlo, toma agua.

Después de utilizar esta técnica, y para reabsorber el fluido seminal, se sugiere igualmente masajear vigorosamente, con una tela de seda, en movimientos rotatorios, dos puntos de acupuntura: el Hui-Yin o perineo, localizado entre el escroto y el ano; el Chang-Chiang, que se sitúa entre el coxis y el ano.

A los tres meses, observarás con satisfacción que tu potencial sexual se ha incrementado, manifestándose en más frecuentes y prolongadas erecciones.

El método interno de bloqueo de la eyaculación requiere de una técnica más elaborada y es complementaria de la anterior.
Sus pasos son los siguientes:

a) Iniciado el coito, controla tus movimientos, retrocediendo la trayectoria de la introducción cuando sientas venir la eyaculación y deteniendo del todo los embates sexuales, para reanudarlos luego.

b) Inhala aire por la nariz, contrayendo tus músculos con fuerza, repitiendo nueve veces el ejercicio.

c) Oprime fuertemente las nalgas.

d) Aprieta los dientes, manteniendo la lengua contra el paladar.

e) Impulsa la ola de energía de los genitales a la cabeza.

f) Si sientes que pierdes la erección, reinicia los movimientos copulatorios suavemente.

En virtud de este movimiento, podrás ascender los siete peldaños que llevan al cultivo de la energía sexual y te encontrarás en condiciones de transformar tu energía sexual en poder cósmico.

Estos siete peldaños consideran el control físico de la pérdida del semen y el control físico y mental de la eyaculación, además que las demás fases a que te llevará su preparación; el control mental del deseo sexual y el orgasmo; el intercambio de energía sin tener cópula, una vida plena que con sexo, irá más allá del sexo; la transformación de las energías espirituales por encima del marco mente-cuerpo y, finalmente, la unión del hombre y del Tao que es lo que los taoistas denominan inmortalidad.

Entre tanto, y mientras avanzas por el camino de la perfección espiritual, habrás ganado otra sexualidad: una sexualidad rica, diferente, única en su calidad de sensaciones.

Porque el premio a la perseverancia de ese duro entrenamiento, a que obliga el Kung Fú Sexual, es el Orgasmo Integral, una manera de obtener el climax que no se parece en nada a lo que has conocido hasta la fecha y en la que los incrementos graduales de la estimulación carecen del violento, placentero y angustioso remate de una eyaculación o dulce muerte, sino por el contrario, que avanzan al éxtasis por interminables planicies de gozo, subiendo siempre a otras cada vez más altas, cada vez más satisfactorias y plenas, en un círculo eterno y maravilloso.

Si estás convencido, nada pierdes con experimentar.

derechos-humanos

Todos los seres humanos tenemos derechos vitales que nos son inherentes e inviolables, entre ellos se hallan las prerrogativas sexuales.

Declaración de los Derechos Sexuales

La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, placer, ternura y amor.

derechos sexuales

Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos.

Y dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico, pues es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, respetados, ejercidos, promovidos y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios.

1. Derecho a la libertad sexual: establece la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos y excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexual en cualquier etapa y situación de la vida.

2. Derecho a la autonomía, a la integridad y a la seguridad sexual del cuerpo: incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual en un contexto de ética personal y social; están incluidas también la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación o violencia de cualquier tipo.

derechos sexuales3. Derecho a la privacidad sexual: legitima las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad, siempre y cuando no interfieran con los derechos sexuales de otros.

4. Derecho a la igualdad sexual: se opone a cualquier forma de discriminación relacionada con el sexo, género, preferencia sexual, edad, clase social, grupo étnico, religión o limitación física o mental.

5. Derecho al placer sexual: prerrogativa al disfrute y goce sexual (incluyendo el autoerotismo), fuente de bienestar físico, intelectual y espiritual.

6. Derecho a la expresión sexual emocional: abarca más allá del placer erótico o los actos sexuales y reconoce la facultad a manifestar la sexualidad a través de la expresión emocional y afectiva como el cariño, la ternura y el amor.

7. Derecho a la libre asociación sexual: permite la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse o de establecer cualquier otro tipo de asociación sexual responsable.

8. Derecho a la toma de decisiones reproductivas libres y responsables: comprende el derecho a decidir tener hijos o no, el número y el tiempo a transcurrir entre cada uno, y el acceso pleno a los métodos para regular la fecundidad.

9. Derecho a la información sexual basada en el conocimiento científico: demanda que la información sexual sea generada a través de procesos científicos y éticos, que sea difundida de forma apropiada y que llegue a todas las capas sociales.

10. Derecho a la educación sexual integral: solicita la impartición de la educación sexual durante toda la extensión de la vida, desde el nacimiento hasta la vejez, y exhorta a la participación de todas las instituciones sociales.

11. Derecho a la atención de la salud sexual: conlleva la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones, enfermedades y trastornos sexuales.

LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES.

la masturbación

La masturbación: sexo seguro

La discusión continúa y nadie sabe definitivamente si es buena o es mala. Pero muchos continúan divirtiéndose con ella.

Si para muchos el tema de la masturbación parece resuelto, a poco andar se ve que no hay grandes avances. Todavía el masturbador es objeto de mofa o castigo. Padres y madres, si sorprenden a sus hijos en la práctica, reaccionan muy mal. Más de lo que pensamos, el masturbador de esta década continúa pensando que lo que hace es una degeneración o, a lo menos, algo que debe evitarse. Y mientras algunos sexólogos audaces señalan bondades, incluso terapéuticas, para el autoerotismo, la mayoría de los textos se quedan en una posición dudosa: entre la tolerancia limitada o el reproche solapado.

Algunos médicos, cada vez menos por suerte,  siguen desorientando a las personas con actitudes negativas. Poco a poco los médicos se atreven a decirle a un masturbador que su conducta es normal, aunque por desgracia no son muchos los que alientan la masturbación.

la masturbación

La cuestión es importante porque se relaciona con la libertad de la gente frente al sexo y frente a la necesidad del placer erótico. Se resume en una pregunta: ¿es bueno o malo masturbarse?

Una respuesta definitiva y sin vueltas en torno al problema dejaría el camino abierto para que hombres y mujeres vivan el sexo sin culpa en lo que se refiere a sus expresiones solitarias.

HAGAMOS ALGO DE HISTORIA

Desde los años veinte, a partir de las formulaciones sobre la sexualidad infantil, comenzaron a manifestarse opiniones liberales sobre la masturbación. Ya en la década de los 40, los asustados pueden contar con el respaldo de algunos médicos, psicólogos y maestros. Sin embargo, quedaban bastantes personas mirando la masturbación como “mal moral” y, a menudo, como pecado, si no contra natura, en alguna medida contra su practicante.

Los que la aceptaban, ponían ciertos frenos: Así, hablan de “exceso” (no hay que masturbarse excesivamente), “edad límite” (masturbarse es cosa de niños y adolescentes; los adultos no deben masturbarse), “efectos a veces perniciosos” (la masturbación, si es excesiva, puede enfermar), “síntoma de enfermedad mental” (la masturbación puede ser el síntoma de un trastorno psíquico). Es decir que, si bien hay tolerancia, ella no es completa. Muchas veces, también, la tolerancia esconde un rechazo a la masturbación.

Hasta comienzos del siglo XX, y desde el año de 1700, había una posición muy sólida: la masturbación era considerada dañina al cuerpo, a la mente y a los principios morales.

masturbaciónTissot, un clérigo, escribió un libro en 1758: “El Onanismo, disertación sobre las enfermedades producidas por la masturbación”. Su contenido antimasturbatorio y absurdo, llevó a la creación de un gran aparato represivo para combatir la práctica. La gente bien, los burgueses que imponían sus ideas en la sociedad, eran personas que no querían la masturbación en sus territorios. Tontería enorme puesto que, a escondidas, los sujetos se masturbaban sin poder evitarlo. El deleite de lo prohibido acababa por ganar la partida, como hasta ahora.

En la década de los 50, la humanidad conoció el informe del doctor Kinsey y sus colaboradores, una encuesta sobre la conducta sexual en los Estados Unidos. Los resultados eran escandalizantes: el 95% de la población confesó haber violado alguna vez los tabús y leyes sexuales; un 99%, de los varones reconoció haberse masturbado; y, un porcentaje ligeramente más bajo, afirmó que continuaba haciéndolo. Entonces, los Estados Unidos era un país de delincuentes sexuales y masturbadores. Por otra parte, sin necesidad de encuestas, podía suponerse que algo parecido sucedía en otros países sometidos a leyes antisexuales.

Es muy útil que nuestros lectores conozcan el detalle de la evolución de las actitudes contra el placer solitario. Con ese antecedente, verán con claridad los contornos de un gran fraude.

a) Indiferencia o complacencia tolerante: En la comunidad primitiva a nadie perturbaba la masturbación; los padres llegaban a estimular a sus hijos para practicarla o la utilizaban para calmar al niño inquieto. Entre los alorenses, “la madre masturba al niño para mantenerlo quieto y sus hermanos hacen otro tanto cuando son sus guardianes” (Kardiner).

En Grecia, Diógenes, llamado el Cínico, se masturbaba en sitios públicos y sus discípulos, los cínicos, la recomendaban para eludir contactos con mujer. Entre los romanos, no había especial preocupación sobre el tema. Algunas referencias en Marcial demuestran, en todo caso, divertida indiferencia.

Con el advenimiento de la moral judeo-cristiana en Occidente, y pese a su rigidez, los términos del problema no variaron. La Biblia no contiene menciones prohibitivas sobre la práctica y, ya avanzado el feudalismo, los Penitenciales la sancionaron como pecado puramente venial en que el castigo se reducía a cantos de salmos y a un día de ayuno.

b) Represión y sadismo: Se inició el año de 1700 con Bekker, un oscuro sacerdote alemán o holandés, autor de un texto que se titula extremosamente: “Onania o el horrendo pecado de la Autopolución y de todas sus terribles consecuencias en ambos sexos, con consejos espirituales y físicos para quienes ya se han dañado por esta abominable práctica, a lo que se agrega una carta de una dama al autor sobre el uso y abuso del lecho conyugal y la respuesta del autor”. Este libro, por las tonterías que decía, fue prohibido. De hecho, Onán, el personaje bíblico, nunca se masturbó. Lo que hacía era practicar el coito interrumpido para no tener descendencia.

Sin embargo, las catastróficas admoniciones de Bekker tuvieron éxito y prendieron como yesca medio siglo más tarde en la obra ya citada de M. Tissot, que proponía la fórmula mágica: masturbación igual enfermedad, igual pecado.

De ahí para adelante, la masturbación se estableció como algo malo, sin que existiera ningún fundamento científico o lógico para ello. Inclusive las personas inteligentes caían en la trampa: “Actualmente, decía Voltaire, se llama pecado de Onán el abuso que hace el hombre de sí mismo, forzando la naturaleza con su propia mano, vicio bastante común en los mancebos y en los jóvenes de temperamento demasiado ardiente. Se ha notado que sólo esa especie de hombres y la especie de los monos, son los únicos animales que incurren en ese defecto que contraría el propósito de la naturaleza.”

Rousseau se lamentaba:

“Conocí esa peligrosa sustitución que burla a la naturaleza y evita innumerables desórdenes a los jóvenes de mi temperamento, a expensas de su salud, de su robustez, y a veces de su vida”.

Pero ni Bekker ni Tissot ni nadie sugirieron entonces remedios para “la enfermedad” que no fueran las distracciones, los baños de agua fría o la dieta.

Empero, a partir de 1850, la antimasturbación se volvió directamente sádica en un proceso en el que participaron sacerdotes, padres de familia, educadores y cirujanos. Considerada pecado mortal, fuente de innumerables males físicos (ceguera, parálisis, demencia) debía combatirse a ritmo de cruzada. A las amenazas de “irse derechito al infierno” que esgrimieron los sacerdotes, se sumaron los castigos de progenitores y mentores al infractor que fues sometido a experimentos médicos asombrosos: clitoridectomía, esto es, extirpación del clítoris a las muchachas demasiado ardientes; cauterización de la columna y de los genitales, con piezas metálicas al rojo vivo para varones y mujeres; infibulación del prepucio y de los labios mayores, con la inserción de un anillo de alambre de plata en esas regiones para apaciguar los deseos; y, además, la circuncisión.

Ya en pleno siglo XX proliferaban los inventores de artefactos terroríficos: cinturones y arneses antimasturbatorios, anillos con púas, guantes especiales, esposas que se fijaban en argollas pendientes de la cabecera de la cama, alarmas que delataban erecciones o tocamientos, etc.

Estos artefactos se vendían en las tiendas con absoluta libertad. Famoso es el catálogo de la Casa Mathieu de París, que los ofrecía en una extensa gama, a precios muy convenientes.

c) Aceptación con reservas: Con los descubrimientos de la psicología profunda, desde Freud en adelante, se empiezan a ver más razonablemente las cosas. Al principio, el tema se toca a regañadientes y un importante sector de la medicina sigue creyendo que la masturbación es una de tantas desviaciones de la conducta sexual si se sigue practicando en la edad adulta.

En los años 40 hay un avance. Ellis recuerda que “algunos de los más recientes Manuales de Boy Scouts (1945) se han pronunciado en contra de la masturbación, si bien más sutilmente que en ediciones anteriores.” Decían, por ejemplo: “Es un mal hábito. Debe combatirse… Es algo que hay que evitar. Contrólate en relación con las cuestiones sexuales. Es varonil el hacerlo. Es importante para tu vida, tu felicidad, tu eficiencia, y también para la humanidad toda”.

Sin embargo, y a pesar de todo, va prendiendo la concepción de una aceptación plena de la práctica durante la infancia y la adolescencia. El problema era el de la masturbación practicada por adultos signo inequívoco, se decía, de inadaptación psíquica. También de esta época es el florecimiento del concepto de “la masturbación excesiva”, que nadie definió en volumen, esto es, cuántas masturbaciones constituirían exceso.

d) Aceptación lisa y llana: Con el informe Kinsey y, más adelante, con los trabajos de Masters y Johnson y otros sexólogos, los criterios prevalecientes son los de que la masturbación no es dañina y es comportamiento que debe verse con indiferencia.

masturbarseEl filósofo Bertrand Russell señalaba en una de sus cartas:

“Por lo que concierne a la masturbación, casi todo el mundo la ha practicado en la adolescencia. La teoría de que es inicua o nociva es un cruel invento de los viejos empeñados en preservar la sumisión de los jóvenes. Sus sentimientos de culpa no se justifican, porque la masturbación no le hace daño a nadie”.

e) Las posiciones de estímulo: Artículos del tenor de “Martúrbese Ud.” marcan la tónica de la no represión hacia la práctica en las últimas décadas. Desde los 70s hasta hoy muchas mentes han cambiado, incluyendo los medios masivos de comunicación. Por lo mismo, el hombre in formado de nuestros días puede enfrentar al mundo con una sonrisa, en lo que a masturbación respecta.

Un autor, Denegri, reseña en un trabajo la “virtud curativa” del comportamiento, enumerando algunas de sus bondades. Con apoyo de Bloch y Ellis -sexólogos históricos- apunta que la masturbación es sedativa, analgésica, excelente medio para tratar la frigidez y la eyaculación precoz, práctica que prepara a hombres y mujeres para el coito y con efectos orgásmicos a menudos más intensos que en la actividad coital.

Un libro de autor anónimo, “El Hombre Sensual”, destaca otras ventajas:

“1.- Termina en el orgasmo… 2.- Es una liberación física y emotiva; un medio de aliviar la tensión. 3.- Está al alcance de todos… Es el acto sexual más democrático e igualador. 4.- Es privada. 5.- No requiere de compañía. 6.- Se lleva a cabo con facilidad… 7.- Es breve. 8.- No hay presiones para “esmerarse”. 9.- Casi siempre puede recurrirse a ella y requiere sólo de un cierto grado de aislamiento. 10.- Carece de complicaciones… 11.- No acarrea consecuencias dolorosas ni calamidades”.

Últimamente, desde que el SIDA ha irrumpido en los escenarios del sexo, nuevas bondades se le atribuyen, entre ellas la de mantener a los individuos lejos de los peligros de la promiscuidad.

No obstante, si se escarba sólo un poco, el tabú antimasturbatorio está presente. La iglesia católica mantiene un criterio negativo hacia la práctica, considerando que es un acto atentatorio contra la finalidad reproductora que es propia de la sexualidad. Por su parte, los especialistas de la medicina no se ponen de acuerdo: para unos es normal, para otros “normal hasta cierta edad”, para otros “normal siempre que no sea excesiva”, en fin. Y, lo mismo los libros y las revistas.

Por cierto, en este océano de confusiones, la única víctima es el hombre de la calle, viviendo y sufriendo entre el “sí” a medias, o el “no” irracional, con culpa si llega por ganas o por necesidad a los deleites del placer solitario.

Al respecto, nuestra opinión es clara:

La masturbación es un hecho normal del erotismo humano, sin reservas y sin condiciones.

0 927
sexo-normal-anormalidad
La señora N. nos manifiesta su preocupación:
“A mí me gusta que me pasen la lengua por el clítoris un largo rato y con eso obtengo orgasmos sensacionales. La penetración del pene también me produce placer, pero los mejores orgasmos los obtengo con el sexo oral“.
El abogado R. tiene otro problema:
“A mí me enloquece que la mujer con quien practico la cópula vista lencería negra y que tenga los labios pintados con lápiz blanco. En esos casos mis erecciones son plenas y puedo durar mucho rato copulando”.
Marcia y Ricardo, estudiantes universitarios, plantean un dilema que no les permite dormir tranquilos:
“Gozamos mucho más con el coito anal que con el vaginal, confiesa ella. A Ricardo le fascina y a mi me encanta. Sin embargo, sabemos que estamos procediendo mal, porque lo natural es que se haga el amor por la vagina”.

Sergio R., mesero de un conocido restaurante, asegura que la masturbación le brinda mejores momentos que las relaciones con el sexo opuesto. Linda P., avergonzada, nos comunica que los mejores orgasmos los obtiene acariciando con su boca el pene de su novio, en tanto que R.M., un contador, dice que, como le gusta tanto que le succionen el pene, obliga a su mujer a dicha práctica, aunque ella la repudia.

Casos así son muchos. Pero tienen como común denominador una inquietud: Todas estas personas se preguntan, si por la manifestación de esas preferencias erótico-sexuales, son normales o anormales.

sexo-normal-anormalidad

Definir la normalidad sexual no es fácil, ya que depende de factores sociales, culturales y religiosos, así como de las épocas históricas: En algunos pueblos, hacer el amor en la forma en que lo acostumbramos a hacer en Occidente, es decir, el hombre sobre la mujer, es aberrante. En otros, hacerlo a oscuras es delictivo porque se cree que los niños que se conciban nacerán ciegos. Las orgías colectivas eran normales entre los pueblos primitivos, ahora son prohibidas por la ley y las buenas costumbres. Los musulmanes son polígamos y tal situación es normal, moral y legal en sus respectivas comunidades, a diferencia de lo que ocurre en las nuestras, donde las únicas relaciones socialmente permisibles son las monógamas y, por lo tanto, la poligamia no es aceptada.

Esto significa que la normalidad sexual es un concepto relativo que, además, está relacionado con cuestiones morales y jurídicas.

La moral, que también es un concepto relativo, prohíbe ciertas conductas por estimarlas contrarias a un orden de principios pre-establecidos.

La ley, con el objeto de regular la conducta colectiva, prohíbe igualmente ciertas conductas sexuales que, a su juicio, lesionan bienes jurídicos.

En consecuencia, ocurre normalmente que el comportamiento sexual de las personas puede chocar con la moral, con la ley, o con ambas. Pero no siempre lo que es normal resulta moral o legal.

Hay, a la vez, una moral individual y una moral social que, a menudo, no coinciden ni entre sí ni con la ley.

De acuerdo a la moral sexual occidental, de corte judeocristiana, las actividades sexuales deben desarrollarse entre personas adultas, de distinto sexo,  legalmente casadas y, lo que es muy importante, por el lugar idóneo, esto es, la vagina.

Quien actúa de otra manera tiene dos sanciones: la moral, que implica reprobación, desprecio y remordimientos; y, la legal, cuando la acción es constitutiva de delito, que se traduce en multas y penas corporales.

El problema reside en que la gente, por falta de control de sus instintos, por buscar el placer, por imaginación o, en último caso, porque le da la gana, se comporta saltándose los dictados de la moral y hasta de la ley.

moralidad sexo

Un buen ejemplo lo confirma:

En la década de los 50’s, Alfred Kinsey hizo una encuesta sexológica entre la población de los Estados Unidos en la que interrogó a miles de personas sobre su conducta erótica.

Sus resultados fueron conmovedores:

Más de un 90% de los entrevistados, hacía cosas contrarias a la moral social y a la ley. Entre otras:

  • Se masturbaban como energúmenos.
  • Tenían relaciones sexuales pre y extra matrimoniales.
  • Practicaban entusiastas el coito anal, el oral, así como numerosas y variadas posturas extravagantes.
  • Se relacionaban sexualmente con menores de edad y con animales.
  • Organizaban tríos y orgías sexuales.
  • Eran bígamos y polígamos.
  • Frecuentaban prostíbulos.
  • Realizaban prácticas anticonceptivas prohibidas.
  • Etc.

En otras palabras, la mayoría de los estadounidenses vivían absolutamente al margen de la moral y de la ley respecto de la sexualidad. No obstante, y porque eran la mayoría, su comportamiento era el normal dentro de esa sociedad.

En México, la situación es parecida.

Flota en el ambiente la idea occidental de la sexualidad en cuanto a que lo normal es el coito practicado entre un hombre y una mujer, el uno encima de la otra. Todo lo demás tiene algo de anormal para un buen número de personas. Así, muchos piensan que la masturbación, el coito anal y buco-genital, los cambios de posturas, la homosexualidad y otras actividades, son anormales. Sin embargo, entre esos muchos, hay un porcentaje elevado de personas que frecuentemente practican tales conductas: jóvenes que se masturban, parejas que practican el coito oral, infieles que se dedican al adulterio, imaginativos que se divierten ensayando posturas, bisexuales y homosexuales.

Es decir, hay una contradicción entre lo que se dice y lo que se hace.

Pero, para no hacernos bolas, lo concreto es determinar si esas conductas que se salen del concepto judeo-cristiano de la sexualidad, son normales, en sí mismas, o anormales, independientemente de cómo se consideren en el aspecto moral.

En busca de una solución, procedamos a analizar la cuestión sin anteojeras.

El impulso sexual forma parte de la condición normal de los seres humanos.

El cuerpo humano está dotados de miles y miles de terminaciones nerviosas que, acariciadas convenientemente, le otorgan sensaciones placenteras de tipo sexual. Por consiguiente, el placer erótico es elemento de la normalidad sexual, al margen de lo que alguien pueda creer respecto del sexo.

Dicho de otro modo: Lo anormal es lo que rompe el orden natural de las cosas. Como el placer sexual es parte de la naturaleza, la primera regla de la normalidad debe ser:

“En el sexo, todo lo que causa placer es normal”.

Con eso zanjamos de un golpe muchas discusiones: que si la masturbación, el coito oral, la homosexualidad, en fin. Todas son conductas normales porque responden a una voluntad de la naturaleza.

No obstante, se suscita aquí un problema. Si su mayor placer sexual lo encuentra usted violando a personas, torturándolas o matándolas, ¿estaría actuando normalmente?

DEFINITIVAMENTE NO, porque la segunda regla de la normalidad dice lo siguiente:

“Lo que causa placer es normal en el sexo, siempre y cuando no atente contra la libertad de otro o cuando signifique daño para éste.”

Por eso, los violadores son anormales, porque fuerzan física o moralmente a otros para conseguir su placer.

Y, en esta parte, no debemos mezclar las cosas.

La ley prohíbe ciertos actos de contenido sexual, pero no porque sean normales o anormales, sino porque atentan contra bienes jurídicos como son, precisamente, la libertad sexual, el orden público, la integridad corporal y otros.

Un necrofílico, que sacia sus apetitos sexuales, es castigado por profanación de cadáveres y no porque actúe anormalmente. Un exhibicionista recibe pena cuando practica su obsesión en público y altera el orden social, pero a la ley le es indiferente la cuestión de su normalidad o anormalidad.

Si estamos de acuerdo en todo ésto, observemos el otro lado de la medalla:

¿Cuándo el sexo es anormal?

En primer lugar, cuando no produce placer en quien lo practica. Una medida del placer es el orgasmo y la eyaculación. Por lo tanto, si no los hay, no hay placer y no hay normalidad del acto.

En segundo lugar, cuando por fuerzas interiores, que no podemos controlar, se practica con reducción significativa del campo de nuestra expresión sexual. Como seres humanos, tenemos un amplio horizonte de opciones sexuales. Eso es lo natural. Si tenemos una sola, quiere decir que estamos funcionando mal, anómalamente. Así, si un varón sólo consigue erección y placer únicamente cuando es sometido a una paliza previa, frente a un cadáver, viendo un mechón de cabellos o contemplando a una mujer embarazada, hay anormalidad porque su campo de expresión sexual está reducido sin que él pueda controlar la situación.

Distinto es el caso de las personas que prefieren una conducta a otra: por ejemplo, el coito a la masturbación, el coito bucal o anal al vaginal, la postura cudrúpeda a la del misionero y otras. Aquí, hay una elección libre que manifiesta una preferencia determinada y, por consiguiente, hay normalidad.

Y queda otro punto por tocar.

Albert Ellis, el famoso sexólogo norteamericano, ha enumerado los casos en que habría anormalidad sexual”

a) Cuando la actividad sexual es compulsiva.
b) Cuando es irracional y autodestructiva.
c) Cuando aparece como fetichista la mayoría de las veces.
d) Cuando es motivada por temor al fracaso.
e) Cuando se realiza por la necesidad de ser aprobado o querido.
f) Cuando se acompaña de culpa, ansiedad o desprecio de sí mismo.
g) Cuando es impulsiva y tiene lugar sin auténtica consideración de sus ventajas o desventajas.

Nosotros compartimos en general tan respetable opinión, aunque nos concordamos con el punto f).

Desgraciadamente, por influencia de la moral, en numerosas actividades sexuales la culpa y la ansiedad son inevitables. El masturbador siente más o menos culpa y ansiedad, según las actitudes que en su medio existan respecto a esa práctica; la joven que succiona el pene a su novio, tendrá un nivel alto o mediano de remordimiento, si ha estado formada en el marco de una moral rígida; la pareja que por primera vez practica el coito anal, experimentará una sensación de pecado, si le han acondicionado la mente a pensar que lo que está haciendo es un pecado.

Aquí no hay anormalidad, a menos que el remordimiento o la culpa sean de tal intensidad que alejen al individuo de la sexualidad. Lo que sí hay es una concepción equivocada respecto del sexo que la gente debe ir superando gradualmente, con lecturas adecuadas y experimentación que permitan forjar convicción racional y seria acerca de su normalidad.

Convicción que considere la fórmula que le estamos dando:

Es normal todo lo que causa placer, siempre y cuando no atente contra la libertad de otro o cuando signifique daño para éste.”

0 818
movie

En los últimos 25 años, la expresión homosexual en el cine o la creciente visibilidad de una minoría sexual a través de la pantalla, ha conocido cambios formidables.

En 1978, se estrenaba en Francia “La jaula de las locas”, de Edouard Molinaro, un éxito instantáneo que años después, en 1996, Hollywood propondría en versión local con Robin Williams en el estelar, con un éxito ya menor y una calidad más deficiente aún que la versión original.

De 1978 a nuestros días, sin embargo, todo ha cambiado. En el ámbito social e incluso en las legislaciones, la percepción de la homosexualidad apenas corresponde a los estereotipos que manejaba aquella jaula de locas y que tanto tranquilizó el ánimo de quienes quisieron desactivar la subversión de las conductas, mofándose del comportamiento de los parias sexuales, de los disidentes a pesar suyo, de los que nunca aprendieron a disimular el ángulo de sus predilecciones.

CINE-GAY

Los conservadores añoran hoy a los viejos radicales de los años setenta. El cine gay era entonces alusión a las pasiones prohibidas, a los hábitos inconfesables, era los atisbos a la periferia del exotismo sexual. Su otro amor, La consecuencia, El año de las trece lunas y Las lágrimas amargas de Petra von Kant eran, cada una a su modo, crónicas de la marginalidad, recuentos de la vida cotidiana en los territorios de lo anormal. Películas de cine club.

De esta manera, el cine gay a finales de los setenta oscilaba entre la farsa auto-denigratoria (divertir a las mayorías para acceder mínimamente a la visibilidad) y la expresión marginal, casi clandestina (ampararse en la calidad artística para acceder un poco a la credibilidad). Fassbinder, Almodóvar y Visconti eran no sólo cineastas gays, sino talentos universales. Los conservadores, los homófobos declarados o vergonzantes, tenían muy clara la línea divisoria entre lo normal y lo aborrecible.

A partir de los años ochenta y con el impulso de una liberación gay presente ya en todos los ámbitos de la creación artística, esta línea divisoria que tanto apaciguaba a las buenas conciencias comenzó a desdibujarse.
La censura comenzó a dar signos de fatiga y de inoperancia en varios países. En la Inglaterra de Margaret Thatcher, por ejemplo, surgió un cine extraño, literalmente, un cine queer, con nombres como Derek Jarman y Stephen Frears.

Temáticamente, el cine gay abría incesantemente perspectivas nuevas en toda Europa y, en no menor medida, en Estados Unidos.

Era el caso de España, con Pedro Almodóvar, por supuesto, y Eloy de la Iglesia y Ventura Pons; y el de Francia, con la revelación de André Techiné y sus Inocentes, y de Patrice Chéreau y su Hombre herido.

En Estados Unidos surgía, en los noventa, una generación de jóvenes cineastas queer, con el Gregg Araki de The living end, y el Todd Haynes de Poison, a la cabeza. A la lista habría que añadir el cine del canadiense John Greyson y sus Endebles, y muchos productos más del cine independiente.

El cine mexicano

No tendría mayor caso prolongar la lista de directores y películas gay con distribución y visibilidad muy limitada en México. Baste señalar que una de las mayores dificultades para que en México se produzca una renovación temática similar, que incluya a la expresión homosexual, ha sido precisamente la formación insuficiente de guionistas y cineastas, cuyo interés suele concentrarse en la aspiración a una excelencia formal que a menudo se desentiende de la originalidad narrativa.

En otras palabras, el cine gay pareció por largo tiempo, a los ojos de nuestros realizadores y de las escuelas que los formaban, una excentricidad escandalosa apenas digna de tomarse en cuenta. Se relegó, en lo posible, al cine de Jaime Humberto Hermosillo, el director más conspicuo de esta sensibilidad gay, y en su lugar la cartelera se llenó de sexicomedias abiertamente homófobas en las que el gay era invariablemente modisto, peluquero, pusilánime, chistoso y grotesco, o todas esas cosas a la vez.

MIL-NUBES-DE-PAZSi alguna cinta cabe retener al lado de Doña Herlinda y su hijo o de Las apariencias engañan, ambas de Hermosillo, es El lugar sin límites, de Arturo Ripstein, notable radiografía de la homofobia en el ámbito rural mexicano. Y muy recientemente los retratos urbanos y las obsesiones pasionales en los cortos y largometrajes de Julián Hernández y Roberto Fiesco. Su cinta más reciente, Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor, conquistó, en tanto película gay, un premio en el pasado festival cinematográfico de Berlín.

El México de hoy

Si en México el gay ha alcanzado una mayor visibilidad en los medios, una presencia más significativa, esto no se lo debe precisamente al cine nacional, donde ha sido casi siempre el gran rechazado. El público mexicano de cine se ha familiarizado con representaciones positivas de lo gay sólo a partir de la difusión creciente de cine extranjero con esa temática.

De igual modo, la presencia de personajes gay en las telenovelas es derivación de lo que se produce desde hace más de una década en teleseries estadounidenses o en telenovelas brasileñas, pues al parecer resulta más fácil convencer a los productores de televisión de los beneficios comerciales de una actualización temática, que a los productores de cine, renuentes todavía a romper con los tabúes sexuales.

Adiós a mi concubina, Jóvenes corazones gay, Mi camino de sueños, Fresa y chocolate, Priscilla, reina del desierto, Beautiful thing, Filadelfia, Juntos para siempre y Happy together, son sólo algunos de los títulos extranjeros que se han integrado no sólo a la vivencia de cinéfilos gay, sino a la educación sentimental de innumerables espectadores en México. Muchas de estas películas han sido también la crónica puntual y emotiva de la catástrofe del sida y de sus saldos aún inestimables.

Esas crónicas apenas existen en el cine mexicano, tan absorto en el tema de la crisis de pareja, o en explotar tres años seguidos la problemática de los niños de la calle, tan embelesado también con la comedia light y sus gratificaciones en taquilla, o en dramas sociales hoy tan retóricos y solemnes como hace treinta años.

Sucede algo paradójico: la visibilidad gay en México se da primordialmente en las calles, durante las concentraciones gay, se da en una telenovela donde los amigos defienden la opción sexual de un compañero, mientras cuestionan los prejuicios imperantes; se da en el teatro, donde en una semana pueden sucederse hasta cinco estrenos, ajenos muchas veces a un criterio de calidad, portadores sin embargo de mensajes positivos sobre la tolerancia sexual.

Recuérdese la larguísima temporada de una obra de Gonzalo Valdés Medellín: A tu intocable persona; el éxito radiofónico de Noches de Babilonia, de Tito Vasconcelos; los debates televisivos en Taller de sexualidad, del canal 11 (programa conducido primero por Verónica Ortiz, luego por Sylvia Covián); la multiplicación de publicaciones gay, la permanencia de casi dos décadas de la Semana Cultural Lésbico-Gay, el foro de diversidad sexual organizado en este mismo sitio en 1999, la magna concentración en el Zócalo en el año 2000, recuérdese todo eso y se buscará inútilmente un mínimo reflejo de esa dinámica progresista en el cine mexicano reciente.

En la década de Juntos para siempre y del film francés Las noches salvajes, cintas emblemáticas sobre el SIDA, en nuestro cine la cuestión se aborda, característicamente, es decir, a través del humorismo fácil (¡Qué chistosos son los seropositivos!) en la cinta Sólo con tu pareja, de Alejandro Cuarón, o del exceso melodramático, moralizador desde el título, Amor que mata, película de Valentín Trujillo con guión de Vicente Leñero.

Una excepción es la cinta de Gabriel Retes, Bienvenido-Welcome, pero el tema ahí es sólo tangencial. La constatación es inmediata: el cine nacional ha sido capaz de derribar últimamente los tabúes en política y religión al hablar explícitamente de la corrupción que domina en ambas esferas (La ley de Herodes y El crimen del padre Amaro), y sin embargo no se atreve aún a abordar de frente el tema de la homosexualidad, a derribar el tabú más persistente, y también el más absurdo en tiempos de globalización y mercantilización instantánea.

Basta considerar la presencia cada vez mayor de protagonistas gay en series de televisión por cable, en telenovelas brasileñas y mexicanas, en festivales de cine alternativo, en comedias estadounidenses o europeas.
Basta observar el descrédito de la homofobia, una actitud que desde hace años dejó de tener rentabilidad en taquilla, y la emergencia y persistencia de temas como las sociedades de convivencia y el matrimonio gay en las agendas políticas de tantos países, la consolidación también de un mercado gay (hombres solteros profesionistas, figura mágica del consumo garantizado), toda esta realidad cambiante, vuelve cada vez más obsoleta la renuencia de productores y realizadores para abordar el tema de la diversidad sexual.

EPÍLOGO

Los conservadores añoran hoy a los viejos radicales de los años setenta. Los militantes de Pro-vida y grupúsculos similares, membretes como la Asociación de Padres de Familia, ya no temen a los furibundos militantes de antaño, a los enemigos del orden y de la familia. La derecha siempre alegó que si los homosexuales no podían desaparecer de la faz del planeta, al menos debían adecentarse. Su máximo temor, para estas fechas, es que efectivamente hayan comenzado a hacerlo.
Muchos gays y lesbianas de las nuevas generaciones ya no se presentan como seres marginales, opositores acérrimos de la moral tradicional y del orden establecido. La salida del armario (clóset) no representa ya algo terrorífico, sino apenas un tema más de conversación.

Sus nuevos reclamos son de orden jurídico y tienen que ver con derechos inauditos para la derecha: casarse, o formar al menos una sociedad de convivencia, y eliminar todo tipo de discriminación y estigma; ya ni siquiera reclaman la visibilidad, pues esta se ha conquistado ya, y continuamente crece.

La pesadilla de muchos conservadores pareciera ser un nuevo ordenamiento de la moral pública, en el que ellos mismos se lleguen a sentir marginales. Una normalización de lo que antes parecía ser subversivo. Esta fantasía recorre la obra de varios cineastas gay contemporáneos, que confunden sus ficciones con las ficciones de las mayorías, y de igual modo sus aspiraciones de bienestar y placer, y esto será probablemente la base de las teleseries que seguirán a Queer as folk y parte de las nuevas representaciones de la homosexualidad en la televisión y en el cine. A medida que se precisan estas transformaciones a nivel mundial, es lamentable constatar el rezago de más de treinta años que en la materia sigue manifestando el cine mexicano.

0 775

Son parte de una historia, la de nuestra civilización, que se les ha perseguido por el simple hecho de no ser como mandaban los cánones sociales de la época.

Son personajes que han demostrado al mundo que la sexualidad es una parte importante de cada uno y que cada uno tiene derecho a vivirla como quiera.

Abarcan todas las épocas, todas las clases sociales y todas las profesiones, porque ser gay no es exclusividad de nadie. Muchas veces admirados y otras tantas denostados, este artículo de Personajes de la Historia quiere rendir un homenaje al valor de ser uno mismo sin importar las condiciones adversas del entorno.

Porque todos somos personajes de nuestra propia historia:

montgomery cliftMontgomery Clift
Montgomery Clift forma parte del elenco de estrellas cuya realidad estuvo marcada por el caos y los sentimientos atormentados, a pesar de no dar esa imagen delante de las cámaras. Nació el 17 de octubre de 1920 en Nebraska (Omaha).

 

Luis Cernuda Luis Cernuda 1902-1963
Su condición gay determinó todo su legado literario, puesto que la época que le tocó vivir no se caracterizó precisamente por su vocación de tolerante.

 

safoSafo
Esta poetisa, que vivió hace 2500 años, constituye el punto clave y germen originario del amor lésbico. Todo indicio aportado por los especialistas es contradictorio, de ahí procede el misterio y el magnetismo de Safo, que cantó su amor a las mujeres sin tapujo alguno, haciendo que bastantes detractores se hayan referido a ella de forma despectiva a lo largo de los siglos.

 

William ShakespeareWilliam Shakespeare
Poco se sabe sobre el creador de Hamlet. Sí se conoce su lugar de nacimiento, Stratford-upon-Avon (Inglaterra), en el año 1564. Su madre, Mary Arden, procedía de una estirpe católica y su padre, John Shakesperare, trabajaba como empleado municipal. La infancia del escritor es prácticamente desconocida hoy en día.

 

Marlene DietrichMarlene Dietrich
Marlene Dietrich nació el 27 de diciembre de 1901 en Berlín (Alemania). Cuando era niña, ya se perfilaba su natural facilidad para volar de un lado a otro de la sexualidad y se llamaba Paul a sí misma en alarde de una masculinidad femenina que no ha conseguido repetir ningún artista. Además, le gustaba la idea de parecerse más a su padre que a su madre e imitaba sus gestos todo lo que podía, siempre sin perder la esencia de la gran mujer que iba a ser en un futuro.

 

Alejandro MagnoAlejandro Magno
Alejandro nació 15 de abril de 324 antes de Cristo en Pella, Macedonia, era hijo de Filipo y Olimpia. Se le asoció con el asesinato de su padre y con su madre mantuvo una relación amor/odio muy intensa. Siempre le reprochaba que “le cobraba un alto alquiler por nueve meses de alojamiento”.

 

Chistopher MarloweChistopher Marlowe
Marlowe, es probablemente la figura literaria más infravalorada del Renacimiento, pues siempre ha permanecido a la sombra no sólo de William Shakespeare (1564-1616), sino también de otros escritores y humanistas de la época como Sir Walter Raleigh (1554-1618) o Sir Francis Bacon, barón de Verulam (1561-1626).

 

Clark GableClark Gable
William Clark Gable nació el uno de febrero de 1901 en Ohio. Con quince años, el joven Gable dejó la escuela y se mudó a Akron (Ohio), donde pasó a ejercer numerosos trabajos para poder mantenerse a sí mismo. Uno de estos trabajos le llevó a Portland (Oregon).

 

Virginia WoolfVirginia Woolf
Nació en Londres el 25 de enero de 1882; murió en Sussex el 28 de marzo de 1941. Desde pequeña padeció fiebres reumáticas y crisis nerviosas, por lo que pasó su infancia recluida en casa, donde empezó a aficionarse por la literatura que encontró en la biblioteca de su padre. Quedó huérfana de madre a los 13 años. Al morir su padre, Virginia forma, junto con sus hermanos, el círculo literario “Bloomsbury Group”, el cual reunió a escritores e historiadores de la época.

 

Paul VerlainePaul Verlaine
El líder de los simbolistas franceses, que también comulgó en sus inicios con el parnasianismo, pasó a la historia de la literatura por ser uno de los más fervientes promotores del racimo (podrido) de poetas malditos.

 

Patricia HighsmithPatricia Highsmith
Considerada “la poetisa del miedo” por Graham Greene, esta escritora de actitud y carácter sobradamente agrio y huraño, no tardó mucho tiempo e abandonar su planeta americano, donde era ásperamente rechazada por incomprendida, para asentarse definitivamente en Europa.

 

Simone BeauviorSimone Beauvior
Una mujer de inteligencia rápida. Muchas veces calificada de vertiginosa, directa, impositiva y curiosa. Simone de Beauvior, preocupada siempre por el dilema existencial junto a su compañero de vida Jean Paul Sartre, fue sin duda una de las grandes de la literatura mundial.

 

 Jean GenetJean Genet
Controvertido, mitificado y transgresor, son rasgos socorridos a la hora de enaltecer la importancia que supuso este escritor francés al mundo literario.

 

DonateloDonatelo
Donato di Nicolo Bardi, más conocido mundialmente por su diminutivo y tristemente por dar nombre a una acreditada tortuga mutante, era natural de Florencia y vivió entre 1386 y 1466.
Fue un artista puramente renacentista que echando mano de elementos de clara nomenclatura clásica, supo esculpir la personalidad del momento.

 

 Manuel PuigManuel Puig
Manuel Puig nació en General Villegas, Provincia de Buenos Aires el 28 de diciembre de 1932. En 1946 se trasladó a Buenos Aires para empezar como pupilo en la escuela secundaria. Comenzó por entonces su temprana fascinación por el cine, asistiendo regularmente a las “matinées” de cine de los domingos.

 

Janis JoplinJanis Joplin
Entre las esferas musicales supuso el aplaudido intrusismo de una muchacha blanca en el mundo del blues, con una voz tan potente que continúa plasmada en el tiempo. Janis Joplin vivió la época más contestataria a nivel social de todo el siglo XX y pasó a ser la única fémina exponente del planeta rockero y símbolo de la contracultura gestada en la década de los sesenta.

 

Frida KahloFrida Kahlo
La actualidad no deja de elevar a las cotas más altas el mito que envuelve la figura de la pintora mexicana Frida Kahlo. Hoy día es un símbolo de absoluta transgresión y parece que lo más cool para las grandes estrellas es obtener cualquiera de los autorretratos de una de las mujeres más peculiares de la historia del siglo XX.

 

James DeanJames Dean
James Dean no necesitó una carrera larga como actor para convertirse en uno de los grandes mitos del cine. Su imagen y su fugaz paso por este mundo caló tan hondo que hoy día continúa siendo imitado por infinidad de hombres.

 

NureyevNureyev
Rudolf Nureyev nació en Irkutsk, en la antigua URSS. Su preparación artística se llevó a cabo en la escuela de ballet del Teatro Kírov, en Leningrado. Con la compañía de esta institución debutó en 1955. Desde sus primeras presentaciones sobresalió por sus excepcionales condiciones artísticas, y rápidamente se convirtió en primer bailarín.

 

RavelRavel
Maurice Ravel nació el 7 de marzo de 1875 en Ciboure, cerca de Saint Jean de Luz. Estudió entre 1899 y 1905 en el conservatorio de París donde fue discípulo, entre otros, de Gabriel Fauré y de Gédalge. También conoció a Emmanuel Chabrier, a quien admiraba.

 

Juana de Arco

Juana de Arco
Conocida comúnmente como la Doncella de Orléans, se cree que Juana de Arco nació en Domremy el 6 de enero de 1412, con un destino escrito ya por el mismísimo Dios. Hija de campesinos y dedicada a tareas pastoriles, siempre fue calificada de singularmente piadosa y seria, más allá de su edad.

 

André GideAndré Gide 1869-1951
Sus obras siempre confluían en escándalo; incluso le acusaron de corromper la moral pública. Todas fueron un reflejo moral de la sociedad en que se vivía.

 

Arthur RimbaudArthur Rimbaud 1854-1891
Rimbaud yVerlaine formarían un binomio indisoluble criticado y sufrido por la esposa del segundo. Ambos compartieron una pasión perversa y degradante. Incluso se intentaron matar a tiros.

 

Chavela VargasChavela Vargas 1919…
Paseaba con Agustín Lara, vivía con los pintores Diego Rivera y Frida Kahlo y cenaba grandes dosis de tequila. “Yo he tenido que luchar para ser yo y que se me respete, y ser lesbiana para mi es un orgullo”.

 

Freddy MercuriFreddy Mercuri 1946-1991
Su enfermedad influyó en los discos que la banda editaba y sus letras hablaban de la llegada de un final que el propio Freddie presentía, pero que nadie conocía.

 

Jean CocteauJean Cocteau 1892-1963
Cocteau es como su escritura: rápido, seco, afiebrado. Nada más difícil que tomarlo como modelo para un retrato: no tiene un minuto de quietud. A pesar de su reputación y de sus éxitos, Cocteau ha declarado no ser un hombre satisfecho: “La poesía ha hecho estragos en mí”.

 

Oscar WideOscar Wide. 1854 – 1900
Queremos rendirle un merecido homenaje al dramaturgo, al poeta, al marido, al padre y sobre todo al gay que acabó sufriendo las represalias de una conservadora e hipócrita sociedad británica.

 

Sor Juana Inés de la CruzSor Juana Inés de la Cruz 1648-1695
No sólo se convirtió en la mejor poetisa de su tiempo sino que fue la primera persono que luchó con su pluma por el derecho de la mujer latinoamericana a recibir una educación.

marilyn-monroe

Su interpretación quiromántica.

La sensualidad y el erotismo, queda de manifiesto en las manos de algunas estrellas del cine, moda, televisión etc., o sea, personajes que por su actividad -profesional- su vida se ha convertido en pública.

Hemos seleccionado algunas manos que nos permiten hacer una interpretación quiromántica, misma que hemos decantado hacia la forma o manera en que viven su sexualidad. A través de las manos podemos desvelar una personalidad que en la mayoría de los casos difiere mucho de la realidad que nos quieren o desean vender.

¿Quien no ha soñado con mantener un encuentro erótico con Marilyn Monroe, Cindy Crawford, Robert Redford, Penélope Cruz, Salma Hayek, Leonardo di Caprio etc.?

Quien diga que no, miente. En el mundo real convivimos en un exceso de símbolos, muchos de ellos pueden llegar convertirse en obsesiones, algunos de ellos son materiales y otros no lo son. En ocasiones, estos llegan a confundirse con la dura y cruda realidad y cuando esto sucede, trasgreden la “normalidad” para implantarse en el plano de la ensoñación. Una vez allí, pueden llegar al grado de enajenación o enfermedad.

En otros casos se aprende a convivir con ellos y pasan a ser habitantes cotidianos de nuestros sueños más íntimos y secretos; y sólo afloran en charlas de café o bajo engañosos velos de preferencias estéticas camufladas por excelentes fotos, maravillosas películas o magistrales actuaciones y en muchos casos, trucando cuerpos, por dobles mejor hechos físicamente, que la estrella en cuestión; como es el caso del cuerpo que dobló en “Obsesión”a Catherine de Nev, o los trucajes en las fotos de las portadas de los discos de María Carey, cuando en verdad lo que estamos desando es ser el protagonista en el mundo real de “Nothing Hill”, y pasar a ser el Hugh Grant en cuestión. Lo que estamos deseando es poder conocer y por qué no, llegar a tener un encuentro que nos permita llegar a esa intimidad erótica que nos es sugerida a través del vehículo que le permite al símbolo transmitirnos esa corporeidad.

Cindy_CrawfordInfinidad de encuestas nos dicen que una de las mujeres más deseada en Estados Unidos es Cindy Crawford. Sus primeros desnudos realizados por Herb Ritts para la revista Playboy a principios de la década de los noventas, marcaron un hito en la forma de ver y entender el desnudo, pero sobre todo permitieron a muchas personas contemplar el cuerpo desnudo de la mujer más deseada de los  Estados Unidos.

Diez años más tarde el mismo fotógrafo y la misma revista publicaron  “El desnudo del millón de dólares” y pudimos revivir ese cuerpo desnudo, pero con una historia más acabada; El “sex simbol” o bien de la ex de Richard Gere, volvía con toda contundencia a las páginas de Playboy.
Pero que dicen las manos de Cindy, a primera vista, parece que dominan los dedos sobre la palma de la mano. Pero, si nos fijamos con detenimiento, tiene más peso esta última, lo que demuestra que la razón esta sometida a los sentimientos o caprichos. El dedo de Venus que se dobla sobre el centro de la palma de su mano, pone en evidencia sus miedos y su inseguridad, de hecho este es un símbolo inequívoco de temor. La línea del corazón esta bien marcada; no obstante el inicio es incierto y sinuoso.

La línea de la vida presenta un rompimiento en su inicio y no suele ser firme hasta los 23 o 25 años, lo que puede significar un cambio en el enfoque de la vida. Cuando el dedo de Mercurio se separa del resto de los dedos, como es su caso, es símbolo inequívoco de una clara tendencia a la búsqueda de independencia y de libertad.

En fin, que la vida en intimidad con Cindy puede dejar mucho que desear, de hecho sus complejos, falta de seguridad, caprichos y vanidades podrían llevarnos a pasar una aventura triste y aburrida y ese gran deseo, pasaría a ser una lamentable y frustrante realidad; Así que les dejamos con una de las fotos del millón de dólares; con esa ficción, que finalmente es más agradable, que el cuerpo que en la realidad hace posible que soñemos y que en su momento pudo llegar a ser el objeto de nuestros deseos más íntimos y secretos.

Sigourney WeaverOtro de los sueños eróticos de finales de la década de los setenta y ochentas, fue sin duda Sigourney Weaver;  el culpable de tal deseo fue sin duda la comandante “Ripley” en esa excelente entrega del primer episodio de “Alien el octavo pasajero” y su escalofriante streptease.

Ridley Scott supo mostrarnos el lado más erótico de Sigourney; sin embargo las manos de la interprete de “Alien” tienen una estructura muy alargada en donde domina con mucha fuerza la cabeza –esta línea aparece firme y bien hecha- lo que nos indica que los afectos siempre viven sojuzgados a los deseos de la parte racional.

Cuando miramos con detenimiento toda la mano, se observa que es la línea del corazón la que predomina. Tiene un inicio débil pero un final perfecto.
En cambio, la línea de la cabeza acaba debilitándose hasta perderse en el centro de la palma de la mano.
Con toda probabilidad, hacia los 32 años se produjo en ella un cambio drástico de valores. En ese punto modifico su forma de ver y de entender la vida. La debilidad de su línea de la vida es sorprendente.
Pero los aspectos negativos que se derivan de este hecho encuentran un antídoto en el empuje de la línea de Mercurio, sobre un excelente monte de la Luna, que confieren elementos positivos al contexto general de la mano.

Sigourney WeaverSu papel en “Alien” es la representación perfecta de su vida afectiva, siempre están en conflicto la cabeza y los afectos, mujer de decisiones complicadas y por lo general tomadas en el último momento; muy afectiva en los preámbulos pero ya en la cama un verdadero desastre, las dudas le pueden y es incapaz de relajarse y dejarse llevar por su parte femenina, ya que domina en exceso su parte masculina, es un verdadero conflicto en el momento de sentirse mujer y entender que la sexualidad difiere del amor y que la cabeza es muy útil, siempre y cuando la razón sirva de complemento para poder encontrar la felicidad y el amor.

En “Titanic”; Leonardo Di Caprio, tubo la oportunidad de cautivar, seducir y llegar a los corazones de más de una mujer del planeta, se le habían visto buenas formas en trabajos anteriores, pero su gran despegue fue sin duda “Titanic” a partir de este film se le conoció en todo el mundo.
Cuando nos llegó esta foto, en la cual podemos observar perfectamente todos los detalles de su mano, el primer pensamiento que nos vino a la cabeza fue “que buena mano” y por qué buena?

Leonardo_DiCaprioExcelente estructura, unos dedos armónicos y un dedo de Venus que puede ser la envidia de cualquier persona que desee sobresalir en su actividad, sea esta la que sea. Un buen dedo y Monte de Venus es la llave para acceder a todas las puertas que se nos presenten a lo largo de la vida, la decisión de abrirlas y dar el primer paso, esa es otra cuestión.

Sus líneas principales son excelentes –cabeza, corazón y vida- las tres hacen un triunvirato perfecto, serán las excelentes compañeras de viaje, con las que podemos contar en cada momento para lo que haga falta. La línea de Saturno es la única que presenta algunos altibajos aproximadamente entre los 27 y 28 años, muchos conflictos en la manera de enfocar el destino, pero se sale airoso y con buen pie de la tormenta, la línea se refuerza con intensidad a partir de los 30 años. Quizá la línea más débil, sea la de la vida, pensamos que es el resultado de ir aceptando los cambios y propuestas basándose en la cabeza, el afecto y la intuición, de allí que la vida corre sin mucho esfuerzo quedando en reserva para acciones futuras.

Con una mano así, a buen seguro que Leonardo no sólo puede llegar a ser una amante fuera de lo normal, sino un excelente compañero, una persona ideal para compartir la vida. Arriesgarse en una aventura con él, podría ser fantástico. De él depende hacer realidad los regalos que el destino ha puesto en sus manos, o bien dejarlos ir de ellas, pero si te topas con él, intenta no dejarlo escapar de tus manos.

Sin duda otra de las mujeres más deseadas de la gran pantalla es Sharon Stone, las manos de esta  actriz resultan de lo más interesantes para un quiromántico.

Sharon_StoneEl  dedo de Apolo es mayor que el Dedo de Júpiter, lo que demuestra que el mundo estético y afectivo dominan sobre el mental, quizás, por qué ella se siente sobrada a escala racional. El dedo de Venus es muy bueno, tiene una yema grande y aplanada, -en términos quirománticos recibe el sobre nombre de “paleta de pintor”- y se abre generosamente hacia fuera, con una línea de Apolo excelente, es larga, sin rompimientos pero sobre todo esta muy bien definida. Esta línea tradicionalmente es un elemento necesario para todas aquellas personas que deseen dedicarse al trabajo estético, artístico e interpretativo en cualquiera de sus diferentes disciplinas; desde un ebanista, a un arquitecto, un músico o un actor.

Su línea de Saturno aparece muy bien, a partir de los 27 años, este elemento en su línea nos marca el inicio en que se produce su despegue personal, en muchas ocasiones no coincide con el éxito profesional, ya que lo importante es haber tomado la decisión del cambio, a partir de este hecho interviene la fuerza de voluntad, ella es quien hace el resto. Lo que más nos ha sorprendido, son sus pésimas líneas de Corazón y de vida. Estas dos particularidades reflejan constantes altibajos anímicos y dificultades para hallar la puerta de acceso a la felicidad.

No obstante una aventura erótica con ella puede ser de lo más reconfortante y sensual. Por su estructura de mano creemos muy difícil que logre una estabilidad larga y duradera con una sola persona, de hecho lo que más le interesa son las relaciones cortas que no impliquen un compromiso y que le planteen la necesidad de no comprometerse.
Las cosas pueden cambiar en el momento en que se decida a ser madre, este hecho puede darle un giro a su vida en general y afectiva en particular de 180º.

Naomi_CampbellNaomi Campbell es otra de las seleccionadas para abrir esta sección. Una foto suya nos hizo imposible que pasara desapercibida para incorporarla en ella y si no juzguen ustedes mismos. Queda obvio el atrevimiento de Naomi en esta foto, pero ella no era consciente de que su desnudez poco habla de ella, mientras que su mano resulta aún más impúdica que su trasero.

A la hora de hacer una interpretación es muy importante conocer la edad; de hecho si algo nos dicen las líneas, es el tiempo en que sucedió un acontecimiento, un cambio etc..., somos lo que somos a partir de lo que hemos sido, sólo el trabajo nos lleva a donde deseamos. Un día le afirmaron a Picasso que tenía mucho talento, a lo que  respondió “ si pero te tiene que pillar trabajando”.  Las manos de Naomi revelan una personalidad muy complicada y que se puede ir a extremos insospechables e imprevisibles. Corresponden al elemento agua, su estructura es débil y presenta muchas contradicciones.

La palma domina sobre los dedos, estos son delgados y muy sinuosos, cada articulación parece un nudo, la yema de sus dedos es muy débil y en general con un color muy inestable.
Las líneas todas están rotas y la palma que las contiene resulta insuficiente; parece que las líneas desean huir de esa mano, las líneas principales tienen un inicio muy inestable, están totalmente rotas y con dificultad para reencontrar su camino.

Parece como si todo se detuviese entre los 22 y 24 años, como si en ese tiempo no hubiese vivido, o lo quisiera olvidar, que en realidad paso por ella desapercibido, como si hubiese un paréntesis y pasado al lado del olvido. Con el correr del tiempo todas las líneas de debilitan y la mano pierde consistencia.mitos

Es muy complicado intentar encontrar un punto de apoyo para buscar una salida, ya que ella misma los sabotea y cierra sus opciones para adentrarse cada vez más dentro del laberinto que ella misma ha construido.
Un rollo en la cama con un personaje así puede ser letal y romper la estabilidad del más plantado, dudamos mucho que mantenga una relación y mucho menos duradera.

Eva Herzigova cierra esta primer entrega, la chica wonderbra nos eclipso con esas fotos de promoción de un sostén mágico, pero que dicen sus manos.

Eva HerzigovaNos sorprende que tanta sensualidad y desparpajo a la hora de mostrar el físico desnudo, sea sólo una apariencia, que en verdad detrás de ese sostén o de ese bello pecho; sólo hay dudas, miedos, inseguridad, complejos y mucha mucha timidez.

Lo primero que nos sorprendió fue encontrar un monte de Venus tan débil, con una línea de la vida totalmente estrecha y rota, símbolo de inestabilidad y falta de coraje o voluntad. La línea del corazón o de los afectos es tan débil que parece inexistente, hay que fijarse muy bien para ver que se insinúa en medio de la palma, parece más una línea secundaria que una principal. La parte positiva de la mano y creemos que allí se encierra la base del “éxito” de Eva; son su monte de Luna y de Júpiter, esto le confiere una sensibilidad para proyectar a la perfección lo que imagina o desea de ella, es más una ficción que un ser real, aún en su vida privada difícilmente se encuentra en ella misma. Su vida sexual puede ir de un extremo a otro y para ella todo puede estar dentro habitual. Pero quien es  capaz de pasar desapercibido ante un el anuncio que la lanzo a la fama.

0 851
doble-moral

Seguramente hemos escuchado en diferentes religiones aquello del amor al prójimo y la importancia del respeto, cuando en realidad, al interior de las iglesias se han suscitado historias de abuso sexual, peidofilia, discriminación, asesinatos, torturas y homofobia.

Numerosos grupos conservadores fomentan la violencia, la coerción, la homofobia y la discriminación, se oponen al uso del condón y a las relaciones sexuales fuera del matrimonio, entre muchas otras cosas.

Y qué decir de la misma discriminación que se vive dentro de la comunidad LGBT, cuando rechazamos a las lesbianas, homosexuales, bisexuales, travestis y transgéneros.

Mucha gente se escandaliza al saber que alguien ve películas pornográficas o revistas con desnudos, cuando quizás lo hacen a solas o no tienen el valor de aceptar que tienen fantasías sexuales sobre algo o con alguien.

Lo importante por analizar es cómo podemos criticar o hablar mal de algo cuando realmente somos participes de lo que estamos rechazando. No hay coherencia y se predica una doble moral.

doble-moral

Es inaudito escuchar a alguien cuando habla del respeto, pero a espaldas de la persona habla mal, cuando no tiene congruencia entre lo que dice y lo que hace. ¿Cómo es posible hablar de que queremos respeto y no ser discriminados, cuando rechazamos a alguien por género, apariencia, condición social u orientación sexual?

Es terrible vivir en un mundo en donde valores importantes como la tolerancia, el respeto, el amor, la amistad y la honestidad parecen no importar a mucha gente. Así ha sucedido durante mucho tiempo.

Tan sólo por mencionar algunos ejemplos, podemos hablar de las razzias a homosexuales, las torturas, los asesinatos, la violencia psicológica física y sexual, que ha estado presente al interior de las religiones, las familias, los grupos conservadores, en el trabajo, en el entorno social.

Cada persona tiene en sus manos decidir ciertas cosas, tenemos la capacidad de razonar y de no ser partícipes de situaciones que afecten la integridad de las personas. Por supuesto que podemos decir “esto no me parece” o “no va de acuerdo conmigo”, pero ante todo hay que aprender a fomentar el diálogo, respetar las diferencias, a no tener dos caras, a no pregonar una doble moral.

¿Qué puedes hacer cuando conoces a alguien que lo que dice no es congruente con lo que hace?

Se puede tratar de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tus compañeros de trabajo, de personas que conoces.
Por un lado, las actitudes pueden doler, las acciones te pueden sacar de onda, puedes descubrir cosas que te sorprenderán. La gente puede justificar su verdad, tratar de imponer su punto de vista, te pueden mentir, te pueden hacer creer que están diciendo la verdad, que ellos no son los malos de la película, que la gente es la que está mal.

En la medida en la que no seamos participes de la violencia, de la deshonestidad, que no discriminemos, que respetemos, las cosas pueden cambiar. Se han promovido diversas leyes en donde se contempla no a la violencia y a vivir en un mundo libre de discriminación y coerción. La participación depende de cada un@ de nosotr@s.

Muchas veces da coraje ver situaciones de injusticia. Para eso también podemos denunciar la discriminación, la difamación, la violencia, el abuso de poder, ejerce tus derechos.

La moral es un arma de doble filo.

Afortunadamente, hay límites conforme a los derechos humanos, al respeto al estado laico, no permitas que la deshonestidad, la falta de respeto y la autoridad sean impuestos a tu persona.

Puedes acudir a las instituciones correspondientes, como las comisiones nacional y estatales de los derechos humanos, al Procurador Social o a tu delegación más cercana. Es importante promover la honestidad, la tolerancia, la libertad de expresión, la apertura, el respeto a los derechos humanos y sexuales, la libertad de prensa. No te dejes, acude a las instituciones correspondientes.

identidad sexual

 

“A la edad de 17 años abandoné, sin saludar, a mi casa paterna. En los siete años siguientes prácticamente no la volví a pisar. La relación con mis padres, debido a su incapacidad de comprender la homosexualidad y la incapacidad de todos nosotros de dialogar, se había vuelto un verdadero martirio que no pude soportar más.”

Con el correr del tiempo fui elaborando cierta autoestima y comprensión por la situación de mis padres. Recién ahora me encuentro en condiciones de escribir una carta, que ya debería haber escrito hace ocho años, pero en aquel entonces yo carecía de los conocimientos necesarios, de una sana autoestima y del valor para discutir respetuosamente con mis padres.
Deseo que no solamente mis padres reflexionen sobre su entendimiento del amor paternal. Sé por nuestras amistades y conocidos que nuestra familia no es la única que está en peligro de quebrarse debido al tema homosexualidad. Por esto pido a los padres, en nombre de todos los jóvenes que no pueden hablar, que tomen conocimiento de mi carta. (T.E.)

identidad sexual
“¡Me enfermaría si tuviera que vivir de otro modo!”

¡Queridos padres!
Saben que no me gusta discutir con ustedes, y que los desentendimientos entre nosotros también para mí son desgastantes y muchas veces dolorosos. Me cuesta mucho hablar con ustedes acerca de mí en forma tranquila y sensata. Por eso prefiero escribir. Es mi deseo que nos conozcamos mejor, porque yo soy su hijo y existe una unión entre nosotros, aunque en el momento les resulte difícil porque soy homosexual.

Sé que desean que funde una familia y les dé nietos, y que llegue a ser una persona decente y respetada. Las cosas serían mucho más fáciles para todos nosotros si no fuese homosexual, pero lo soy. No sería bueno para mí, y me deprimiría y enfermaría, si debiera vivir de modo distinto al que estoy viviendo. Por favor no traten de persuadirme a tener sentimientos que no tengo. Tampoco traten de que yo elimine sentimientos que poseo y que son buenos y honestos.

No puedo prometerles nietos, tampoco las personas heterosexuales desean, a veces, tener hijos o no pueden tenerlos. Pero podría encontrar a una persona que sea tan buena, respetable, honesta, digna de confianza y tierna que me permita convivir en una unión que también ustedes podrían respetar, porque es humana y honorable. No me perderían, sino, al contrario, podrían integrar otro miembro a la familia al que, tal vez, lleguen a querer. Confíen en que siempre respetaré los valores que ustedes me han transmitido.

Soy homosexual. Acéptenlo, acéptenme como soy.

Déjenme mi sexualidad, mis sentimientos, mi amor. Temo que podrían quererme menos, se podrían apartar de mí, me podrían expulsar, porque yo deseo vivir de acuerdo a mis sentimientos. No me entiendan mal, porque no los quiero presionar al imponerles algo que todavía no están en condiciones de aceptar. Solamente les pido no cerrar los ojos y escucharme. Tenemos tiempo de aproximarnos mutuamente. Deseo que nos entendamos mejor y no nos lastimemos inútilmente.

Puedo imaginarme que el tema de la homosexualidad, ahora que ustedes y nuestra familia están confrontados con él, tal vez los haga sentir muy molestos, porque les causa miedo y se sienten inseguros con él.
Veo la suciedad y el sensacionalismo en los diarios y otros medios, escucho los rumores y la charlatanería de los vecinos. Las personas saben muy poco sobre la homosexualidad, a pesar de que ya existen algunos libros que dan información objetiva y adecuada. Ustedes deberían escuchar a personas especializadas y buscar contacto con homosexuales o personas que aceptan sin problemas a otras que son distintas.

Si hay conocidos que me menosprecian secretamente, aunque no haya hecho nada malo, si no se toman el trabajo de comprender, si olvidan todo lo que había y hay de bueno en mí, entonces no pertenecen al grupo de personas que deseo que sean mis amigos. Sentiría una gran desilusión si el miedo que ustedes puedan sentir ante habladurías fuera mayor que el amor hacia mí.

“¡Es mi oportunidad de amar y llegar a ser feliz!”

Para mí la sexualidad es un campo en el que todos deberían tener su libertad personal. Yo me la tomaré, aunque por ello experimente el rechazo o aún el desprecio de algunos. Esto me lo debo a mí mismo, y, después de todo, hay unas cuantas personas que me aprecian como soy, y por lo que soy.
Ustedes no deben buscar causas por las que justamente su hijo resultó ser homosexual. Nadie tiene la idea de pensar en su necesidad de sueño o sus comidas preferidas. Pienso que aceptamos lo que nos parece normal, y nos hacemos problemas solamente por aquello en nosotros que resulta desagradable no tanto a nosotros mismos, sino a los demás. Yo mismo no sufro al ser homosexual. Es mi oportunidad de amar y ser feliz. Pero me dificultan mi vida las otras personas que se sienten molestas innecesariamente.

No me cuelgo voluntariamente un cartel al cuello y tampoco hiero por gusto no más la sensibilidad de otras personas, pero no veo nada malo en intercambiar miradas enamoradas y sensuales o de pasear por el parque, o también tenerse de la mano o darse un beso. Incluso todos hacen esto especialmente para la alegría de los espectadores. “Qué linda pareja” dice la gente. Pero al fin y al cabo siempre es lindo cuando las personas se aman, se desean y expresan esto también en palabras y gestos.
Me haría muy feliz si ustedes, mis padres, me apoyaran y ayudaran a fortalecer mi autoestima. Los pequeños pinchazos de la vida diaria me llegarían o lastimarían menos.

Naturalmente no puedo pedir nada de ustedes, así como ustedes tampoco de mí, puesto que cada uno tiene su vida propia por la que es responsable y que solamente él mismo puede vivir. Ustedes me han dado la vida y me han criado. Fue una época en que yo dependía en todo sentido de ustedes. Ustedes han cumplido en forma maravillosa la responsabilidad que habían asumido luego de engendrarme. Por esto les estoy muy agradecido. Ahora llega el tiempo en que comienza mi vida propia, independiente, controlada por mí mismo. Me gustaría hacerlos participar de ella. Pero si no debo dudar de vuestro interés y vuestro amor, entonces tampoco deben poner condiciones que yo no puedo cumplir sin mutilarme. Yo tendría que abandonarlos o morir. No me quiten la vida que algún día me han regalado, ni el derecho a la autodeterminación. No deseo ser desagradecido, y creo que no lo soy.

“Ahora comienza la etapa en que yo mismo gobierno mi vida”

Cuando yo nací ustedes alentaron determinadas ilusiones sobre mi persona. Deben tener en cuenta que esto no fue ni es justo, porque ustedes no me podían preguntar si yo deseaba cumplir con sus ilusiones, e incluso si estaba en condiciones de hacerlo. Y yo tampoco podía contestarles. Debe ser un gran desengaño para ustedes si les quito una ilusión. Conozco el dolor por ilusiones que mueren, pero también sé qué liberador y reconfortante es cuando son reemplazadas por sueños realizables. Ustedes y yo podríamos soñar y realizar juntos uno de estos sueños, del mejor modo que podamos. ¿ No les parece ?
No han hecho nada mal, ni son culpables de nada, pero tampoco son simplemente víctimas. Si les pudiere reprochar algo, sería, solamente, el hecho de que han seguido la tradición que es obligación de los hijos obedecer a sus padres y cumplir con sus expectativas. Expectativas que a su vez han sido transmitidas por sus propios padres. A través de mi propia experiencia conozco cuán tremendamente difícil resulta interrumpir la eterna cadena, la cadena que consta de preceptos y prohibiciones, de castigos en palabras y golpes, de obligación y obediencia, y del miedo a no ser suficientemente bueno y de perder aquel amor ficticio que solamente aparenta ser un amor, y que evidentemente está atado a la obediencia. Generaciones antes de nosotros han vivido según esta tradición, y seguirán viviendo de este modo generaciones futuras.

A la culpa le corresponde un delito, y al delito una víctima. No me siento dañado ni engañado por mi homosexualidad. En este sentido no tengo motivo para quejarme. También las personas heterosexuales viven desilusiones en sus amores, o provocan incomprensión o rechazo por parte de su entorno debido a su propio carácter.
En mi opinión ustedes me han dado un verdadero ejemplo de relación entre varón y mujer. A pesar de ello, soy homosexual. Mis hermanos no lo son.

No puedo detectar ninguna diferencia entre mí y otros representantes de mi sexo. Con excepción del objeto de mi deseo, tampoco soy atípico en mi comportamiento sexual. No me parece importante diferenciar psicológicamente los modos de pensar femeninos de los masculinos, puesto que no aparecen con tal pureza. Se dice que las mujeres son más sentimentales, sensibles, intuitivas, estables en sus sentimientos, pasivas en sus relaciones. Los hombres representan todo lo contrario. Yo no comparto esta opinión. Todo lo que veo como específicamente femenino o masculino, lo encuentro en mí mismo, en ustedes y en otros, indistintamente en hetero- u homosexuales, y en forma más o menos determinante de acuerdo con su sexo biológico.
Esto es una condición recomendable para que hombres y mujeres puedan entenderse y relacionarse mutuamente. En la medida en que ustedes se esfuercen en detectar y aceptar sus propios componentes correspondientes al otro sexo y sus sentimientos de íntima y cariñosa amistad hacia el propio sexo, ya no se sentirán agredidos por mi sexualidad en su femineidad y masculinidad. Ustedes están bien como son, y yo también.

Seguramente les habrán enseñado que la homosexualidad es un pecado antinatural. Esto no es cierto. Yo vivo de acuerdo con mi naturaleza y no dejo de pertenecer a Dios. No me gusta mucho expresar la siguiente comparación, pero también en el reino animal desde los helmintos hasta las hienas y los gorilas existe la homosexualidad. El concepto de “antinatural” relacionado al comportamiento animal me parece absurdo. Además no es suficiente ver la sexualidad humana solamente en relación a la procreación. También existe para expresar sentimientos que no pueden expresarse solamente en palabras, y sirve al propio placer y a la complacencia del otro. No tiene sentido si hoy en día alguien aplica el argumento medieval de la función procreativa contra la homosexualidad, puesto que mientras tanto la procreación del ser humano ha llegado a ser más bien un factor secundario del placer, y no al revés. Nadie prohibirá seriamente a mujeres y varones heterosexuales estériles el derecho a la sexualidad.

“¡Podemos aprender mucho el uno del otro!”

¡Queridos padres! Soy homosexual. Acéptenlo, acéptenme como soy. Déjenme mi sexualidad, mis sentimientos, mi amor. Y vean también todo lo demás en mí, puesto que soy una persona con muchas facetas.
No me entiendan mal: no quiero presionarlos a aceptar algo que todavía no pueden aceptar. Solamente les ruego no cerrar sus ojos y escucharme. Tenemos tiempo para aproximarnos el uno al otro. Deseo que aprendamos a comprendernos mejor y no lastimarnos innecesariamente.

Hay tanto para descubrir mutuamente, para aprender el uno del otro, para experimentar juntos y luego compartir. Soy feliz pensando en una vida cerca de ustedes.

amor-relaciones sexuales

Pocos buscan razones para disfrutar de los placeres del sexo, pero son muchas las que hacen de éste una de las actividades más beneficiosas que existen.

 Alarga la vida, alimenta la autoestima y mejora tu salud. ¿ Se puede pedir más ? Al sexo sí.

1.- Adiós a los problemas

Durante el acto se liberan hormonas que permiten la relajación muscular. Por ello, hacer el amor es uno de los mejores antídotos contra la ansiedad y el estrés que existen.

Tampoco la depresión escapa a los tentáculos del sexo. Las hormonas de la felicidad, llamadas endorfinas, aumentan la sensación de bienestar. Junto a ello la oxitocina, una sustancia que contrae el útero durante el orgasmo, promueve sentimientos de afecto combatiendo la depresión.

amor-relaciones sexuales

2.- Mejora la memoria

De nuevo el orgasmo es el responsable de este inestimable efecto. Así, éste provoca una pequeña pérdida de consciencia que dura unos segundos y que el cerebro aprovecha para descansar y recargar energías. Por ello, cuanto más descanse tu cerebro más lo notarás.

3.- Cuerpo 10

Para terminar con la celulitis y mejorar la forma física ya no es necesario sufrir en el gimnasio. Hacer el amor es uno de los mejores ejercicios que existen pues tonifica todos los músculos del cuerpo.

Además, disfrutar del sexo mejora la circulación linfática, eliminando toxinas en la zona de los muslos, y combatiendo la celulitis. Por si esto fuera poco, también favorece un aumento en la secreción de agua y aceite de las glándulas sudoríparas, con lo que se hidrata y embellece la piel.

4.- Placer suavizante

¿ Quieres una piel de terciopelo ? El secreto se encuentra en los estrógenos. Mientras hacemos el amor producimos gran cantidad de estas hormonas que aportan suavidad a la piel y brillo al cabello.

Además, el sexo ayuda a mejorar y prevenir erupciones, rojeces, manchas o cualquier otra imperfección que pueda aparecer en la piel.

5.- Descanso reparador

Si hace tiempo que no descansas cuando duermes o te cuesta conciliar el sueño, olvida cualquier remedio aburrido. Hacer el amor te ayudará a relajarte pues los cambios bioquímicos que se dan en el acto sexual provocan laxitud y eliminan cualquier tensión y ayudando a conciliar el sueño.
Si practicas algún deporte o necesitas levantarte llena de vitalidad nada mejor que hacer el amor esa noche. Verás que despertar.

6.- Inyección de autoestima

El sexo provoca una sensación de bienestar que nos hace sentirnos mejor con nosotros y nuestro cuerpo. Te sientes más atractiva y eufórica y los demás, por supuesto, te ven mejor.

¿ Resultado ? Más sexo. Lo que provoca la secreción de más cantidad de feromonas que, a su vez, atraen a los hombres. El sexo llama al sexo, pero recuerda disfrutarlo tomando todas las precauciones necesarias.

besar

7.- A pedir de boca

Besar es el complemento perfecto para el sexo. Con ello se segrega más saliva que limpia los dientes de restos de comida y disminuye el nivel de ácido en la boca. Así la dentadura queda protegida de la caries y la placa dental.
Si necesitas más razones, debes saber que besar con frecuencia mejorará el color, la forma y el volumen de tus labios.

8.- Mueve el corazón…

Hacer el amor previene los problemas del corazón ya que en el orgasmo disminuyen las plaquetas, células responsables de la coagulación. Esto supone una mayor fluidez del torrente sanguíneo y una mejor circulación.

A ello se suma las ya mencionadas endorfinas, que también ayudan a relajar las paredes de las venas y arterias reduciendo de este modo las posibilidades de sufrir un infarto. Esto significa no sólo estar mejor si no vivir más.

9.- ¿ Dolor de cabeza ?

Nunca existió una excusa más atrevida y menos fundada para eludir un encuentro sexual. Como ya se ha mencionado antes, hacer el amor aumenta el riego sanguíneo. Esta consecuencia es precisamente lo que hace que el dolor de cabeza desaparezca en favor de otras sensaciones más placenteras.

10.-Vivir, más y mejor

En resumen, y cómo se ha podido comprobar, tantos beneficios no pueden hacer otra cosa que mejorar y alargar la vida.
Está demostrado que las personas que disfrutan en su vida cotidiana de relaciones sexuales frecuentes y de su dosis de afecto diaria, viven más. ¡Compruébalo!

1 824
infidelidad-femenina

Infidelidad femenina, revolución sexual…

Sí, hoy día y después de 5000 años de haber sido pensadas y deseadas por otros, las mujeres se piensan a sí mismas desde la autonomía y, pensándose en sí mismas, construyen una identidad propia que les permite volverse, por fin, sujetos –quiero decir sujetas– de deseo. Y, por supuesto, con este acontecimiento de un devenir femenino, se instala la posibilidad de un fantástico desorden con relación a los viejos referentes de lo femenino y los viejos lugares del sujeto (tradicionalmente masculino) y el objeto (tradicionalmente femenino)… Qué le vamos a hacer… ¿Qué esto connote crisis? Por supuesto, y viva la crisis, si ella nos permite repensar los viejos juegos de poder desde una óptica de equidad y de respeto hacia esta nueva mujer sujeto que apareció recientemente en el escenario social.

Señores, en ese nuevo devenir femenino todo es inaugural, todo es para inventar con generosidad y creatividad desde una ética despojada, por fin, de valores morales. No se asusten, aun cuando entiendo que desde una perspectiva masculina, esa nueva bifurcación del pensamiento y del deseo los inquieta. Por supuesto que los inquieta… Me pongo en su pellejo, y más cuando se trata de lo que ustedes llaman la libertad sexual -cuando no el libertinaje- de las mujeres, esta libertad que no es sino la recuperación de su cuerpo, de su deseo, de su goce desde su piel, ¡qué miedo! Por supuesto, el miedo ronda, pues ahora somos dos en la cama; dos sujetos autónomos, diferentes y, sin embargo, iguales en cuanto sujetos de derecho habitados por el deseo.

infidelidad-femenina
Significa lógicamente que tenemos que aprender a negociar y a concertar abriendo así las puertas a una nueva erótica que nunca había podido ser pensada hasta ahora. Por supuesto que ahora encontramos una cantidad de hombres asustados que a la hora del amor nos dicen (a pesar del viagra): “¿Sabes qué?… Esta noche no… ¡Es que tengo un dolor de cabeza!”. Claro, están perdiendo el control de la sexualidad, el control sobre el cuerpo femenino, que ha sido el lugar por excelencia del poder masculino.

Ahora él y ella tienen que aprender poco a poco que este juego del amor es el juego más ético y serio del mundo y que sobre la piel femenina se abre un nuevo camino.

Sí, señores, hoy día una mujer puede escoger legítimamente si quiere ser madre o no, cuándo lo quiere ser y cuántas veces lo quiere ser. Porque hoy las mujeres han entendido que, antes que ser madres, son sujetos autónomos y libres y que sólo desde la libertad y la autonomía, la opción por la maternidad adquiere su verdadero sentido, su sentido de privilegio. En un país en el que 50 por ciento de los embarazos son no deseados, creo que esto es fundamental, ¿o no?.

Sí, señores, las mujeres hoy son impacientes de felicidad, ¡entiéndanlo! Sí, la infidelidad femenina se va a visibilizar, lógico. ¿Y cuál es el problema cuando hace siglos que la cultura patriarcal ha sido tan benévola con los deslices masculinos? Yo sé que hay mujeres que se enloquecen frente a esta nueva libertad, y me parece normal… La libertad embriaga. Pero dejemos el tiempo de acostumbrarnos a ella, de l’apprivoiser, de dialogar con ella, cosas que no se hacen en un cuarto de hora. Hace por lo menos dos siglos que los hombres son ciudadanos y reconocidos como seres autónomos y libres… ¿Será que nos pueden dar un tiempito para acostumbrarnos a esta recién inaugurada libertad que todavía nos aturde?

Señores, la mujer frágil, emotiva, sexualmente pasiva, dependiente, predestinada a la maternidad, al amor, a la abnegación, a la victimización, al sacrificio y al servicio a los otros de las grandes narrativas del siglo XIX, se derrumbó. Saludemos a esta nueva mujer. Saludemos a esta nueva mujer, esa mujer fuerte, vital, “sentipensante”, autónoma, erotizada, sujeto político. Estoy convencida de que el siglo XXI necesita a estas mujeres inéditas más que nunca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR