Identidad sexual

0 1166
relaciones gays lesbianas

Si la adolescencia es un período ampliamente incomprendido y difícil de enfrentar para muchos adultos, la adolescencia de una persona que ha descubierto su preferencia homosexual puede volverse un misterio imposible de descifrar.

A diferencia de lo que algunos creen, la comunidad de personas homosexuales, bisexuales y transgénero no ha crecido más de lo que ha crecido nuestra población mundial. En proporción, la preferencia u orientación sexual homosexual y bisexual, tanto femenina como masculina, se ha mantenido entre un 20 y un 30% . Por el contrario, el número de personas que, habiendo identificado una atracción hacia otros u otras de su mismo género, lo ha expresado abiertamente (o ha “salido del armario -closet-”) sí ha crecido y disminuido en promedio la edad de quien lo hace. La razón de lo anterior está vinculada a la apertura que distintos medios (especialmente los de comunicación) han tenido al tema de la homosexualidad en particular; mientras tanto, jovenes-lesbianasalrededor del mundo se habla del tema, se le estudia, se le dan espacios y se le reivindica.

Hace unos 15 años, todavía, un adolescente en descubrimiento de su homosexualidad, se hubiera sentido el único ser sobre la tierra con sentimientos similares y probablemente hubiera pasado algún tiempo antes de que éste pudiera conocer a otro chico o chica gay. Hoy en día, basta con prender la televisión o conectarse a Internet para darse cuenta de que hay un mundo de posibilidades: cafeterías, librerías, lugares de encuentro, etc. De entre éstas, destaca una de las pioneras, el primer grupo de encuentro creado para mujeres jóvenes que aman a otras mujeres:

Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas.

En un principio pareció elitista, incluso a algunos miembros de la misma comunidad, quienes no creían necesario crear espacios de convivencia y reflexión para un grupo de personas de cierta edad. Sin embargo, desde su apertura en 1996, el grupo ha seguido despertando el interés de mujeres jóvenes que se reúnen cada 15 días en el Centro Cultural de la Diversidad Sexual.

Su objetivo ha sido siempre el mismo: compartir vivencias e información sobre un mundo que sólo ellas viven y entienden bien. Sus circunstancias de vida las hacen especiales, pero también las vuelven vulnerables. La mayor parte de ellas, por ejemplo, depende económicamente de sus padres mientras terminan sus estudios; esto dificulta el que ellas puedan acercarse a su padre o madre u otros adultos y hablar de sus sentimientos, pues pende sobre ellas la amenaza de ser expulsadas de su casa o escuela o de ser agredidas física o verbalmente. Casos de estos conocidos por ellas hay muchos, muchos sin solución pacífica ni justa, pues en México, como en otros tantos países latinoamericanos, las leyes han olvidado contemplar este tipo de abusos, sobretodo para los padres con poder legal sobre sus hij@s.

Mientras tanto, las jóvenes no se han rendido. A pesar de que para muchas resulta imposible que alguien con tan pocos años conozca tan bien su sexualidad, las jóvenes que salen del closet como lesbianas o bisexuales, saben de lo que hablan. El acceso que tienen a la información sobre el tema les ha dado herramientas para derrumbar los mitos que las persiguen y para demostrar que son tan capaces de vivir vidas exitosas y felices como cualquiera. Su mayor preocupación, sin embargo, es saberse aceptadas por quienes forman parte importante de su vida, principalmente su familia.

Para muchas de ellas, la salida del closet de una hija cambia por completo sus expectativas; la mayor parte ni siquiera se había planteado la posibilidad de tener una hija homosexual. En el mejor de los casos, padres, madres e hijas trabajan en conjunto para aliviar el proceso y reforzar sus vínculos afectivos, pero no es lo más común. Algunos padres reaccionan con hostilidad y agresión, buscando “disuadir” a sus hijas de llevar una vida tan ajena a ellos y amenazan con retirarles su apoyo. Esto causa mayor sufrimiento a ambas partes, y si la hostilidad continúa (muchas chicas oyen de sus padres frases como “ya no te quiero” o “estás muerta para mi”) la vida e integridad de las jóvenes puede verse comprometida. Muchos estudios en varios países, han ya apuntado al riesgo que los jóvenes homosexuales viven cuando las puertas de su mundo se cierran: la probabilidad de que intenten suicidarse y de que tengan éxito es mayor que la de jóvenes heterosexuales; también es mayor el riesgo de involucrarse en conductas autodestructivas como la ingesta de alcohol y el consumo de drogas.

Los grupos de autoayuda buscan revertir esta hostilidad que las jóvenes encuentran sin esforzarse y crear espacios de apoyo donde puedan ser y sentirse ellas mismas, en compañía de iguales, para hacerse fuertes. En confianza, las jóvenes expresan expectativas y sueños: algunas quieren ser madres, algunas empiezan a trabajar en compañías importantes, algunas esperan tener una pareja a la que la ley otorgue los mismos derechos que a las heterosexuales, etc. Conviven en la igualdad de sentimientos y en la diversidad de opiniones y formas de ser; el pelo largo o corto, lo masculino y lo femenino, la falda o el pantalón, la ropa ajustada u holgada, todo es secundario y nada compromete su condición de mujeres que aman a otras. Tampoco su condición de jóvenes: las fiestas, los primeros amores, el cine, la música, las amistades… todo les puede interesar y ser significativo. Su mundo tan cuestionado, tan estudiado, tan comentado, tan debatido, no es para ellas un objeto de museo sino la vida cotidiana de una mujer joven, ¿qué le gustan las mujeres? Bueno, para algunas eso es sólo un rasgo de personalidad que las enorgullece y fortalece.

Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas
Centro Cultural de la Diversidad Sexual. Colima 267, 13:30 hrs, en la Ciudad de México.

Guardar

derechos-humanos

Todos los seres humanos tenemos derechos vitales que nos son inherentes e inviolables, entre ellos se hallan las prerrogativas sexuales.

Declaración de los Derechos Sexuales

La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, placer, ternura y amor.

derechos sexuales

Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos.

Y dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico, pues es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, respetados, ejercidos, promovidos y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios.

1. Derecho a la libertad sexual: establece la posibilidad de la plena expresión del potencial sexual de los individuos y excluye toda forma de coerción, explotación y abuso sexual en cualquier etapa y situación de la vida.

2. Derecho a la autonomía, a la integridad y a la seguridad sexual del cuerpo: incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual en un contexto de ética personal y social; están incluidas también la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación o violencia de cualquier tipo.

derechos sexuales3. Derecho a la privacidad sexual: legitima las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad, siempre y cuando no interfieran con los derechos sexuales de otros.

4. Derecho a la igualdad sexual: se opone a cualquier forma de discriminación relacionada con el sexo, género, preferencia sexual, edad, clase social, grupo étnico, religión o limitación física o mental.

5. Derecho al placer sexual: prerrogativa al disfrute y goce sexual (incluyendo el autoerotismo), fuente de bienestar físico, intelectual y espiritual.

6. Derecho a la expresión sexual emocional: abarca más allá del placer erótico o los actos sexuales y reconoce la facultad a manifestar la sexualidad a través de la expresión emocional y afectiva como el cariño, la ternura y el amor.

7. Derecho a la libre asociación sexual: permite la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse o de establecer cualquier otro tipo de asociación sexual responsable.

8. Derecho a la toma de decisiones reproductivas libres y responsables: comprende el derecho a decidir tener hijos o no, el número y el tiempo a transcurrir entre cada uno, y el acceso pleno a los métodos para regular la fecundidad.

9. Derecho a la información sexual basada en el conocimiento científico: demanda que la información sexual sea generada a través de procesos científicos y éticos, que sea difundida de forma apropiada y que llegue a todas las capas sociales.

10. Derecho a la educación sexual integral: solicita la impartición de la educación sexual durante toda la extensión de la vida, desde el nacimiento hasta la vejez, y exhorta a la participación de todas las instituciones sociales.

11. Derecho a la atención de la salud sexual: conlleva la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones, enfermedades y trastornos sexuales.

LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES.

identidad sexual

 

“A la edad de 17 años abandoné, sin saludar, a mi casa paterna. En los siete años siguientes prácticamente no la volví a pisar. La relación con mis padres, debido a su incapacidad de comprender la homosexualidad y la incapacidad de todos nosotros de dialogar, se había vuelto un verdadero martirio que no pude soportar más.”

Con el correr del tiempo fui elaborando cierta autoestima y comprensión por la situación de mis padres. Recién ahora me encuentro en condiciones de escribir una carta, que ya debería haber escrito hace ocho años, pero en aquel entonces yo carecía de los conocimientos necesarios, de una sana autoestima y del valor para discutir respetuosamente con mis padres.
Deseo que no solamente mis padres reflexionen sobre su entendimiento del amor paternal. Sé por nuestras amistades y conocidos que nuestra familia no es la única que está en peligro de quebrarse debido al tema homosexualidad. Por esto pido a los padres, en nombre de todos los jóvenes que no pueden hablar, que tomen conocimiento de mi carta. (T.E.)

identidad sexual
“¡Me enfermaría si tuviera que vivir de otro modo!”

¡Queridos padres!
Saben que no me gusta discutir con ustedes, y que los desentendimientos entre nosotros también para mí son desgastantes y muchas veces dolorosos. Me cuesta mucho hablar con ustedes acerca de mí en forma tranquila y sensata. Por eso prefiero escribir. Es mi deseo que nos conozcamos mejor, porque yo soy su hijo y existe una unión entre nosotros, aunque en el momento les resulte difícil porque soy homosexual.

Sé que desean que funde una familia y les dé nietos, y que llegue a ser una persona decente y respetada. Las cosas serían mucho más fáciles para todos nosotros si no fuese homosexual, pero lo soy. No sería bueno para mí, y me deprimiría y enfermaría, si debiera vivir de modo distinto al que estoy viviendo. Por favor no traten de persuadirme a tener sentimientos que no tengo. Tampoco traten de que yo elimine sentimientos que poseo y que son buenos y honestos.

No puedo prometerles nietos, tampoco las personas heterosexuales desean, a veces, tener hijos o no pueden tenerlos. Pero podría encontrar a una persona que sea tan buena, respetable, honesta, digna de confianza y tierna que me permita convivir en una unión que también ustedes podrían respetar, porque es humana y honorable. No me perderían, sino, al contrario, podrían integrar otro miembro a la familia al que, tal vez, lleguen a querer. Confíen en que siempre respetaré los valores que ustedes me han transmitido.

Soy homosexual. Acéptenlo, acéptenme como soy.

Déjenme mi sexualidad, mis sentimientos, mi amor. Temo que podrían quererme menos, se podrían apartar de mí, me podrían expulsar, porque yo deseo vivir de acuerdo a mis sentimientos. No me entiendan mal, porque no los quiero presionar al imponerles algo que todavía no están en condiciones de aceptar. Solamente les pido no cerrar los ojos y escucharme. Tenemos tiempo de aproximarnos mutuamente. Deseo que nos entendamos mejor y no nos lastimemos inútilmente.

Puedo imaginarme que el tema de la homosexualidad, ahora que ustedes y nuestra familia están confrontados con él, tal vez los haga sentir muy molestos, porque les causa miedo y se sienten inseguros con él.
Veo la suciedad y el sensacionalismo en los diarios y otros medios, escucho los rumores y la charlatanería de los vecinos. Las personas saben muy poco sobre la homosexualidad, a pesar de que ya existen algunos libros que dan información objetiva y adecuada. Ustedes deberían escuchar a personas especializadas y buscar contacto con homosexuales o personas que aceptan sin problemas a otras que son distintas.

Si hay conocidos que me menosprecian secretamente, aunque no haya hecho nada malo, si no se toman el trabajo de comprender, si olvidan todo lo que había y hay de bueno en mí, entonces no pertenecen al grupo de personas que deseo que sean mis amigos. Sentiría una gran desilusión si el miedo que ustedes puedan sentir ante habladurías fuera mayor que el amor hacia mí.

“¡Es mi oportunidad de amar y llegar a ser feliz!”

Para mí la sexualidad es un campo en el que todos deberían tener su libertad personal. Yo me la tomaré, aunque por ello experimente el rechazo o aún el desprecio de algunos. Esto me lo debo a mí mismo, y, después de todo, hay unas cuantas personas que me aprecian como soy, y por lo que soy.
Ustedes no deben buscar causas por las que justamente su hijo resultó ser homosexual. Nadie tiene la idea de pensar en su necesidad de sueño o sus comidas preferidas. Pienso que aceptamos lo que nos parece normal, y nos hacemos problemas solamente por aquello en nosotros que resulta desagradable no tanto a nosotros mismos, sino a los demás. Yo mismo no sufro al ser homosexual. Es mi oportunidad de amar y ser feliz. Pero me dificultan mi vida las otras personas que se sienten molestas innecesariamente.

No me cuelgo voluntariamente un cartel al cuello y tampoco hiero por gusto no más la sensibilidad de otras personas, pero no veo nada malo en intercambiar miradas enamoradas y sensuales o de pasear por el parque, o también tenerse de la mano o darse un beso. Incluso todos hacen esto especialmente para la alegría de los espectadores. “Qué linda pareja” dice la gente. Pero al fin y al cabo siempre es lindo cuando las personas se aman, se desean y expresan esto también en palabras y gestos.
Me haría muy feliz si ustedes, mis padres, me apoyaran y ayudaran a fortalecer mi autoestima. Los pequeños pinchazos de la vida diaria me llegarían o lastimarían menos.

Naturalmente no puedo pedir nada de ustedes, así como ustedes tampoco de mí, puesto que cada uno tiene su vida propia por la que es responsable y que solamente él mismo puede vivir. Ustedes me han dado la vida y me han criado. Fue una época en que yo dependía en todo sentido de ustedes. Ustedes han cumplido en forma maravillosa la responsabilidad que habían asumido luego de engendrarme. Por esto les estoy muy agradecido. Ahora llega el tiempo en que comienza mi vida propia, independiente, controlada por mí mismo. Me gustaría hacerlos participar de ella. Pero si no debo dudar de vuestro interés y vuestro amor, entonces tampoco deben poner condiciones que yo no puedo cumplir sin mutilarme. Yo tendría que abandonarlos o morir. No me quiten la vida que algún día me han regalado, ni el derecho a la autodeterminación. No deseo ser desagradecido, y creo que no lo soy.

“Ahora comienza la etapa en que yo mismo gobierno mi vida”

Cuando yo nací ustedes alentaron determinadas ilusiones sobre mi persona. Deben tener en cuenta que esto no fue ni es justo, porque ustedes no me podían preguntar si yo deseaba cumplir con sus ilusiones, e incluso si estaba en condiciones de hacerlo. Y yo tampoco podía contestarles. Debe ser un gran desengaño para ustedes si les quito una ilusión. Conozco el dolor por ilusiones que mueren, pero también sé qué liberador y reconfortante es cuando son reemplazadas por sueños realizables. Ustedes y yo podríamos soñar y realizar juntos uno de estos sueños, del mejor modo que podamos. ¿ No les parece ?
No han hecho nada mal, ni son culpables de nada, pero tampoco son simplemente víctimas. Si les pudiere reprochar algo, sería, solamente, el hecho de que han seguido la tradición que es obligación de los hijos obedecer a sus padres y cumplir con sus expectativas. Expectativas que a su vez han sido transmitidas por sus propios padres. A través de mi propia experiencia conozco cuán tremendamente difícil resulta interrumpir la eterna cadena, la cadena que consta de preceptos y prohibiciones, de castigos en palabras y golpes, de obligación y obediencia, y del miedo a no ser suficientemente bueno y de perder aquel amor ficticio que solamente aparenta ser un amor, y que evidentemente está atado a la obediencia. Generaciones antes de nosotros han vivido según esta tradición, y seguirán viviendo de este modo generaciones futuras.

A la culpa le corresponde un delito, y al delito una víctima. No me siento dañado ni engañado por mi homosexualidad. En este sentido no tengo motivo para quejarme. También las personas heterosexuales viven desilusiones en sus amores, o provocan incomprensión o rechazo por parte de su entorno debido a su propio carácter.
En mi opinión ustedes me han dado un verdadero ejemplo de relación entre varón y mujer. A pesar de ello, soy homosexual. Mis hermanos no lo son.

No puedo detectar ninguna diferencia entre mí y otros representantes de mi sexo. Con excepción del objeto de mi deseo, tampoco soy atípico en mi comportamiento sexual. No me parece importante diferenciar psicológicamente los modos de pensar femeninos de los masculinos, puesto que no aparecen con tal pureza. Se dice que las mujeres son más sentimentales, sensibles, intuitivas, estables en sus sentimientos, pasivas en sus relaciones. Los hombres representan todo lo contrario. Yo no comparto esta opinión. Todo lo que veo como específicamente femenino o masculino, lo encuentro en mí mismo, en ustedes y en otros, indistintamente en hetero- u homosexuales, y en forma más o menos determinante de acuerdo con su sexo biológico.
Esto es una condición recomendable para que hombres y mujeres puedan entenderse y relacionarse mutuamente. En la medida en que ustedes se esfuercen en detectar y aceptar sus propios componentes correspondientes al otro sexo y sus sentimientos de íntima y cariñosa amistad hacia el propio sexo, ya no se sentirán agredidos por mi sexualidad en su femineidad y masculinidad. Ustedes están bien como son, y yo también.

Seguramente les habrán enseñado que la homosexualidad es un pecado antinatural. Esto no es cierto. Yo vivo de acuerdo con mi naturaleza y no dejo de pertenecer a Dios. No me gusta mucho expresar la siguiente comparación, pero también en el reino animal desde los helmintos hasta las hienas y los gorilas existe la homosexualidad. El concepto de “antinatural” relacionado al comportamiento animal me parece absurdo. Además no es suficiente ver la sexualidad humana solamente en relación a la procreación. También existe para expresar sentimientos que no pueden expresarse solamente en palabras, y sirve al propio placer y a la complacencia del otro. No tiene sentido si hoy en día alguien aplica el argumento medieval de la función procreativa contra la homosexualidad, puesto que mientras tanto la procreación del ser humano ha llegado a ser más bien un factor secundario del placer, y no al revés. Nadie prohibirá seriamente a mujeres y varones heterosexuales estériles el derecho a la sexualidad.

“¡Podemos aprender mucho el uno del otro!”

¡Queridos padres! Soy homosexual. Acéptenlo, acéptenme como soy. Déjenme mi sexualidad, mis sentimientos, mi amor. Y vean también todo lo demás en mí, puesto que soy una persona con muchas facetas.
No me entiendan mal: no quiero presionarlos a aceptar algo que todavía no pueden aceptar. Solamente les ruego no cerrar sus ojos y escucharme. Tenemos tiempo para aproximarnos el uno al otro. Deseo que aprendamos a comprendernos mejor y no lastimarnos innecesariamente.

Hay tanto para descubrir mutuamente, para aprender el uno del otro, para experimentar juntos y luego compartir. Soy feliz pensando en una vida cerca de ustedes.

0 978
parejas lesbianas

Para las lesbianas es igual que para el resto, conocen a su pareja en la escuela, el trabajo, cerca de su casa, a través del Internet, en un grupo, en una discoteca o en el lugar menos inesperado.

La forma de establecer una relación de pareja es diferente para hombres y mujeres, porque influye la educación de cada persona, basada en el género, la religión, la familia, la cultura.

Desde el inicio, en una pareja lésbica hay una gran intensidad afectiva, se tiende más a la cercanía, a una gran identificación, y a la fusión. La etapa del amor en una pareja lésbica se intensifica, hay empatía y surge una gran identificación. En muchos casos puede haber una sobreprotección, que se asume como parte del interés y la etapa vital en el enamoramiento.

La identificación y la comunicación en una pareja lésbica pueden ser tan fuertes que muchas sienten una gran necesidad de estar unidas para toda la vida; incluso, algunas planean irse a vivir juntas al poco tiempo de conocerse.

parejas lesbianas
Cuando buscamos una pareja, deseamos encontrar a alguien que nos escuche, que nos ame realmente y con quien sintamos interés y atracción. Y cuando encontramos a esa persona, las emociones se intensifican. Es importante establecer una gran comunicación, igualdad, participación, sin caer en los roles de quién es quién en la relación. Hay que hablar de las necesidades y saber escuchar.

Conquista todos los días a tu pareja. No olvides los detalles y atenciones que tenías cuando se recién se conocieron, hay que alimentar día a día el amor y el interés mutuo. No hay que perder la autonomía, hay que mantener las actividades que realizaban cuando no tenían pareja, no dejar de frecuentar a l@s amigos, dedicarse tiempo para cada un@ de forma individual.

En una relación lésbica no hay que tratar de imponer el comportamiento de la otra, recuerda que son personas individuales que comparten un sentimiento, pero cada una tiene necesidades diferentes y, aunque en una primera etapa de la relación se disfruta el estar juntas, hay que conservar un espacio para cada una.

Las parejas se transforman con el paso del tiempo y muchas veces esas necesidades no habladas pueden hacer sentir que no hay amor o que se está perdiendo el interés, cuando lo que en realidad sucede es que una de ellas necesita un respiro en la relación.

Lo importante es hablar, porque surgen malentendidos, sentimientos de falta de interés y confusión. El amor que existe puede salvar la relación analizando cada una cómo se siente. Sin temor a lastimar a tu pareja por lo que sientes, comparte tus inquietudes, hay que estar al pendiente de sentimientos de indiferencia o de reformar la pareja, porque esta dinámica puede llevar a la ruptura.

En todas las parejas se dan procesos. A veces estás cerca o lejos. La luna de miel del principio dura varios meses o incluso varios años, y puede llegar a cambiar, porque una de ellas necesita recuperar su autonomía y la otra puede verlo como un abandono.

Hay que encontrar un equilibrio entre la intimidad y la autonomía, ya que de lo contrario habrá alejamiento o acercamiento, épocas de gran proximidad seguidas por periodos de distanciamiento o incluso de separación y nuevas reconciliaciones. A la larga, eso provoca cierto desgaste.

No pierdas el interés afectivo y sexual del inicio de la relación. Los detalles, la atención, la sexualidad, son importantes y se deben manifestar de manera constante. Al paso de los meses o años, el interés puede disminuir.

No esperes a que tu pareja adivine qué sientes, no pospongas tu enojo. Una relación crece cuando no ocultas lo que sientes y puede enriquecerse la comunicación si dices qué te gusta y qué no.

Haz un análisis de cuantas parejas has tenido y la experiencia que te ha dejado cada una de ellas. La primera pareja siempre es algo importante para cada lesbiana, porque es descubrir el sentimiento de identificación hacia una mujer, por supuesto que la ruptura puede ser un proceso difícil, pero te permite aprender y saber lo que quieres en una relación.

En cada relación debes estar segura que realmente es esa persona con la que quieres compartir quién eres. Es válido ser honesta con los demás y descubrir si sólo es atracción o sólo te cae bien o no es lo que buscabas. Recuerda que cada persona es diferente, no compares y da lo mejor de ti, aprende constantemente de tus acciones.

El amor no es sufrimiento, puedes evitarlo si aprendes a negociar y resolver los problemas de una forma constructiva.

De acuerdo con el libro La experiencia Homosexual, de Marina Castañeda, para que una pareja lésbica dure más, madure y mantenga una comunicación, debes mantener la individualidad, lo que significa respetar y promover la diferencia.

En esta situación, cada mujer respeta la personalidad de su compañera y la ayuda a desarrollar todo el potencial de sus individualidades. En esas circunstancias, las dos mujeres no sólo son amantes y las mejores amigas, sino que se vuelven verdaderas aliadas en la vida.

0 895
LGBT

No hay que generalizar actitudes negativas o formas de ser que no nos gustan de un sector o de una persona en particular. No fomentemos expresiones cargadas de odio, la misoginia ni la misantropía.

Seguramente has escuchado expresiones despectivas de algunos gays hacia las lesbianas y de algunas lesbianas hacia los gays.

La misoginia es el odio que los hombres sienten en general hacia las mujeres y la misantropía es el odio que sienten las mujeres hacia los hombres. Ambos términos revelan la falta de capacidad de las personas para relacionarse con alguien del sexo opuesto.

El odio y la discriminación tienen motivos específicos. Algunos hombres homosexuales odian a los travestis porque creen que su imagen se confunde con la de ellos; odian a los transexuales porque no comprenden su identidad femenina; y odian a las lesbianas por simple misoginia o porque no comprenden las prácticas sexuales que no involucran genitales masculinos.
Algunas lesbianas odian a los hombres por una lucha de poder o porque no soportan que un hombre les diga lo que tienen qué hacer.

En fin, ejemplos hay muchos. Sin embargo, fomentar el rechazo a diferentes sectores hace que vivamos un ambiente hostil, lleno de mitos. Vale la pena conocer todas las conductas y formas de pensar, te darás cuenta de que hay gente muy valiosa que puede llegar a ser una buena amistad.

relaciones gays lesbianas

Entender los diferentes procesos que vive cada quién, respetar las identidades y conocer los puntos de vista de hombres y de mujeres nos permitirá fomentar el respeto entre la diversidad sexual.

Si bien es cierto que no toda la gente puede caernos bien, no podemos generalizar que todas las lesbianas son conflictivas o que todos los homosexuales son misóginos. No debemos promover el odio hacia un sector ni la discriminación, porque se supone que luchamos contra ello.

Por supuesto que lesbianas y gays podemos convivir y fortalecer nuestras relaciones de amistad.

Entre gays y lesbianas existe un enorme aprendizaje por compartir. Alegrías, sensibilidades, tristezas, emociones, recuerdos de nuestras salidas del armario, amores, desamores, ligues, proyectos laborales, viajes y situaciones familiares son algunas de las experiencias en las que se pueden basar nuestras relaciones.

Ahora, como en cualquier amistad, habrá ciertas actitudes de deslealtad o de pérdida de confianza que será difícil perdonar, pero sería un caso particular y decisión de cada quién saber si vale la pena rescatar o no la amistad.

Hay necesidades especificas para cada sector de la diversidad sexual, por lo que es necesario entender que algunos espacios cuenten con días específicos para cada uno de los géneros. Sin embargo, la convivencia entre hombres gay y mujeres lesbianas es imprescindible para fortalecer nuestra comunidad LGBT.

Hablar con un amigo o amiga del sexo opuesto te mostrará una forma diferente de ver las cosas y, más aún, de conocer cómo vive cada quién la sexualidad, la vida en pareja, los arranques de celos, la pareja abierta, la soledad o la independencia.

Además, puedes hablar de música, moda, cine, gustos y aficiones. Es importante darte la oportunidad de establecer comunicación con lesbianas y gays por igual para no seguir fomentando los mitos acerca de que no nos llevamos bien.

Es un reto personal, pero también a nivel de comunidad LGBT, abrir diferentes canales de comunicación para establecer nuevas formas de relacionarnos, fomentar la convivencia y el respeto a las diferentes identidades y formas de ser.

Reconozcamos que gays, lesbianas, travestis, transexuales, transgéneros, bisexuales y heterosexuales tenemos diferentes historias que marcan diferencias en la forma de vivir nuestra orientación sexual, pero ello no impide que promovamos un acercamiento entre los diferentes sectores.

Encontremos el espacio adecuado para conocernos, para hablar  y para caminar juntos hacia lo que todos y todas deseamos. Una verdadera comunidad LGBT.

0 1055
sexo-lesbico

Si algo es característico de la sexualidad entre mujeres es la manera de hacer gozar y sentir plena a la pareja, y es que sin duda en la mayoría de relaciones entre mujeres la parte mejor cuidada es la sexual.

Hablar de la vagina, del clítoris, de cómo tocar los pechos de la mujer que tienes a tu lado, como hacer el sexo oral, cómo saber si le gustan o no los dildos y si le gustan como usarlos, cual es la mejor manera lograr que tu pareja (sea cual sea lo intimo o pasajero de ella) logre llegar a su clímax, son cosas que sin duda pueden pasar de ser simples y vagas preguntas teóricas a verdaderos líos en la cama.

Si bien aquí no te daremos una receta exacta que te diga al pie de la letra como conseguir el placer de tu dama por que eso simplemente es imposible, debido a que cada cuerpo es un mundo muy diferente, si tocaremos algunos puntos clave en una relación sexual.

Toquemos pues dos áreas que sin duda son placenteras y, de igual modo, delicadas, muy recurrentes en la actividad sexual, pero que pueden ser lastimadas con facilidad y crear dificultades a la hora de amar: “el clítoris y los senos”.

clitoris

Sé donde y como llegar al clítoris ¿y ahora que hago con él?

Una caricia es sin duda un buen comienzo, pero siempre tomemos en cuanta que tener el clítoris ubicado no es sinónimo de orgasmo, o a que con ello la mujer se excite al máximo de velocidad, es una pieza placentera que debes saber tocar, para no hacer sentir a tú pareja presionada u obligada a excitarse.

Intentar cómodas posiciones siempre es muy bueno así encontraran un acoplamiento sexual, con el tiempo seguro iréis descubriendo posturas, pero para empezar a acariciar el clítoris  intenta que ella este recostada boca arriba con las piernas separadas. Con esta posición y tú colocada entre sus piernas, separadas y relajadas lograrás que ambas se sientan en una situación igualada y no hay dominante y dominada.

Algo muy recomendable, por salud sexual y que los ginecólogos recomiendan, es que no hagas uso de aceites, haz uso de tú saliva como lubricante o bien un lubricante, para vagina.

Antes de llegar al clítoris, comienza con caricias en los muslos, besos suaves que vayan de los tobillos a las piernas sin llegar a la vulva, de manera que parezca agresiva, empieza con toda la mano y ve cambiando a la yema de los dedos alterna entre mano y yemas, recuerda que la piel es un receptor increíble y la mano un lugar donde las sensaciones rebasan fronteras.

Roza su piel, pero no te pares en la vulva sube al ombligo y rodeado con ternura, sigue hasta los senos, haz esto las veces que sean necesarias, luego llega al vello púbico y juega con él, haz uso de las yemas de los dedos para inquietar el pubis y los labios mayores todavía cerrados.

kamasutra-lesbico

¿Cómo saber si ella ya esta excitada?

Pues lo más común es que la espalda se arquee, y es allí cuando entra en práctica un caricia que suelen llamar “pan y mantequilla”, la cual consiste en colocar el pulgar y el índice en la zona superior de la vagina, donde se esconde el clítoris, sobre los labios menores y muévelos haciendo círculos, como si estuvieras pellizcando con suavidad, sobre la base del clítoris y ve bajando hasta el orificio vaginal, sube y baja por ambos lados manteniendo un ritmo constante.

Presta mucha atención a las señales que ella te envié puesto que partir de ellas encontrarán un ritmo, que debe ser constante, así sabrás qué caricias y qué grados de presión prefiere.

De cualquier manera procura siempre ser suave, y NO tocar directamente el glande del clítoris, si ella quiere más presión tomara tú mano y la guiará en lugar e intensidad.

No obstante busca, de acuerdo a lo que ella te permita y pida variantes de erotismo, de lo contrario tu relación puede tornarse monótona y morir, sexualmente.

Tras el clítoris, cómo saber si esta lista para una penetración.

sexo mujeresPues si ella esta preparada para una estimulación de carácter más directo ella y su lenguaje corporal te lo harán saber, señales usuales son el que su apertura de piernas será más amplia y buscará que tú mano llegue hasta su vulva.

En este momento, emplea una técnica que no la lastime como es el colocar dos dedos en la vagina y uno en el clítoris, que de preferencia sea este el pulgar, al estar dentro de su vagina curvea los dedos en el interior y mantelos de este modo.

Durante esto, procura que el pulgar este dando suaves giros en la base del clítoris, cuando ella este a punto de llegar a tener un orgasmo alterna los círculos con suaves movimientos de arriba hacia abajo.

¿Cómo acariciar su pecho sin lastimarla?

Desde que estas en la pubertad algo que parece imantado en la mujeres es el busto y es que es bien sabido por todo e mundo que es un área erógena muy eficaz, pero sin duda no es lo mismo lo que puedes hacer en un faje que lo que puedes hacer al tener el consentimiento pleno de tu pareja y más aún durante el acto sexual como tal.

Frotar, lamer, acariciar, rozar, mordisquear y succionar suavemente

Si bien el pecho es un área erógena, los pezones son el por qué es una zona tan sensible, ellos y sus aureolas detectan de manera muy detallada los movimientos que a ellos lleguen, si esto te parece poco, toma en cuanta que acariciados convenientemente pueden transformarse en un orgasmo muy gratificante.

Así como lo lees, sin penetrar, ni tocar la vagina como muchas piensan que es necesario puedes obtener una satisfacción reciproca, aunque tomemos en cuenta que como lo he mencionado al principio cada persona es distinta así que en ocasiones puede no llegarse a un orgasmo a través de los pechos.

El tamaño del pecho no influye en las caricias

Un mito muy común y despectivo es creer que el que el pecho sea pequeño prominente, es un factor clave en la excitación, de igual modo no por el tamaño dejes que tus deseos te cieguen.

Los senos grande o pequeños son sensibles, así que no llegues a estrujarlos, y apachurrarlos como si fueran una bola de plastilina, puesto que esto sin duda podría lastimar a tu chica.

Grábate que el tamaño de la copa, no es un indicador de sensibilidad, así que siempre se sutil, da besitos a todo el pecho antes de llegar a los pezones, de esta manera le darás a tu pareja la confianza de decirte que le agrada y que no.

La mayoría trata con mayor cuidado a quienes tienen un pecho pequeño, pero que quede claro que el receptor de sensibilidad es la piel y los nervios que se concentran en los pezones NO es la grasa acumulada del pecho.

El clítoris y los senos, amigos íntimos

Cuando tienes una relación sexual sin duda notas que tú cuerpo esta alta y finamente relacionado y que en ocasiones un beso te mueve hasta la planta de los pies, ahora has notado que sucede entre tu clítoris y tus senos; si te acarician el pecho… pro qué se presenta ese hormigueo en el clítoris.

Lo anterior se debe a que los pezones forman parte de la intrincada red neuronal del clítoris, si consigues estimular la red completa tu pareja llegará al orgasmo con mucha más facilidad, así es el cuerpo y sus diferentes áreas erógenas pueden ser un timbre que le abra la puerta al “tan complejo” orgasmo.

Para esto toma muy en cuenta que el tocar, acariciar o morder, lo que ambas decidan es algo que debe ser excitante tanto para quien lo hace como para quien lo recibe, nunca bajo ninguna circunstancia te sientas presionada por producir placer pues esto se nota y puede apagar la flama sexual.

Para el placer en vez de pensar “debo excitarla” presta atención a cosas tan simples como su respiración, su corazón que siempre serán honestos y te dirán que tan bien o mal vas.

El acto sexual es de dos, así que siempre hay que alternar las caricias o encontrar una cómoda posición, para hacerlo mutuamente esto sin duda siempre es muy excitante.

Cómo debo acariciar sus senos sin lastimar

senos pechosAlgo muy básico es tomar su pecho con ambas manos y acariciarlos suavemente, con la palma de la mano, y deslizar los dedos sobre y alrededor de los pezones para erectarlos, y poder jugar con ellos, tómalos con los dedos índice y el pulgar y frótalos suavemente.

Hay quienes gustan que los tires suavemente y cada ves mas intensamente, otras prefieren oprimirlos o hundirlos en su aureola, suaves pellizcos, que los retuerzas o quizá leves mordidas (a esto se le llama caricia dental, piensa que no se trata de lastimar) seguidas de suaves succiones.

Lo que te expongo son solo algunas generalidades pues las reglas y técnicas las pone cada pareja en su cama, el qué y el cómo nunca es algo estándar y mucho menos automático es algo muy personal.

Nunca te concentres solo en uno de los senos, puesto que debes hacer equilibrada la cantidad y calidad de caricias, besos y lamidas que des en todo el cuerpo.

Lo que no debes hacer

Nunca te concentres en el dar placer, eso es algo nato que no debe ser un factor de tensión en tu mente, habrá veces en las que llegues o no al orgasmo, llegar o no es lo de menos lo importante es que ambas se llenen de placer.

No llegues directo a penetrar, o atacar los senos o pezones, porque esto muchas veces puede ser como agresivo a tu pareja, algo básico es el preámbulo sexual, este es la llave a una rica relación sexual.

Si te sientes cansada, no prometas lo que no lograrás siempre ofrece lo que tú cuerpo pueda dar, es muy frustrante para las parejas excitarse demasiado y tener que dormirse así, ponte en el lugar de la otra.

Goza y haz gozar al mismo tiempo, hacer el amor no es como esperar tu turno en la fila, es un juego alternado que se goza mejor si se hace a la par.

1 926
sexualidad entre mujeres

“Miii destino es el que yooo decido, el que yooooo elijo para mííííí…

A quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga, yo soy así, así seguiré, nunca cambiare…”

LESBIANISMOSeguro que alguna vez has escuchado esta frase de una canción que canta especialmente el público LGBT y con la que se identifica al querer expresar: “Así soy, tengo derecho a ser”. El ser tú tiene que ver con un cúmulo de experiencias que te definen como eres; y esas características te hacen ser una persona única e irrepetible.

A lo largo de la vida te dirán cómo hay que ser, cómo comportarte y cómo expresarte.

Todo esto proviene de lo que escuchas de tu familia, de tus amigos, de tus compañeros de escuela, del trabajo y de cualquier ámbito social, religioso o cultural.

Debes construir tu propia forma de ser, tu visión del mundo y de ti mism@. El cómo te quieren ver los demás o cómo quisieran que fueras es algo que causa en muchas personas una terrible angustia y puede llevarte a ser quién no eres, con tal de darle gusto a quien no te acepta como eres o como quieres ser.

No permitas que alguien trate de hacerte sentir mal o que trate de imponer su punto de vista en tu vida, lo que le funciona alguien no quiere decir que te funcione a ti.

Es más, la imposición puede estar relacionada con los prejuicios y con una doble moral de quienes no reconocen que vivimos en un mundo diverso y que tod@s tenemos derecho a expresarnos, a ser y existir.

Defiende tu orientación sexual, tienes derecho a que respeten tus decisiones, a ejercer tu sexualidad, a expresarte y vivir de la forma que elijas.

Di lo que piensas, lo que sientes; haz que respeten tu vida, tu derecho a tener una pareja o no, a elegir una profesión, a ejercer tu sexualidad, a expresarte. No permitas que te encasillen.

L@s homofóbic@s atacan la diversidad sexual sin conocer el tema, se basan en mitos y prejuicios; pretenden imponer su punto de vista y su realidad. Pero quienes nos asumimos con nuestra orientación sexual no podemos darle gusto a la gente, aunque sea de la familia.

relaciones lesbicas

Además, quienes no tienen una vida propia se la pasan cuestionando la forma de ser de los demás. Sin embargo, cada quién toma el rumbo de su vida: hay quiénes tienen pareja, hay quiénes no; hay quiénes desean ejercer la paternidad o la maternidad; hay quienes se ponen tatuajes.

En fin, tod@s tenemos una vida y debemos hacer que se respeten nuestras decisiones.

Aunque no debemos confundir el derecho a ser con actitudes de violencia o de falta de respeto. Construye dentro de ti un ser humano fuerte, capaz de resolver las presiones externas.

En la vida nos enseñan a aceptar o a rechazar, depende de ti el construir el respeto a ser diferente, a buscar la felicidad dentro de ti, a decirle al mundo “Así soy feliz y no puedo ser como tú. Tengo el mismo derecho que tú a ser diferente”.

A veces, pasamos la vida complaciendo a las personas que nos rodean, y adaptándonos a la imagen que tienen de nosotr@s. Dentro de nosotr@s siempre hay una voz que nos recuerda, si la escuchamos, quiénes somos y qué es lo correcto para nosotr@s.

Eres parte de un mundo diverso, lucha por tus ideales, se tú, que no te presionen psicológicamente. No permitas que te hagan sentir mal, tienes derecho a ser feliz. Eres un ser humano con derecho a vivir tu sexualidad de manera libre, segura y responsable, sin discriminación, coerción, ni violencia.

Tienes derecho a amar, a construir tu propia familia, a participar en la vida social, política y cultural de tu comunidad, a trabajar, a divertirte, a ser reconocid@ por tus capacidades, sin que te veas obligad@ a esconder tu orientación sexual, así como a hablar de tu orientación sexual.

Ejerce tu derecho a existir, a prepararte, a fortalecerte día a día. Defender tu derecho a ser implica un esfuerzo extra, si se trata de tu orientación sexual, porque te confronta con tu propia decisión de salir al mundo respetando tu identidad, e implica lidiar cotidianamente con el prejuicio social, familiar, pero sea cual sea tu identidad, tu orientación sexual, tu condición social, económica o cultural.

0 2115
pareja-lesbiana

Ante la eterna pregunta de qué hacen dos mujeres en la cama, la respuesta es muy amplia  para las lesbianas, a pesar de todos los mitos y estigmas que se manejan en la sociedad.

Las lesbianas disfrutamos al compartir nuestra sexualidad con otra mujer de una forma intensa, apasionada, romántica.

El cómo tener una relación sexual no es algo que se haya descubierto en un libro, en un artículo o en grupos de apoyo.

Cada una de nosotras se guía por el contacto físico y el erotismo, hasta descubrir que la sexualidad entre lesbianas es una experiencia placentera y en nada se compara a una relación heterosexual.

Actualmente podemos encontrar mucha literatura sobre las necesidades de las lesbianas y de cómo poder disfrutar de una relación sexual. Claro, a muchas les llena de miedo la primera vez porque no saben qué hacer. Lo importante es la comunicación y que seas honesta con lo que estás sintiendo. Si expresas qué te gusta y qué no, la relación será mas placentera.
CARICIAS-BESOS-MUJERES
El cómo te sentirás en una relación sexual varía en cada caso. Depende de muchas situaciones: si es tu primera vez, si es con tu pareja, con tu ex, con una amiga, con una desconocida, si es con dos chicas a la vez, etcétera.

De besos, caricias y algo más

Algunas lesbianas necesariamente tienen que estar enamoradas para tener una relación sexual, otras disfrutan de su sexualidad con alguien que simplemente les gusta, sin que haya una relación de pareja de por medio.

Sobre los tiempos para detectar el momento indicado de hacerlo, muchas esperan un buen lapso antes de tener una relación sexual, pero el momento debe ser mutuo. Es bueno iniciar un contacto preliminar que consista en abrazos, besos y caricias, sin olvidar el erotismo, ya que nuestro cuerpo está lleno de zonas erógenas. Descubre con tu pareja dónde te gusta que te acaricie y te bese.

Abrazar es una sensación maravillosa. Hay que relajarse y aprender a establecer este contacto físico; un abrazo puede proyectar confianza.

Besar: hay distintas formas de hacerlo. Tú pones el ritmo. Hay besos suaves intensos, rozando los labios, un beso puede ser un indicador de cómo te sientes con alguien.

Aprende a conocerte. El cuerpo está lleno de puntos sensibles, hay muchas zonas erógenas: el cuello, los oídos, la espalda, la cintura.

Una relación sexual te lleva a alcanzar uno o más orgasmos. Hay quienes requieren más tiempo para alcanzar un orgasmo, es cuestión de comunicación, no te preocupes, ni te presiones. Comunicación ante todo. Dile a la persona con la que estás cómo te gusta que te toque y descubrirán juntas una forma más fácil de alcanzar orgasmos, pero recuerda que cada quien tiene su tiempo.

Trata al orgasmo como una parte más del sexo en lugar del principio y el fin de todas las cosas.

masturbaciónEs importante que conozcas tu cuerpo y lo valores. La masturbación ofrece una forma positiva de conocer tu cuerpo, de quererte, de descargar tensiones. No todas las lesbianas sin pareja se masturban, pero hay algunas que, teniendo pareja, lo realizan de vez en cuando.

El cunilingüis es la forma más frecuente para producir orgasmos, incluso más que la penetración, aunque algunas lesbianas ni siquiera practican el sexo oral. Es cuestión de gustos.

De acuerdo con el libro Manual del Sexo Lésbico, que puedes adquirir en la librería El Armario Abierto, la mejor amante es la que te acepta y disfruta contigo tal como eres, no como ella cree que debieras ser. La ayuda de una sexóloga ayuda para cualquier problema sexual que dificulte tu relación de pareja.

No esperes que inmediatamente te guste todo lo que sientes y ves. Date tiempo para superar los tabúes del pasado, conoce tu cuerpo, conócela, familiarízate con tus genitales. Todo ello te ayudara a disfrutar más de tu sexualidad.

Disfruta de tus fantasías, te ayudarán a imaginar una situación que te produce excitación sexual. Habla de tus deseos. Permítete con tu pareja un masaje, un baño juntas, una noche romántica, apasionada, disfruta tu sexualidad.

El deseo sexual depende muchas veces del nivel de autoestima, menstruación, salud, energía, compromisos externos y si están o no enamoradas. La frecuencia de las relaciones sexuales es algo que se va determinando en una pareja, las veces que lo hagan por semana o por mes es aceptable y tiene su justificación.

Cuando los deseos de la pareja no coinciden con los tuyos, hay que tener claro que ninguna de las dos tiene la culpa. Ni ella tiene adicción al sexo ni tú eres frígida o viceversa. Habla sobre tus miedos e inhibiciones, sobre el estrés, los problemas o si pasa algo en tu relación de pareja que no te permite disfrutar plenamente una relación sexual.

amor-mujeresDeja que tu sexualidad se exprese en todos sus ámbitos. Busca el lugar adecuado, tranquilo, seguro, prepara una noche romántica, una cena, una música agradable, estos aspectos previos a una relación ayudan a relajar el ambiente.

Cuídate, porque existen infecciones de transmisión sexual y como lesbianas no estamos exentas de ellas. Existen dedales, guantes de látex, cuadros de látex para sexo oral, lubricantes, infórmate sobre métodos de sexo seguro y protegido entre lesbianas.

Rompe con esa inhibición de hablar de estos temas, que no te dé cosa hablar con tu pareja o amigas. Existen diferentes condonerías donde puedes encontrar materiales de sexo protegido, en un ambiente cordial y respetuoso.

Hay que mantener el interés sexual en una relación, la comunicación, los detalles. No debes perder ese encanto que surge en las parejas, hay que conservar día a día los pequeños detalles, cuidar tu cuerpo, tu salud, ir al ginecólogo, protegerte.

Nadie debe obligarte a una relación sexual sin tu consentimiento, ni a presionarte a que hagas algo que no te guste. Evita tener una relación sexual bajo el efecto del alcohol o de algún estupefaciente. La comunicación en una relación sexual es importante, habla con tus amigas, con tu pareja, sobre tus gustos o posiciones, hay que aprender a hablar de la sexualidad, romper mitos y tabúes.

0 848
discriminacion-sexo

Los Derechos de los Homosexuales

La ONU y la UE han establecido principios internacionales respecto de la homosexualidad, vinculantes para sus estados miembros. Este el caso de los Principios de Yogyakarta, que extienden explícitamente la Declaración Universal de los Derechos Humanos a las personas homosexuales, bisexuales, transexuales y transgénero, cuyos derechos ya estaban incluidos implícitamente en el artículo segundo de la mencionada Declaración Universal bajo los genéricos «o de cualquier otra índole» y «o cualquier otra condición»:

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

  • Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea

– Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual.

– Se garantizan el derecho a contraer matrimonio y el derecho a fundar una familia según las leyes nacionales que regulen su ejercicio.

derechos-libertades

Los derechos que reclamam los homosexuales son los mismos derechos que tienen los heterosexuales.

  • Tenemos derecho a la vida, a la libertad y a la igualdad.
  • Tenemos derecho ser respetados.
  • Tenemos derecho a relacionarnos con otras personas iguales que nosotros, sin ser censurados por ello.
  • Si un beso entre heterosexuales no es un crimen, un beso entre dos personas del mismo sexo TAMPOCO lo es. Si los heterosexuales pueden andar tomados de la mano por la calle sin ser mal vistos, los homosexuales también tenemos el mismo derecho.
  • Tenemos derecho a establecer relaciones de pareja. Si los heterosexuales contraen matrimonio para establecer un hogar, amarse y apoyarse mutuamente y formar una familia, los homosexuales debemos tener ese mismo derecho.

Para nosotros, encontrarnos con el ser amado es una experiencia muy dura:

Mientras los heterosexuales se relacionan libremente entre ellos desde los 11 ó 12 años, cuando un niño muestra signos de ser homosexual es atacado socialmente y tratado por “especialistas” como un “caso”.

Mientras los heterosexuales comienzan su vida sexual entre los 15 y los 17 años, en el caso de los homosexuales esto ocurre mucho más tarde en el homosexual promedio, entre los 18 y los 21 años.

Mientras los heterosexuales se expresan afecto con caricias y besos sin que eso sea mal visto, un beso o una caricia entre dos personas del mismo sexo es duramente atacado socialmente y penalizado como un acto criminal por las “autoridades”. Sobran las historias de homosexuales que han sido apresados y humillados sólo por un beso.

Mientras los heterosexuales cuentan con variedad de lugares (hoteles, moteles, y otros sitios públicos) existen muy pocos de estos sitios donde se admitan parejas del mismo sexo. En la práctica en muchos países se nos obliga a “escondernos” para amarnos.

Ser homosexual NO es:

Estar enfermo. La homosexualidad dejó de ser considerada una enfermedad mental en 1972. Es lamentable que hoy en día, 26 años después, aún hayan personas cuyos prejuicios e ignorancia los mantengan en la opinión de que los homosexuales somos enfermos

Ser un pervertido. La ignorancia popular atribuye a los homosexuales un carácter libertino y promiscuo. La evidencia estadística muestra que los homosexuales tendemos a ser algo menos estables en nuestras relaciones que los heterosexuales. Esto es así porque los homosexuales carecemos de las instituciones que soportan la estabilidad de pareja entre los heterosexuales: el matrimonio, por una parte, y los hijos por otra. En la medida en que el matrimonio homosexual se legalice y en que ser homosexual deje de ser un demérito para poder adoptar niños, la pareja homosexual será más y más duradera.

homosexualesSer una amenaza para la sociedad. Es un mito que nos ofende mucho aquello de que la homosexualidad “se pega”. Ninguno de nosotros se empeña en convertir en gays a los que no lo son. Un gran amigo mío dice: “si te dan a escoger entre enamorarte de un straight y que te saquen una muela sin anestesia, elige lo segundo, es menos doloroso”. Ninguno de nosotros está exento de enamorarse de alguien que no sea homosexual, y cuando eso ocurre, es exactamente igual que cuando un straight se enamora de una mujer que no le corresponde en el sentimiento. Tampoco es cierto que los homosexuales acosemos a los niños para seducirlos, la paidofilia es una disfunción sexual que se presenta con más frecuencia entre los heterosexuales que entre los homosexuales.

Acoso. Tampoco es cierto que los homosexuales acosemos a los niños para seducirlos, la paidofilia es una disfunción sexual que se presenta con más frecuencia entre los heterosexuales que entre los homosexuales.

Acostarse con cualquier hombre que esté dispuesto a ello. Los homosexuales somos tan exigentes o aún más que los heterosexuales en la elección de pareja. Aparte de la atracción mutua, en la conformación de parejas homosexuales intervienen los mismos mapas mentales que en las parejas heterosexuales. Algunos factores que se consideran son el estatus socioeconómico, el comprtir actividades o intereses y estar en el mismo grupo etario.

Ser una loca, ser pato o ser afeminado. La mayoría de los homosexuales son personas que se visten, hablan y actúan tan masculinamente como cualquier heterosexual. Si bien es cierto que hay homosexuales que además son afeminados, también hay heterosexuales que lo son.

Ser exhibicionista, bullanguero y grotesco. Las imágenes de algunas manifestaciones pro-homosexuales en diversas partes del mundo han creado la falsa idea de que somos gente indecente, que sale a la calle vistiendo unas tangas y agitando banderas arcoiris. La realidad es que somos gente pudorosa y decente como cualquier otro. Asistimos a nuestros trabajos vestidos de acuerdo a nuestras funciones. Algunos somos elegantes, otros somos informales… ¡igual que la gente heterosexual!

Ser homosexual SI es:

Ser una persona normal, con una vida norma, con padres, hermanos y familias como cualquier otro, que siente alegría y tristeza como todos, que “ama, ríe, llora y sueña” igual que los demás. La única diferencia palpable en la conducta de los homosexuales es que amamos y nos sentimos atraídos por personas de nuestro mismo sexo.

0 916
homosexualidad

Sin duda alguna, de todas las alternativas de la orientación del deseo, la más polémica ha sido la homosexualidad.

Muchas son las teorías que han tratado de dar una explicación al origen de la homosexualidad, tratando a esta como una enfermedad.

La homosexualidad ha existido siempre, y ha tenido tiempo para estar admitida, reconocida y castigada. Hasta hace no mucho (1974) estuvo incluida dentro de los manuales de los trastornos mentales, ha sido considerada una enfermedad, ha sido prohibida y perseguida.

la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó en la práctica desde el 1 de enero de 1993 la homosexualidad de su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

A una pareja formada por un hombre y una mujer les mantiene vivos la comunicación, el respeto, la intimidad, el compromiso, y lo manifiestan con cariño, con sonrisas, con ternura, con caricias, con besos, y a través de todo ello buscan placer, satisfacción entendimiento, complicidad, afectividad, etc. Exactamente igual que una pareja formada por dos hombres o por dos mujeres.

Aunque que la pareja homosexual no puede procrear, está demostrado que dos padres del mismo sexo pueden criar a los niños igual o mejor que lo harían dos padres de diferentes sexos.

La homosexualidad es una opción sexual más que no está relacionada con ningún rasgo físico -tono de voz, gestos, constitución física, forma de andar-, ni psicológico -ser más o menos tímido, sensible, creativo-, ni papel social -hacer o no tareas domésticas, preferir un determinado deporte o desempeñar una determinada profesión-.

Debemos aceptar y respetar que cada persona decida como vivir su sexualidad, y como expresar su AMOR.

lesbianas

¿Cómo se da una persona cuenta de que es homosexual?

Algunos investigadores indican que la especificación de la orientación del deseo suele ocurrir en la adolescencia, es cuando comenzamos a sentir atracción por otras persona. Sin embargo, una persona no se da cuenta de la noche a la mañana que su orientación es homosexual, sino que, por norma general, se pasa por un proceso.

Lo primero que aprecia es que se siente diferente, probablemente porque está desinteresado/a por las personas de diferente sexo (que es lo frecuente en nuestra sociedad), y posteriormente reconoce que se siente atraída por personas de su mismo sexo.

Tras reconocer que su orientación es homosexual, se pasa a la fase de aceptación de la identidad, pudiendo pasar años entre una fase y otra. En esta fase la persona se siente cómoda, se siente bien, e incluso “orgullosa” de ser homosexual. Un paso difícil es el descubrir a los demás su orientación, siendo especialmente crítico el momento de comunicarlo a los padres.

Prácticas homosexuales

Aunque para muchos heterosexuales sus prácticas suelen ser algo misterioso, lo cierto es que sólo se diferencian en que en los homosexuales el coito pene-vaginal no se da. En estudios se ha podido ver que los homosexuales están mas relajados y se involucran más en el juego previo que los heterosexuales.

Las lesbianas tienden a abrazarse y a dar mayor importancia al contacto corporal que al contacto genital y al orgasmo. Sus prácticas más comunes son: masturbación mutua, sexo oral genital (cunnilingus) y tribadismo (una mujer encima de otra, realizando movimientos pélvicos, estimulándose así el clítoris y la vulva).

En las practicas de homosexuales aparecen los besos, contactos oro-genital, coito anal y estimulación genital mutua.
Se piensa erróneamente que los homosexuales mantienen un rol fijo en sus relaciones sexuales: pasivo, activo o mixto. En realidad su rol varía de un momento a otro, o de una pareja a otra. Por lo que es muy difícil apreciar cuál es el pasivo o activo de una pareja.

Los estilos de vida de las lesbianas son menos extravagantes que los de homosexuales y promiscuos. Tienen menos presión social. Se mantienen más tiempo con pareja estable debido a que ellas no buscan en sus parejas la simple atracción, como es más frecuente en los homosexuales. Para ellas es más importante la relación afectiva que la sexual. Por lo que aun alcanzando unos grandes niveles de excitación sexual, es común que muchas parejas de lesbianas dejen de mantener relaciones sexuales a los tres o cuatro años de relación.

Patrones por Bell y Weinberg

Un importante estudio de Bell y Weinberg, identificó seis tipos de vida homosexual:

HOMOSEXUALES EN PAREJA CERRADA

Relación de características semejantes a un matrimonio heterosexual, donde hay un alto grado de compromiso y fidelidad. Están satisfechos con su orientación sexual y están integrados en la sociedad. Esta relación es más común entre las lesbianas.

HOMOSEXUALES CON PAREJA ABIERTA

Viven una relación de pareja, pero esto no les priva de buscar otras relaciones con un interés sexual. Su vida sexual es intensa, pero no están tan satisfechos como los que tienen una pareja cerrada. Estas relaciones son más típicas de los gays.

HOMOSEXUALES FUNCIONALES

No están emparejados, tienen muchos compañeros de alcoba y están satisfechos con su orientación. Suelen ser jóvenes y tienen mayor número de altercados y discusiones, que los anteriores.

HOMOSEXUALES DISFUNCIONALES

No están satisfechos con su condición. Tienen problemas para aceptar su homosexualidad, suelen buscar ayuda psicológica, para hacer frente a los problemas que les atormentan.

ASEXUALES

Tienen poca actividad tanto social como sexual, son reservados y disfrutan viviendo en soledad.

HOMOSEXUALES CASADOS

Mantienen una doble vida; por una parte un matrimonio heterosexual y al otro lado sus deseos homosexuales, todo ello provoca que sientan culpa, generando ansiedad. Todo les causa tanta tensión y sufrimiento que acaban por acudir a un profesional.

0 885
identidad-sexual

¿Qué orientación sexual tengo?

Nuestra orientación sexual es hacia quien nos sentimos atraídos. No es una opción que tomamos.

  • Tu puedes ser bisexual: atraído por personas de ambos sexos.
  • Tu puedes ser heterosexual: atraído por personas del otro sexo.
  • Tu puedes ser homosexual (a menudo llamado lesbiana o gay) y ser atraído por personas de tu mismo sexo.

orientacion-sexual

Para muchos jóvenes, explorar su sexualidad con alguno de su mismo sexo es una parte natural de crecer. Estos sentimientos normales continuarían a través de su vida adulta. Si estas luchando con preguntas sobre tu orientación sexual, asegurate de hablar con un adulto de confianza.

Muchas personas piensan que algunas actividades sexuales son sólo para personas heterosexuales, y otras sólo para lesbianas y gays. La verdad es que todas las personas, indiferentemente de su orientación sexual, pueden hacer todas las cosas en el terreno sexual.

La diferencia es que los gays y lesbianas tienen estas actividades con personas del mismo sexo que ellos. Las personas bisexuales tienen estas actividades con personas de cualquier sexo. Las personas heterosexuales tienen estas actividades con personas del sexo opuesto.

¿Qué es la orientación sexual, u orientación del deseo?

La orientación, tendencia o inclinación sexual es un patrón de atracción sexual, erótica, emocional o amorosa a determinado grupo de personas definidas por su sexo.

¡Cuidado! Estamos hablando de vivencias, ¡no de conductas! Por ejemplo, una persona no es más o menos homosexual porque tenga más relaciones con gente del mismo sexo, sino porque se viva a sí mismo de esta manera. Tener un sueño, una fantasía o una aventura con alguien no cambia nuestro deseo.

La Abstinencia como opción sexual

Algunas personas sienten deseo sexual pero escogen no ser sexual con nadie. No hay nada de malo en eso. La opción no ser sexual con nadie es llamada abstinencia sexual. Esto puede pasar cuando no te sientas listo a mantener relaciones sexuales con alguien. La Abstinencia es una posible opción.

Puedes dar y recibir placer sin intercambio sexual o sexo genital. Tu puedes elegir expresar tus sentimientos sexuales como coquetear, bailar, o dar un masaje a tu compañero.
¡Tener una relación sexual no te hace un adulto! De hecho, después de un período de tiempo hay muchos adultos que eligen la abstinencia. Recuerda, la opción de abstenerse es una elección individual más y no hay que avergonzarse de lo que uno elige.

0 893
identidad-sexual

Cambio de sexo: Razones

En estos individuos se observa una persistente insatisfacción con su sexo, desean abandonar los caracteres de su sexo, para adoptar los del otro.
Existe un convencimiento a temprana edad de que su cuerpo, no correlaciona con su mente. Esta contradicción genera en el individuo problemas psicológicos y una gran desazón. En ocasiones se le proporciona al sujeto tratamiento psicológico. Y otras muchas se le trata con hormonas y/o quirúrgicamente.

cambio-sexoPreparación

Antes de plantearse la cirugía hay que valorar la preparación que tiene el individuo para acomodarse a su nuevo sexo.

Si el paciente no está seguro del paso que va dar o se le ve incapaz de afrontar las presiones sociales a las que será sometido no se sigue con la idea de la intervención.

Se le enseña antes de la operación a adoptar comportamientos, gestos, habla y conductas propias del sexo que quiere adoptar. Ser hombre y mujer incluye también estos aspectos que muchos transexuales no conocen, y van por el mundo como caricaturas del sexo que quieren adoptar.

La cirugía se pospone un año o dos hasta que el paciente ha aprendido a adoptar el rol del que será su sexo en el futuro.

En la siguiente etapa se les administran hormonas:

  • A los hombres estrógenos; estos provocan un aumento de las mamas, el crecimiento del pelo en el cuero cabelludo suele ser más rápido y su textura más blanda. La barba suele requerir depilación eléctrica. La piel se vuelve mas tersa y menos musculosa. La grasa comienza a distribuirse siguiendo los cánones femeninos. Con los estrogenos se reduce la frecuencia de erecciones.
  • A la mujer se le administra testosterona, aumentando el peso corporal y la masa muscular. Aumenta el vello facial, la voz se vuelve mas grave, inhibe la menstruación y aumenta el tamaño del clítoris.

Postoperatorio

Pasar por quirófano en el varón significa aumento de las mamas, amputación del pene y testículos, construyendo una vagina artificial.

Para las mujeres significa ser mastectomizadas e histerectomizadas, intentando una faloplastia. Esto ultimo consistiría en colocar un pene artificial, mediante una sonda confeccionada a partir de piel del abdomen o la vagina. Este proceso es muy complicado y aunque se ha intentado que mediante un artilugio mecánico insertado en el pene, se consigan erecciones, lo cierto es que no es posible la eyaculación ni las sensaciones táctiles. Por lo que muchas mujeres prefieren la extirpación de los ovarios, la terapia hormonal, la mastectomia, histerectomia.

En la actualidad estas operaciones parecen ser un éxito, sacando óptimos resultados. Pero el mayor problema después de la operación es el reajuste psicológico, un gran numero de pacientes que estaban convencidos de necesitar este cambio, es incapaz de adaptarse a la nueva vida que se les plantea después de la operación.

Todo tratamiento para cambiar de sexo tiene su precio, el tratamiento hormonal al que se ven siempre sometidos, provoca en los hombres:

  • Alteraciones en la circulación sanguínea.
  • Alteración en los estados del ánimo.

En la mujer

  • Acné
  • Retención de líquidos.

0 1012
parafilias

¿Qué son las parafilias?

El término parafilia ha dejado de definir las prácticas sexuales que se separan de la “normalidad” para referirse a las que, por sus connotaciones conflictivas, suponen un problema para quien las practica o para quien las sufre.

parafiliasLos primeros investigadores que, a finales del siglo XIX, estudiaron las parafilias, les dieron la denominación de perversiones sexuales. Posteriormente, esta expresión fue sustituida por la de parafilias porque perversiones tenía una connotación peyorativa y denotaba cierta condena moral.

Actualmente, se consideran parafilias aquellas prácticas que implican impulsos, fantasías o comportamientos insólitos; además, y esto es un rasgo característico, estos impulsos se convierten en el único medio para conseguir la excitación sexual y adquieren un carácter compulsivo que afectan la vida familiar y social del individuo. En algunos casos, este impulso sexual se puede traducir en la comisión de delitos (pederastia, abusos sexuales, …).

El aspecto compulsivo y unívoco es importante, y es lo que las distingue de las prácticas que puedan adoptar de forma esporádica parejas “convencionales” para romper la rutina de su vida sexual.

Para determinar qué es o qué no es una parafilia, el contexto cultural y la evolución de la mentalidad son valores determinantes. Así, prácticas que en la actualidad son aceptadas por la casi totalidad de la sociedad – como la masturbación o la homosexualidad, por ejemplo – eran consideradas en el siglo XIX como desviaciones o hechos delictivos.

Clasificación de las parafilias

La clasificación que más éxito ha tenido es la que, por su contenido, divide a las parafilias en cinco sectores:

1) por distorsiones de la conducta de galanteo.

Ejemplos: exhibicionismo (conseguir la excitación a través de la exhibición los genitales en público), frottismo (conseguir la excitación a través del frotamiento de los genitales de un desconocido en un espacio público).

2) por el contenido agresivo.

Ejemplos: sadismo (conseguir la excitación infligiendo dolor a la pareja), simforofilia (lograr la excitación a través de catástrofes o situaciones traumáticas, como un accidente de coche), hipoxifilia (excitación a través de la falta de aire producida por estrangulamiento).

3) tipo fetichista.

travestismoVehicular todo el imaginario sexual a través de un objeto mitificado, como las botas, un tipo de ropa, los objetos punzantes, etc.

4) desarreglos en la elección de la pareja.

Ejemplos: paidofilia (lograr la excitación sólo a través de una relación sexual con niños), necrofilia (atracción sexual incontenible hacia los cadáveres).

5) cambios en la propia imagen sexual.

Ejemplos: travestismo (necesidad de vestirse como el otro sexo durante el acto sexual), infantilismo (adoptar la actitud y la imagen de un niño durante la relación sexual).

Su origen

Respecto al origen de las parafilias, la teoría más extendida es la del sexólogo neozelandés John Money. Money sitúa en la infancia el periodo de gestación de las parafilias. Durante los primeros 18 meses de vida, el niño construye su esquema corporal y empieza a desarrollar un imaginario propio que se completa a los ocho años. Las experiencias de esta época son determinantes para la conducta sexual posterior.

En este aspecto, muchos niños que han sido maltratados y que han sufrido violaciones o tortura psicológica, reproducen esta actitud cuando son adultos a través de conductas pedófilas. Una educación restrictiva y represora, también genera impulsos parafílicos.

0 980
opciones-sexuales

¿Todas las personas somos bixesuales?

El término bisexual se aplica vulgarmente a aquellas personas que tienen relaciones sexuales con los dos sexos. La bisexualidad es una elección. Se presta a mistificaciones porque no “encaja” con los estándares conocidos y más aceptados socialmente como la heterosexualidad, u homosexualidad.

Según algunos especialistas, la bisexualidad es vivida por todas las personas de acuerdo con sus necesidades, libertades e instintos. Esto permanece oculto en las experiencias de cada uno. Sólo algunas personas buscan un acercamiento a ambos sexos en algún momento de la vida sea por curiosidad o por otro motivo. El rol sexual recién se delinea y predomina durante la pubertad. Es en esta etapa de la vida que el ser humano define su objetivo, rol o comportamiento sexual en la adultez.

Sigmund Freud aseguró que
“todos en potencia éramos bisexuales”.

¿Cómo es un bisexual?

No existe ningún rasgo físico, cultural o social que los distinga de los demás. Hay distintos factores responsables, culturales, sociológicos o biológicos. La bisexualidad no implica la renuncia al propio sexo, ni la negación del rol que posee como hombre o como mujer. Es un mecanismo psicológico en el que predomina la confusión y se entrelazan los sentimientos, el supuesto amor y la búsqueda de nuevas experiencias.

Existen muchos casos de matrimonios, padres y madres de familia que, ante la necesidad de experimentar, se hacen adictos a la bisexualidad; aunque conservan este tipo de prácticas en el mas absoluto secreto. Generalmente, aquellos que tienen su familia formada, con hijos y una pareja a quien aman, no conciben que sus aventuras conformen el mundo de la infidelidad.

¿Todas las personas pueden ser bisexuales?

La mayoría de las personas ha fantaseado con un “menage a trois” pero ser bisexual va más allá de un sueño erótico. El ser bisexual implica los mismos problemas que ser gay, además de ser juzgados por los dos grupos (homosexuales y heterosexuales) Los bisexuales a veces son personas que se debaten entre ser gays o “straights” (heterosexuales).

bisexualidad

Según algunos especialistas la mayoría de las personas serían bisexuales si no fuera por la represión, el asco, la condena social y la negación. Cuando se es bisexual se tiene una propia definición del asunto. Una de ellas es que no existe género cuando hay una verdadera atracción, sin importar hacia qué lado sea, aunque a veces la indefinición sea sólo la salida más fácil para declararse gay o lesbiana. Una de las teorías más comunes que usan los bisexuales es que se sienten atraídos por los hombres y por las mujeres .

Diferencias entre la bixesualidad y la homosexualidad

El bisexual no reniega de su condición de hombre o mujer y esconden sus prácticas para no afectar su faceta heterosexual. Existen algunas diferencias en el caso de los homosexuales. El homosexual reniega de su condición de mujer u hombre. Tienen un sólo tipo de sexualidad y es con personas del mismo sexo; la relación heterosexual no les interesa. En la mayoría de los casos, tienden a decir su condición; al contrario de lo que hacen los bisexuales. Dicen los especialistas que muchos homosexuales se jactan de bisexuales, intentando así, una especie de justificación para sus tendencias homosexuales. ¿Cuáles son las causas?
Los sexólogos coinciden en que es una consecuencia de insatisfacción.

¿Por qué la heterosexualidad no le da a la persona lo que espera del sexo en cuanto a placer y gozo?

Una de las razones posibles por las cuales la heterosexualidad no le da a la persona lo que espera del sexo es que podría ser la homosexualidad latente que quedó en algunos contactos sexuales durante la adolescencia con alguien del mismo sexo, tanto en el hombre como en la mujer. Estas tendencias desaparecen durante un tiempo, justo en el cual las personas, por ejemplo, forman una familia. Pero el deseo puede llegar a resurgir, ya sea por conflictos internos, problemas de pareja, insatisfacción o simplemente porque se ha enfriado la relación de vínculo entre ellos.

Bisexualidad en el hombre y la mujer

Se dice que la bisexualidad se da más en el hombre que en la mujer. La mayoría de estos planteos son realizados con una tendencia feminista o machista. Si bien es cierto que la mujer tiene menos inhibiciones al besar a otra mujer -incluso en los labios-, en alabar las piernas, o busto de otra o simplemente de tocarse. Pero la bisexualidad se da en ambos sexos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR