Disfunciones sexuales

1 1534
pareja-novios-amor

ORGASMO PREMATURO

Es un problema sexual que junto a la falta de excitación son problemas conocidos por la población. Pero… ¿sabemos bien qué son?, ¿conocemos sus consecuencias?, ¿tienen solución?.

El orgasmo prematuro también se denomina eyaculación precoz consiste en que el hombre eyacula antes de que él quiera y ante una estimulación sexual mínima.

pareja-novios-amor

En jóvenes

Es habitual que se dé este fenómeno en personas jóvenes, ya que su inexperiencia en temas sexuales suele conllevar nerviosismo y porque los niveles de tensión suelen ser mayores en una primera relación.

En adultos

También se puede producir en personas adultas, cuando se mantiene por primera vez una relación sexual con una persona concreta

Cuándo es un problema

Entederemos el orgasmo prematuro como un problema, cuando una persona tiene, habitualmente, orgasmos apenas ha iniciado el contacto sexual con su pareja habitual.

Consejos para mejorar

  • En primer lugar, es esencial no hacer del problema un drama, ya que la obsesión con el tema, sólo consigue agravar la situación.
  • Procurar no pensar en las anteriores relaciones sexuales fallidas por esta causa.
  • No culpabilizarse, ni reprocharse nada. Tener un orgasmo prematuro no significa que la persona sea menos masculina.
  • Cuando se ve que la eyaculación va a ser inminente, puede ser útil ralentizar los movimientos, abandonar por unos momentos la actividad sexual y/o presionar con los dedos la punta del glande hasta que baje el nivel de excitación.
  • Consulte con un especialista.

Guardar

Guardar

0 1199

¿Qué término se le da a este dolor?

Se define dispareunia al dolor que se produce durante o después del realizar el acto sexual. Su origen es tanto físico como psicológico, pudiendo ser diversas las causas dentro de estos dos campos y siendo relacionada muy a menudo con el vaginismo.

La dispareunia hace referencia al dolor que se sufre en los genitales durante el coito. El dolor puede implicar sensaciones de ardor, quemazón o simplemente desagrado, variando en intensidad y localización de una mujer a otra, aunque, en menor número, los hombres también pueden padecerlo.

Muchas mujeres han experimentado en alguna ocasión dolor o molestias durante una relación sexual, es algo que entra dentro de la normalidad, cuando son las primeras veces, cuando se ha cambiado de pareja, o en determinadas posturas. La alarma salta cuando el dolor se hace frecuente y las molestias son continuas.

Origen físico de las dolencias

En más de la mitad de las ocasiones, la dispareunia tiene su origen en motivos psicológicos como malas experiencias anteriores o una primera relación traumática. Las causas físicas pueden provenir de deformaciones, infecciones vaginales o vaginitis, irritaciones causadas por sprays higiénicos o cremas anticonceptivas. Las enfermedades de la vejiga como la cistitis también puede ser el origen del dolor.

Otras causas pueden ser: una presión vigorosa sobre una uretra sensible durante el coito, penetración inapropiada, inflamación de las glándulas sudoríferas labiales, irritación secundaria al uso de preservativos de mala calidad o con lubricación inadecuada.

Origen psicológico

Una educación restrictiva o una falta de información, ansiedad, miedo al embarazo, a perder la virginidad o a contraer enfermedades, junto con alguna vivencia de violencia sexual, pueden ser también factores que causen esta dolencia. Otras causas pueden tener su origen en una insuficiente estimulación, falta de lubrificación o males personales tan de moda como la ansiedad o la depresión. Aunque la causa psicológica más frecuente es el vaginismo.

El dolor de ellos

El término dispareunia proviene del griego, dys significa algo malo o difícil y pareunos tumbado al lado. Los hombres también pueden sufrir dolores debidos sobre todo a una extrema sensibilidad del glande, por alguna lesión, falta de higiene, fimosis, estrechez uretral, sin olvidar los factores psicosomáticos.

Pese a ser poco frecuente, los hombres pueden sufrir dolor durante la eyaculación bien en los testículos o en los órganos internos. El dolor durante el coito es habitualmente indicativo de una causa física, como una fimosis parcial, una infección local o un desgarro en el frenillo.

Efectos secundarios

Las relaciones sexuales dolorosas representan una de las alteraciones sexuales más perturbadoras. Una relación sexual que a parte de insatisfacción provoca dolor, aleja mucho a una persona de afrontar sus relaciones con ánimo o excitación, inclinándose a evitarla y a tener un concepto negativo del sexo y todo lo que conlleva.

Sufrir dispareunia implica no obtener placer ni sensaciones orgásmicas, tampoco sensibilidad genital específica, lo que hace desagradable y repulsivo el coito. Si la enfermedad se sufre después de una vida sexual sana, además de no lograr satisfacción, se tiene una excesiva sensibilidad al tacto de forma muy dolorosa. El miedo al coito, induce a un miedo a ser abandonada por la pareja, con la cual no se disfruta, se crea cierto pánico al órgano sexual masculino en especial y al sexo en general.

Soluciones

Existen formas para contrarrestar la dispareunia. Los ginecólogos serán los encargados de practicar una intervención quirúrgica si la causa es biológica, pero si es psicológica se da un exhaustivo tratamiento a través de terapias constantes reflejando el acto sexual y cómo lo ve la paciente. Dentro de las disfunciones sexuales femeninas, la dispareunia se presenta como una de las más traumáticas y dolorosas.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

0 1053
falta-de-deseo-sexual

Desorden de deseo sexual hipoactivo. Hipo- significa falta o deficiencia.

La falta de deseo sexual que le causa a la mujer ansiedad o angustia personal:

Esto incluye una deficiencia persistente o recurrente o ausencia de fantasías o pensamientos sexuales, o falta de interés en la actividad sexual. Como una subcategoría, incluye el desorden de aversión sexual. El desorden de deseo sexual hipoactivo puede ser el resultado de factores químicos (como medicamentos,) factores emocionales (como la depresión,) o menopausia (natural o quirúrgica.) El desorden de aversión sexual es la evasiva completa al coito o relaciones sexuales. También se clasifica como un desorden fóbico que puede ser el resultado del abuso físico o sexual o trauma infantil.

Desorden de excitación sexual:

La incapacidad para lograr o mantener la lubricación, hinchazón genital adecuada, u otra respuesta somática [somática con relación al cuerpo, no a la mente,] como la sensibilidad de los pezones. Los desórdenes de excitación incluyen la falta de lubricación vaginal; disminución de la hinchazón clitoridiana o labial; o la falta de alargamiento, dilatación, y excitación vaginales. Aunque estas condiciones pueden ser causadas por factores psicológicos, como la depresión, pueden también tener una base orgánica, como flujo disminuido de sangre vaginal o clitoridiana. Algunas mujeres con problemas de función sexual de base orgánica, comprensiblemente desarrollan problemas psicológicos que también deben ser tratados.

falta-de-deseo-sexual

Desorden orgásmico:

La dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo después de suficiente estímulo y excitación sexuales. El desorden orgásmico también incluye cualquier dificultad o retardo en alcanzar el orgasmo que causa ansiedad o angustia personal a la mujer. La calidad del orgasmo también puede disminuir. Algunas mujeres con desorden orgásmico describen sus orgasmos como “apagados,” particularmente si han tenido los orgasmos fuertes en el pasado. Al desorden orgásmico más a menudo se le da la categoría de primario, significando que la mujer nunca ha logrado el orgasmo, o secundario, significando que ella ya no puede lograrlo debido a la cirugía, deficiencias hormonales, golpes o heridas. El desorden orgásmico primario puede ser causado por trauma emocional o abuso sexual, pero muchos factores orgánicos, como los medicamentos o daños a los nervios pelvianos durante la cirugía, también pueden contribuir al problema. La clitoridectomía, o remoción del clítoris, como se practica en algunas culturas en África, Medio Oriente, y Asia, parecería ser una causa natural de esta categoría de trastorno.

Desórdenes de dolor sexual:

Éstos incluyen la dispareunia que es un dolor genital recurrente o persistente asociado con el coito. La dispareunia puede desarrollarse como resultado de problemas orgánicos, como las infecciones vaginales o el adelgazamiento del recubrimiento vaginal durante la menopausia, o siguiendo a algún procedimiento quirúrgico vaginal o vulvar. También puede ser de base psicológica o puede reflejar un problema de relación u otro conflicto emocional. La mayoría de las veces, como con la mayoría de los desórdenes, es una combinación de factores fisiológicos y psicológicos. Otro desorden de dolor sexual es el vaginismo, o espasmos de los músculos involuntarios del tercio más bajo de la vagina que interfiere o evita la penetración vaginal. El vaginismo normalmente se desarrolla como una respuesta condicionada a la penetración dolorosa, pero también puede ser debido a problemas emocionales o de relación. El panel identificó una tercera subcategoría de dolor sexual, el dolor genital inducido por el estímulo sexual sin coito. Este es un dolor que aparece con cualquier tipo de estímulo sexual diferente al coito. Aunque el estímulo sexual dispara el dolor, la causa primaria del dolor puede incluir las infecciones vaginales, la mutilación genital primaria o la vestibulitis, una inflamación repetitiva y sensación ardiente alrededor de la apertura de la vagina.

Las Posibles Causas.

Si usted no sabe la causa, no es probable que encuentre una solución. Debajo se abrevian descripciones de condiciones orgánicas y psicológicas conocidas que pueden influir sobre la satisfacción sexual.

Cirugía o golpe pelviano: Los médicos tienen un conocimiento muy limitado de la situación y recorrido de los nervios y de los vasos sanguíneos que atraviesan la pelvis femenina en su camino a la vagina y vulva. Simplemente no saben qué áreas evitar al realizar cirugías en este área. Como resultado, las respuestas y sensaciones sexuales de la mujer pueden verse afectadas por cirugías tales como la histerectomía, embolización uterina, y episiotomía. Además, las lesiones a la vagina durante el parto pueden causarle daño a la vagina, y daño nervioso y vascular a la vagina y clítoris. El daño a los vasos sanguíneos puede afectar la sensibilidad clitoridiana, labial, y vaginal de la mujer y su habilidad de experimentar excitación sexual y lubricación y como resultado el orgasmo. La remoción del útero y cérvix puede alterar los orgasmos de la mujer, particularmente si ella experimenta “orgasmos pelvianos.” Las fracturas pelvianas y otras lesiones por montar también pueden afectar los órganos pelvianos y genitales, su sangre y suministros nerviosos.

Problemas Vasculares o de circulación: El flujo de sangre a través de los órganos pelvianos y genitales es un componente de mucha importancia en la respuesta sexual femenina. Afecta directamente la capacidad de la mujer de experimentar excitación, lubricación, y congestión, y como resultado el orgasmo. Si usted restringe o corta este flujo de sangre, las respuestas sexuales de la mujer probablemente se dañarán. A continuación están las enfermedades y hábitos que pueden afectar el flujo de sangre pelviana.

Enfermedad coronaria: Estamos frecuentemente informadas por los medios de comunicación sobre los riesgos de la enfermedad coronaria. Un aspecto de esta enfermedad que no mencionan es que la misma placa que se forma en las arterias del corazón se forma en las arterias de la pelvis. Esto puede restringir el flujo de sangre a los órganos pelvianos y genitales. También puede conducir al engrosamiento de las paredes y al achicamiento efectivo de los vasos dentro de los músculos de la vagina y los tejidos de los músculos lisos del clítoris. Esto puede llevar a una falta de lubricación y puede doler durante el juego previo al sexo y coito.

Presión alta: Los efectos de la presión alta en la sexualidad femenina en la actualidad no se comprenden totalmente. Lo que se sabe es que la presión alta puede dañar los vasos sanguíneos lo que lleva a un riesgo aumentado de las enfermedades coronarias descriptas anteriormente. Los medicamentos usados para su tratamiento también pueden afectar directamente la respuesta sexual femenina.

Fumar: Mientras que todos nosotros estamos al tanto del daño que fumar puede hacer a nuestros cuerpos, pocos esperarían que afecte nuestra sexualidad. Fumar causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos. Esto puede afectar el flujo de la sangre a los órganos pelvianos. Las toxinas de los cigarrillos también pueden dañar las paredes de las arterias conduciendo a la enfermedad coronaria.

Montar en bicicleta: El uso de asientos estrechos puede producir daño a los vasos sanguíneos y nervios que llevan al clítoris. Esto puede producir el entumecimiento clitoridiano, que al principio simplemente es temporal pero puede hacerse permanente. Las mujeres, y los hombres, sólo deben usar asientos de bicicleta anchos.

Problemas Hormonales: El nivel de estrógeno y testosterona en el cuerpo de la mujer puede tener un efecto significativo en su sexualidad. Algunas de las condiciones hormonales comunes que contribuyen a la insatisfacción sexual femenina se dan a continuación.

Menopausia: La disminución en la producción de estrógeno que ocurre durante la menopausia puede producir los llamados calores, sequedad o irritación vaginal, incontinencia, adelgazamiento o pérdida de elasticidad de la piel, cambios de humor, y depresión. Una disminución correspondiente en las hormonas andrógenas como la testosterona puede producir una reducción de la fuerza muscular, apetito, energía, memoria, deseo sexual, y capacidad de respuesta. La testosterona parece ser el principal controlador del deseo sexual.

Desórdenes endocrinos: Las glándulas endocrinas se extienden a lo largo de todo el cuerpo y son las responsables de controlar las funciones internas del cuerpo produciendo numerosas hormonas. Las enfermedades y dolencias que afectan tales glándulas como la pituitaria, el hipotálamo, las tiroides, y las adrenales pueden tener un efecto significativo en la sexualidad de la mujer. La producción de algunas hormonas se controla por hormonas así que una reacción en cadena de eventos puede llevar a la insatisfacción sexual.

Deficiencias hormonales post-parto: Mientras que una pérdida de libido a corto término siguiendo al embarazo y parto es normal, no debe durar durante años. Cuando una mujer está amamantando, su cuerpo produce el oxitocina y prolactina que suprimen la producción de testosterona. Como resultado, las mujeres que amamantan pueden experimentar una disminución del deseo sexual en tanto ellas den pecho. (Aún los beneficios de amamantar pesan mucho más que los efectos negativos.) Las mujeres que no amamantan, y otras después de hacerlo, también pueden experimentar una disminución crónica en el deseo sexual y éste puede ser el resultado de una disminución o ausencia total de testosterona. La razón por la cual cesa de producirse testosterona es desconocida.

problemas-de-relacion

Problemas de relación: El estado de la relación sexual de una pareja frecuentemente es un indicador directo del estado de toda su relación. Si la pareja tiene dificultades sexuales, esas dificultades usualmente tienen un impacto negativo sobre toda su relación, y viceversa. Si la relación está en problemas no hay forma de tratamiento que involucre solamente a la mujer resolviendo las dificultades sexuales. Si la insatisfacción sexual de la mujer es el resultado de dificultades sexuales o falta de habilidades sexuales de su pareja, tratarla solamente a ella muy probablemente termine en fracaso. Si la pareja confía uno en el otro y tiene buena comunicación, es improbable la aparición de la insatisfacción sexual. Algunas parejas tienen problemas en aceptar los cambios naturales que sufre su relación con el paso del tiempo. Muchas relaciones comienzan como resultado del encantamiento mutuo intenso y que a menudo es acompañado por pasión sexual. Una vez que la novedad de la relación se ha desgastado la relación se vuelve más tierna y menos excitante. Si la pareja tiene buenas habilidades de comunicación y hay confianza y respeto mutuo la relación sobrevive a la transición, la pareja descubre el amor. Si la persona espera mantener esa intensidad emocional y física a lo largo de la relación a menudo se encuentra yendo de una relación a la siguiente. Muchas parejas tienen falsas expectativas sobre cómo debe ser su vida sexual, ignorando todas las otras cosas que han cambiado en la relación. Por ejemplo, tener hijos requerirá cambiar la relación sexual de la pareja. Una relación sana es esencial para el sexo agradable. El amor no es una cualidad esencial de una relación sexual sana, pero sí lo son el respeto y la confianza mutuos, y la habilidad de comunicarse efectivamente. Desafortunadamente, la sociedad es culpable por tanta desconfianza que existe entre los sexos.

Problemas Neurológicos: Cualquier condición orgánica que afecte el sistema nervioso puede tener un impacto importante en la función sexual de la persona.

Lesiones de la médula espinal: La parálisis produce a menudo un deterioro sexual significativo pero no la muerte del deseo sexual. Las mujeres pueden experimentar una pérdida de sensibilidad genital y no poder experimentar el orgasmo, siguiendo a una lesión espinal. Sin embargo nuevas investigaciones han mostrado que algunas mujeres con parálisis pueden experimentar el orgasmo usando medios no convencionales. Algunas experimentan el orgasmo al estimularles el cérvix o la vagina. Otras experimentan el orgasmo usando un vibrador normal. Incluso otras encuentran que otras áreas de su cuerpo se han vuelto zonas erógenas, como los pezones, cuello, y orejas. Las discapacidades son frecuentemente tan debilitantes como la persona les permite ser.

Otros Problemas Físicos:

Endometriosis y fibromas: Las mujeres con endometriosis y fibromas pueden sufrir insatisfacción sexual como resultado directo de los tratamientos médicos que reciben; como dilatación y curetaje, histerectomía, o la embolización uterina. Los efectos que estos procedimientos pueden tener sobre la satisfacción sexual de la mujer ya han sido considerados anteriormente.

Infecciones del tracto vaginal y urinario: Los síntomas asociados con las infecciones vaginal y vulvar como la vulvitis, la vulvadinia, infecciones del tracto urinario, y cistitis pueden resultar en que la vulva y la vagina de la mujer estén demasiado sensibles o irritadas como para permitir cualquier forma de contacto sexual. Algunas de estas infecciones también producen olores desagradables. Mientras que la mayoría de estas infecciones se tratan fácilmente y tienen un impacto limitado en la sexualidad de la mujer, otras son crónicas y debilitantes. Desgraciadamente, todas estas enfermedades no se entienden totalmente y en consecuencia no hay tratamientos conocidos para algunas de ellas.

Cistitis intersticial: Esta es una inflamación crónica de la vejiga. Se revela por un deseo frecuente de orinar, dolor del bajo vientre, vaginal, y rectal. Esta enfermedad puede ser difícil de detectar y a menudo requiere el examen visual de la vejiga usando un citoscopio, para buscar las hemorragias. Esta condición se vuelve a menudo debilitante y lleva a la insatisfacción sexual. Puede producir dolor labial, vaginal, y pelviano y dificultades con la excitación y el orgasmo. Los investigadores todavía están buscando una causa y están desarrollando nuevos medicamentos para tratarlo.

Desórdenes del suelo pelviano: Estos desórdenes producen la relajación y flojedad de los músculos y tejidos conjuntivos que sostienen los órganos pelvianos, como el útero y la vejiga. Las mujeres que experimentan esto también pueden experimentar dolor vaginal, pérdida de sensibilidad dentro de la vagina, y deterioro de la excitación y el orgasmo. Nuevas y mejores cirugías están siendo desarrolladas para ayudar a proteger el funcionamiento sexual de la mujer, protegiendo los suministros vitales a los nervios y de sangre cuando se emprenden los tratamientos quirúrgicos.

Causas psicológicas de la insatisfacción sexual femenina:

Depresión y distimia: La depresión afecta a las mujeres dos veces más que a los hombres. Tiene muchas causas, desequilibrios químicos en el cerebro, estrés importante, tristeza, antecedentes familiares, conflictos emocionales, o cualquier combinación de factores. La distimia es una forma menos severa de depresión que generalmente pasa desapercibida. La mujer con distimia puede sentirse triste y poco atractiva. Ambas formas de depresión pueden conducir a la insatisfacción sexual y a evitar el sexo.

Estrés: Muchas mujeres hoy día tienen dos actividades, una como madre, otra como mujer de negocios o trabajadora. La madre actual que trabaja muchas veces no cuenta con el apoyo de miembros familiares cercanos como alguna vez lo hizo. Las responsabilidades asociadas con ambas carreras resulta en que las mujeres estén bajo mucho más estrés que el hombre promedio. El estrés puede llevar a problemas médicos y emocionales y en consecuencia a dificultades sexuales. Las mujeres que se sienten estresadas necesitan solicitar, si no demandar, la ayuda de otros. Si usted no puede relajarse en los brazos de su pareja es muy poco probable que pueda experimentar la excitación sexual y el orgasmo, si acaso puede intentar las relaciones.

Abuso sexual o emocional: Las maneras potenciales en que el abuso sexual y emocional puede afectar la sexualidad de una mujer son inmensas. Las mujeres que han estado expuestas a esto pueden experimentar uno o más de los cuatro tipos de insatisfacción sexual listados arriba. Puede determinar que la mujer evite el sexo o que sea incapaz de encontrarlo agradable. La mujer puede hallarse incapaz de desarrollar una relación emocional comprometida y duradera con alguien; puede buscar el placer a través del sexo frecuente, quizá con múltiples parejas que no tienen apego emocional hacia ella. Para que la mujer se cure del abuso frecuentemente lleva una considerable inversión de tiempo y una pareja muy comprensiva. Quiero señalar que sólo porque una mujer tenga un fuerte interés en el sexo o no lo tenga en absoluto, no significa automáticamente que ella haya sido abusada como niña. Además, la mujer abusada puede incluso llevar una vida sexual saludable como adulta. Las mujeres deben tener cuidado de no convertirse en víctimas de la sugestión.

Uso de drogas y alcohol: Las mujeres pueden abusar de las drogas y el alcohol como resultado de condiciones emocionales pre-existentes, esto sólo se agrega creando nuevos. Las mujeres que están siempre intoxicadas o bajo la influencia de las drogas cuando se involucran en el sexo pueden ser incapaces de relacionarse con su pareja a nivel emocional estando sobrias. Una vez que la mujer ya no es más adicta frecuentemente se encuentra incapaz de tener una relación sexual satisfactoria con su pareja, en parte porque los problemas emocionales pasan nuevamente a primer plano. Algunas mujeres usan el sexo como una forma de distracción, como un medio de evitar sus problemas. El sexo se convierte en la droga; las hormonas que se producen durante el sexo pueden resultar en un estado mental naturalmente elevado o sosegado. Las mujeres que han sido tratadas por alcohol o abuso de drogas a menudo necesitan tener mucho apoyo de consejeros y una pareja comprensiva si quieren hallar la felicidad sexual.

Adicción sexual: Este es un tema controvertido. Las mujeres que en el pasado expresaban interés por el sexo eran etiquetadas como ninfómanas: me pregunto si solamente la etiqueta ha cambiado con el tiempo. ¿Qué es la adicción sexual y qué es el impulso sexual normal pero fuerte? Si su deseo por sexo excluye todo lo demás, específicamente trabajo y familia, entonces es insano emocionalmente. Si lo único que usted y su(s) pareja(s) hace(n) mientras están juntos es tener sexo entonces puede estar usando el sexo como un medio de evitar cuestiones emocionales. El sexo es sólo un rayo en la rueda de la vida, si todos los otros rayos están rotos o debilitados, la rueda se romperá.

Problemas de imagen corporal y auto-estima: Las mujeres a menudo comparan su cuerpo con un ideal irreal y enfermo, creado y propagado por los medios masivos. Las mujeres frecuentemente esperan que deben verse naturalmente como las modelos demasiado delgadas o modificadas quirúrgicamente mostradas en las tapas de las revistas y en la televisión. Las mujeres que son consideradas muy atractivas por los que están a su alrededor a menudo encuentran defectos significativos en sus cuerpos; especialmente esas mismas mujeres que adornan las tapas de las revistas. Como resultado, muchas mujeres se sienten incómodas mostrando sus cuerpos a sus parejas. Nunca dejan que sus parejas las vean desvestidas, con las luces encendidas. Pueden no permitir a sus parejas mirar o tocar ciertas áreas de sus cuerpos, específicamente sus vulvas. Si la mujer no puede desvestirse completamente enfrente de su pareja con las luces encendidas y no le permite examinar su cuerpo entero con sus ojos y manos, no va a poder disfrutar plenamente sus interacciones sexuales con él. También afecta su sexualidad cómo la mujer se valora a sí misma en su trabajo y relaciones. Si la mujer siente que no tiene habilidades o cualidades que otros valoran, probablemente encuentre que ella es incapaz de expresarse sexualmente. Si la mujer cree que su pareja no escuchará o respetará lo que tiene que decir, nunca dará a conocer sus necesidades sexuales. Si ella no se siente cómoda consigo misma y con su pareja es menos probable que pueda relajarse y tener un orgasmo. Tener un orgasmo puede causar que la mujer se sienta muy vulnerable, y si no tiene confianza en sí misma o en la relación puede no permitirse tener un orgasmo, consciente o inconscientemente.

Evaluación fisiológica y psicológica: Como puede verse, hay muchas posibles causas para la insatisfacción sexual. Determinar cuáles son las responsables de la insatisfacción sexual de una mujer en particular requiere un pormenorizado proceso de diagnóstico. Puesto que la causa es frecuentemente de naturaleza puramente fisiológica o psicológica, ambas áreas necesitan ser evaluadas en conjunto. Si la mujer concurre solamente al ginecólogo o al terapeuta pero no al otro, es menos probable que ella sepa la causa y grado real de su insatisfacción sexual. Si la mujer ve a uno y no al otro, es más probable que el diagnóstico esté equivocado o incompleto y en consecuencia es menos probable que el tratamiento recomendado tenga éxito.

Diabetes: Un desorden relacionado con la diabetes llamado neuropatía diabética puede afectar el sistema nervioso y los vasos sanguíneos. Más del cincuenta por ciento de diabéticos desarrollan la neuropatía. Esta condición a menudo resulta en una pérdida de sensibilidad en los pies, manos, y piernas. Las pequeñas arterias de la pelvis también pueden ser afectadas resultando en problemas vasculogénicos.

0 1512
alargamiento de pene

Preocupa mucho a ciertos hombres y mujeres el tamaño del pene masculino.

¿Cuáles son realmente las medidas máximas y mínimas? ¿Cuánto mide un pene normal? ¿Cómo se acopla a la vagina?

Se han hecho bastantes investigaciones y encuestas sobre este tema. Podría parecer un detalle más bien curioso o anecdótico y, sin embargo, lo real y cierto es que produce preocupaciones y problemas.

A través de estas investigaciones , puede decirse que el tamaño medio o normal del pene en estado de erección, es de unos 15 centímetros de largo y 9-11 centímetros de perímetro. Esta medida viene a ser, como decimos, la media o normal en términos estadísticos.

penes grandesConviene aclarar que el modo de tomar las medidas en cuanto se refiere a la longitud ha sido siempre partiendo del comienzo o nacimiento del pene, junto al hueso del pubis, hasta la extremidad última o final del glande.

En cuanto al grosor o circunferencia, las medidas se han tomado a dos centímetros y medio del glande, es decir, lo que puede ser considerado como el cuerpo del pene.

Suele pensarse que hay una proporción entre el pene en estado reposo y en estado de erección. Hay que tener en cuenta la dificultad de una medida exacta del pene en su estado fláccido. La razón es simple: varía según la circulación de la sangre, según el estado del mismo individuo, del calor, del frío o de su estado de ánimo. Sin embargo, en un cálculo de aproximación llevado acabo por diversas encuestas, se estima la medida normal o media del pene en reposo en unos 9 o 10 centímetros de largo y entre 7 y 9 centímetros de circunferencia.

Alargamiento de pene y corrección de curvaturas

En el asunto del tamaño del pene, como en todo, la perspectiva con que se enfoque la cuestión es lo que importa.

Por un lado, uno se puede preguntar:

¿Cuán grande ha de ser un pene para cumplir con su deber en las labores de la procreación?

¿Cómo debe ser de grueso para que la vagina de la mujer se adapte sin problemas?

¿Importa realmente el tamaño del pene?

pene curvadoA todas estas preguntas se puede responder de forma sencilla y rápida, diciendo que el tamaño no importa, que lo que importa es la habilidad de la persona, los sentimientos… que la vagina se adapta a cualquier tamaño porque es flexible.

Ahora, cabe preguntarse si estas respuestas resultan convincentes para quien las lea.

Muchos hombres se sienten acomplejados, o preocupados, por el tamaño de su pene, lo que repercute en la seguridad con que afrontan sus relaciones sexuales. Además, no siempre el tamaño del pene va directamente asociado al factor sexo.

Es tan fácil como repasar cuál ha sido la evolución de la estética femenina en las últimas décadas.

Los primeros implantes de silicona fueron objeto de críticas y comentarios favorables y llenaron muchas páginas en la prensa, revistas, programas de radio y televisión. Estas intervenciones han ido evolucionando hasta convertirse en un tratamiento rutinario al que se someten cientos de miles de mujeres en todo el mundo. A estos implantes hay que añadir el resto de tratamientos estéticos, desde la depilación definitiva hasta el relleno de labios.

¿A qué se debe este fenómeno?

Para estas preguntas no existe una sola respuesta, como tampoco la hay para el hombre que desea agrandar su pene.

Algunas mujeres lo hacen por pura coquetería, otras porque están acomplejadas y se sienten inseguras con su físico, lo que repercute en otros muchos factores de su vida. Y están aquellas que, por un problema médico o, a partir de una accidente, deben recurrir a la estética.

No todas las mujeres recurren a implantes mamarios para disfrutar más en la cama o para que disfrute su pareja. Es una decisión personal en la que seguramente entre en juego la necesidad de gustarse y de gustar, el deseo de ganar en seguridad, mejorar la apariencia… incluso por razones laborales!!

En el caso del hombre y su pene, no tiene porqué ser diferente.

Un pene mayor puede resultar en una mayor confianza, lo que, en el momento de las relaciones sexuales, se traduce en una erección más fuerte y duradera. El sistema nervioso parasimpático determina el tipo de erección, y éste, a su vez, está condicionado por el entorno y por las sensaciones del hombre en el momento de mantener una relación sexual. Cuanto más favorables sean esas circunstancias, mas fácil será que el hombre tenga una erección buena y duradera. Por lo tanto, la seguridad que tenga en sí mismo es fundamental. Esa seguridad se traslada y se transmite, sin ningún tipo de duda, a otras facetas de su vida.

Afrontar una nueva relación, mostrarse desnudo en vestuarios, playas o frente a la pareja… puede generar inseguridad e incluso complejos.

Por último, están los dos extremos. Por un lado, los hombres cuyo pene no alcanza lo que se considera una medida normal (algunos deben recurrir sin remedio a la cirugía, mientras en la mayoría de los casos se soluciona ganando una par de centímetros más). Y, por otro, los hedonistas, los hombres que disfrutan cuidando de su cuerpo. Ellos nunca se preguntan si el tamaño de su pene es normal porque, aunque lo sea, siempre estarán dispuestos a mejorar la marca.

En el caso de los extensores peneales, destacar la presencia en el mercado mundial de la compañía líder, de nacionalidad española, ANDROMEDICAL.

Los estudios científicos llevados a cabo con el aparato ANDRO-PENIS, tanto para alargar el pene como para corregir curvaturas, prueban su eficacia.

Alargamiento de pene y corrección de curvaturas

VEA NUESTRO VÍDEO INFORMATIVO
RESULTADOS TESTIMONIOS FOTOGRAFÍAS
CERTIFICADO SANITARIO
100% GARANTIZADO

CLIC AQUÍ

alargamiento de penePara darle solución al tamaño del pene, existe la psicología, la andrología, la urología y la sexología. Hay soluciones que requieren una intervención quirúrgica, como en el caso del micro pene, y otras menos “invasivas”, como es el caso de los aparatos médicos extensores que se acoplan al pene de forma sencilla y discreta y que permiten llevan una vida normal mientras se logran hasta cinco centímetros más de longitud y una centímetro más de grosor.

También es necesario advertir que no todo vale. Es necesario informarse y conocer las diferentes soluciones que se ofrecen en el mercado, ya que algunas resultan fraudulentas y otras ni siquiera garantizan resultados. La “soluciones” fáciles, como es el caso de las pastillas, los masajes, o las bombas de vacío, no pueden clasificarse dentro del apartado de soluciones. Sus resultados, si es que los hay, no son permanentes y tienen efectos secundarios.

Sea cual sea la explicación, a muchos hombres, como a muchas mujeres, no les sirve de consuelo la explicación de que el tamaño del pene no importa, como tampoco importa el tamaño de los pechos. Es una cuestión que cada uno debe resolver de la mejor manera.

0 638
eyaculacion-precoz

¿Se trata de un problema psicológico o físico?

La eyaculación precoz es un trastorno sexual muy frecuente y en su mayor parte de origen psicológico que hace naufragar muchas parejas bajo las sábanas.

Los dos motivos más importantes y frecuentes de fracaso sexual son la ausencia de erección y la eyaculación precoz. Ésta última salta al candelero hace unas cuantas décadas, cuando por fin se produce el acceso de la mujer a la sexualidad en igualdad de condiciones.

Es entonces cuando los varones y la comunidad científica empiezan a contemplarla como problema y toman cartas en el asunto. Hay hombres que por un simple estímulo psíquico o por efecto de las caricias eyaculan antes de la unión efectiva de los órganos genitales.

eyaculacion-precoz

Algunos médicos califican de precoz la eyaculación del que es incapaz de esperar a que la compañera alcance el orgasmo. Algunos autores lo achacan a situaciones traumáticas experimentadas en los primeros contactos; los psicoanalistas afirman que en lo más profundo del inconsciente masculino que lo sufre se oculta un misógino que desea privar del placer a la mujer; otros autores insisten en las angustias vitales y los temores no superados desde la más tierna infancia.

A grandes rasgos se puede decir que algo no va bien cuando la eyaculación tiene lugar más de una vez de cada dos antes del orgasmo femenino. También se considera prematura cuando tiene lugar sin que el interesado lo desee a causa de la ausencia persistente de un control voluntario razonable de la eyaculación y del orgasmo durante el acto sexual.

Para los más pesimistas, el 55% de los varones son eyaculadores precoces, pero para otros autores, tan sólo afectaría al 20% de la población masculina. Por otro lado hay que distinguir dos tipos de eyaculación precoz: la que es una realidad constante y que hunde sus raíces en la personalidad o la fisiología del varón y la que hace acto de presencia en determinadas etapas de la vida ante circunstancias vitales especiales. Ésta última resulta mucho más fácil de atajar.

¿Psicológica o física?

La rapidez eyaculatoria que padecen muchos hombres no responde en general a una sola causa, aunque las relaciones esporádicas y la actitud de la mujer juegan una baza muy importante.

Si la pareja aún no es estable, la ansiedad que acompaña a cada nuevo encuentro suele generar este problema, que desaparecerá cuando las relaciones sexuales alcanzan o superan una regularidad de tres coitos por semana.

El comportamiento femenino también es un factor perturbador de primer orden para el hombre no demasiado seguro de sí. La eyaculación depende del sistema simpático y los individuos nerviosos, angustiados o inestables suelen tenerle hiperactivo.

Esta circunstancia atrapa al hombre en un círculo vicioso que cuesta romper y que deja insatisfechos y frustrados a los dos miembros de la pareja. La eyaculación prematura genera en el hombre un estado de ansiedad, angustia y estrés, que a su vez estimulan el sistema nervioso simpático y aceleran a ojos vista la eyaculación.

Aunque algunos especialistas se muestran muy escépticos, se barajan dos causas orgánicas que pueden motivar esta precipitada conducta de las partes nobles masculinas. Está demostrado que la inflamación de la uretra precipita la eyaculación y su tratamiento suele ser muy beneficioso a la hora de sujetar los caballos.

La presencia de un frenillo excesivo en el prepucio también suele acarrear problemas. Esta anomalía hace que el pene se combe al alcanzar la erección, con lo que el glande roza de una forma más directa las paredes de la vagina y provoca un estímulo erótico incontenible. Una sencilla intervención para reducir el frenillo puede que resuelva el frustrante trastorno.

Guardar

0 1066
priapismo

¿Qué es el Priapismo?

El priapismo se define como un trastorno masculino caracterizado por una erección prolongada con o sin dolor, durante la cual los tejidos cavernosos del miembro no reciben oxígeno y a la larga puede degenerar en una impotencia irreversible.

Su tratamiento se aborda con una intervención para evacuar la sangre del miembro, la inyección de medicamentos y el quirófano.

Todavía no están muy claros los mecanismos que intervienen en el priapismo, un fenómeno desconcertante que afecta cada vez a más hombres, especialmente entre los treinta y cuarenta años de edad. Sin previo aviso ni excitación sexual de por medio, son víctimas de una erección prolongada cuyos efectos pueden ser nefastos para su virilidad.

Esta disfunción del pene puede responder a causas físicas, motivadas por una enfermedad (traumatismos, infecciones genitales, cáncer de la región pélvica, patologías sanguíneas o nerviosas) o la ingesta de ciertos fármacos (anticoagulantes inyectables, medicación hormonal o del sistema nervioso).

priapismo

Los más propensos

El priapismo también se asocia a determinados estilos de vida. Los hombres de vida sexual agitada que consumen mucho alcohol, sobre todo cerveza, o excitantes del sistema nervioso, son más propensos a padecer este trastorno. Algunos padecen durante meses erecciones prolongadas mientras duermen de una o dos horas de duración, y a veces aún más. El miembro no vuelve a su posición de descanso tras el acto sexual, lo que en ocasiones convierte el coito en una experiencia dolorosa.

Sin embargo, el aumento de casos de priapismo de los últimos años se achaca principalmente a la difusión de las inyecciones intracavernosas, una exitosa solución terapeútica para provocar la erección de forma artificial. Si por efecto de este tratamiento el miembro se mantiene erecto más de dos o tres horas, acuda cuanto antes a un especialista en la materia.

“Una erección peligrosa”

El priapismo constituye una erección peligrosa. Al principio no suele ser dolorosa. La rigidez del miembro afecta sólo a los cuerpos cavernosos, mientras que el glande y los cuerpos esponjosos que rodean el conducto uretral lucen una elasticidad normal. Al cabo de las seis horas aparece el dolor, así como el riesgo de provocar una impotencia irreversible.

Con una erección prolongada las venas de los cuerpos cavernosos se estrechan y obturan, impidiendo a la sangre salir del pene y cerrando el paso a la nueva sangre arterial. Esta retención de sangre es la causa de todas sus complicaciones, ya que la falta de oxigenación de los tejidos cavernosos del miembro puede destruir las fibras musculares lisas del pene y acabar con su función eréctil.

Priapismos de gran caudal

No todos los priapismos responden a una falta de drenaje de los cuerpos cavernosos del miembro. Mediante la cavernosografía, una prueba que consiste en inyectar una sustancia opaca en los cuerpos cavernosos, se observa que la sangre circula a una velocidad de vértigo por las venas del pene en dirección a las venas del bajo vientre. En la jerga médica se denominan priapismos de gran caudal.

El fenómeno se produce como consecuencia de un traumatismo que da lugar a un cortocircuito entre una arteriola y una vena del pene. También conlleva riesgo de alteración o deterioro de las fibras musculares de los cuerpos cavernosos, aunque en mucha menor medida. En estos caso, el priapismo se prolonga durante días sin generar una impotencia irreversible. Se resuelve con una intervención quirúrgica destinada a eliminar el cortocircuito arteriovenoso.

0 1004
ninfomana

 

Mi amigo R.N., jóven y respetable médico cirujano, me invitó a una fiesta. Para tentarme, me dijo: “Estará Reina, una chica hermosísima que es ninfómana”. Me contó en seguida que Reina solía animar las fiestas bailando desnuda y haciendo el amor con todos los varones asistentes, sin discriminar a ninguno y sin cansarse jamás. “A veces, concluyó, cuando alcanza el tiempo, realiza una segunda ronda con los que le parecen mejores”.

Me llamó la atención que un hombre de la profesión médica utilizara todavía un término tan cargado de prejuicios y connotaciones erróneas como el de ninfomanía. Sin embargo, no le hice ningún comentario y lo acompañé a la fiesta. Fue una buena experiencia porque conocí a Reina, más o menos comportándose como R.N. me lo había sugerido. Esa noche, la bella y sensual mujer -que lo era- tuvo relaciones con cinco de los invitados, tanto en la recámara como en el jardín de la casa. Con otros, se limitó a escarceos muy ardientes durante los bailes, que incluyeron abiertos manoseos genitales. A uno, adolescente casi, lo sometió a una felación prácticamente a la vista de todos.

El caso me interesó y busqué modo de hacerme amigo de Reina.

Un mes después lo había logrado. Por entonces, ya sabía que ella era una muchacha bastante normal. Estudiaba derecho en una Universidad privada, vivía con sus padres y tenía un novio con el que esperaba casarse antes del fin de año.

ninfomana

Cuando abordamos el tema que me interesaba -su probable ninfomanía- me habló sin tapujos. “¿Sabes? A mí me gusta destaparme y hacer el amor con muchos hombres. Me gusta el miembro viril y lo que se puede hacer con él. Sé que para algunos, eso está mal. Pero yo disfruto, gozo muchísimo, tengo infinitos orgasmos y no me queda ningún remordimiento. Además, aunque te parezca raro, amo profundamente a mi novio y estoy segura que cuando nos casemos dejaré de actuar así. Lo que ahora hago es como lo que ustedes, los machos mexicanos, llaman una despedida de soltero, con la diferencia que yo la mía la hago cada quince días. Lo único que me preocupa es que él (mi novio) pudiera llegar a saberlo o que mis padres se enteraran. Lo demás me tiene sin cuidado”.

Me sorprendió no encontrar en esta confesión los elementos que suelen destacar los investigadores de la ninfomanía: la falta de control, la insaciable voracidad coital, la compulsividad y el autodesprecio. Por el contrario, veía simplemente el caso de alguien que disfrutaba del sexo más que el común de los mortales, con una lógica sin complicaciones.

El hecho me confirmó algo que venía sospechando:

“Que al parecer no existe clínicamente un cuadro como el que se ha descrito de ninfomanía o fiebre uterina o, de haberlo, es sumamente excepcional”.

La historia pasada y presente nos ha exhibido casos de mujeres muy promiscuas, con alta capacidad de respuesta sexual. La esposa del emperador romano Claudio, Mesalina, cuyo nombre ha quedado como sinónimo de mujer ninfomaníaca, necesitaba tanto del sexo y sus placeres que terminaba en los burdeles ofreciendo sus servicios gratuitamente. Lo mismo se dice de Julia, la mujer del emperador Tiberio, que según los cronistas de la época no se satisfacía ni con mil amantes por noche. Más contemporáneamente, a Marilyn Monroe se le atribuyó la enfermedad al igual que a Ava Gardner, Lana Turner y otras rutilantes estrellas, en sabrosas -y pérfidas- crónicas que en su tiempo publicó la revista “Confidential”.

Pero en lo que se dice no se dice nada, porque todas esas figuras lo único que muestran es una carga muy elevada de erotismo que canalizan con actitudes promiscuas abiertas, sin que la expresión promiscua tenga un sentido peyorativo o denigrante.

Fuera de los círculos del éxito o la fama, hay millones de mujeres que actúan de la misma manera sin que su comportamiento sea público.

Esto hace que el término termine siendo muy ambiguo y se utilice mal generalmente.

Ninfómana es, para el cornudo, la mujer que lo engaña y lo abandona, como lo es la dama que no llega virgen al matrimonio o la joven que comparte sus encantos con más de un compañero sexual. Ninfómanas, para algunos, son las mujeres que expresan sus deseos coitales y exigen su satisfacción, las que le piden al eyaculador precoz un poco más de acción, las que se no se contentan con un solo coito, las que se masturban o las que tienen “sueños húmedos”.

En suma, dentro del cuadro, caben todas las mujeres que, por distintas razones, se apartan de un molde moral de conducta, injusto por ser doble y discriminatorio para los sexos.

En nuestra cultura, todavía, si todavía se sigue distinguiendo entre la mujer-madre y la mujer-prostituta. La

hipersexualidad

mujer madre no puede ni debe ser “caliente” u “ardiente”. Debe ser leal, sumisa, abnegada y discreta en la manifestación de su sexualidad. No se le admite que acepte haber conocido a otro hombre que el que tiene por marido, ni que practique por iniciativa propia otra postura sexual u otra variante que no sea la “posición del misionero”. Es una mujer que preferiblemente debe rechazar el sexo oral o anal, escogiendo las técnicas más adecuadas para que la sexualidad tenga un propósito procreativo. La mujer-prostituta equivaldría a la ninfómana porque es promiscua, porque puede tener relaciones extramaritales, porque disfruta del sexo, porque es lasciva, etc.

En ese doble estándar, el varón si tiene licencia para ser “ninfómano” y, más aún, es conveniente que lo sea por prestigio e imagen. Si invirtiéramos la situación de Reina y fuera Juan Pérez el protagonista de la fiesta – un varón que se sirve literalmente a todas las mujeres del lugar, en repetidas ocasiones-, ninguno de los asistentes, salvo por envidia, lo tildaría de enfermo, sino de supermacho.

En esta confusión, por lo tanto, lo que debemos tratar de resolver es si existen o no las ninfómanas, al margen de consideraciones morales o de otra índole.

La pregunta sería: ¿qué demonios es eso que los especialistas de la medicina llaman ninfomanía?

Ya hemos visto que no basta que una mujer sea promiscua para ser calificada de ninfómana. Eso puede significar solamente que esa mujer es ardiente, que tiene deseos de una compañía sexual diferente (del mismo modo como lo tienen los varones), que anda en busca de alguien que la satisfaga bien o, en fin, que ha llegado a la conclusión de que en la variedad está el gusto. Tampoco sería suficiente el concepto de apetito sexual exagerado, toda vez que hasta la fecha no existe un criterio para definir lo que es normal en cuanto a apetitos sexuales. La diversidad humana muestra gente que queda plenamente satisfecha con un coito de 2.5 minutos y otras que alcanzan su máximo de satisfacción con 10 coitos de 30 minutos cada uno.

Un rasgo, que se agrega por acumulación, es la compulsividad. La ninfómana, se dice, va al coito compulsivamente, sin control instintivo, en forma irracional y autodestructiva. Clifford Allen dice que “hay mujeres que sienten un anhelo compulsivo de cohabitar; su ansiedad sube a grados intolerables y las hace correr riesgos tremendos hasta que hallan a algún hombre dispuesto a copular; una vez que lo han hecho, sienten quedar en estado de alivio, hasta que la ansiedad las vuelve a dominar”. Pero no nos conformemos con eso.

Ahora mismo miles de mujeres frustradas e insatisfechas en su vida sexual sienten un anhelo compulsivo por cohabitar y su ansiedad sube a grados intolerables y, si tienen la oportunidad, harían el amor con el primero que pasara por la calle cumpliendo requisitos mínimos.

¿Son ninfómanas por eso?

Desde luego que no. Si lo hacen, rompen convenciones sociales y morales, pero no alteran el orden de la naturaleza.

Todos sabemos que el sexo se impone en el individuo haciéndolo incluso perder la cabeza. En lo sexual, siempre hay algo compulsivo, especialmente cuando no se satisface con regularidad.

De ahí lo relativo de la definición, en la que también hay intromisiones moralistas o proyecciones de la doble moral vigente. Entre nosotros, se tolera que un hombre en ayuno sexual pueda recurrir a prostitutas para liberarse de la tensión sexual. De hecho así se ha justificado la prostitución en una sociedad, arguyéndose que es una válvula de escape para apetitos sexuales exacerbados. La mujer altamente erótica, no tiene ninguna opción semejante y su única solución es tomar la sartén por el mango con iniciativas directas de conquistas.

Las ganas de sexo, se confunden aquí fácil y sutilmente con compulsividad.

Muchos sexólogos han tratado de añadirle ingredientes al concepto de ninfomanía, con el objeto de hacerlo operativo. De ese modo combinan promiscuidad, compulsividad, deseo incontrolable y falta de orgasmo. No obstante, y como la realidad es cara dura, especímenes femeninos que reúnan tales requisitos no son fáciles de encontrar y el cuadro queda apenas como una ficción científica.

Y hay otro problema, de medida: ¿en qué momento debemos pensar que una mujer es ninfómana? ¿a partir de cuantas parejas sexuales, de cuántos coitos, de cuántas masturbaciones?

Pueden sin duda darse casos de exacerbación del apetito sexual. Aunque no se ha podido comprobar concluyentemente, se dice que en la menopausia numerosas mujeres se vuelven ninfómanas, es decir, experimentan deseos sexuales incontrolables. De las tuberculosas, en cierto grado de la enfermedad se dice lo mismo. Sin embargo, contra diez ejemplos hay cien en contrario.

Se sabe de casos de hipersexualidad o hiperversión sexual, que serían manifestaciones secundarias de enfermedades orgánicas o psíquicas, tanto en hombres como en mujeres. Pero eso nos indica más bien que no hay algo específico que se llame ninfomanía. Lo demás es “valoración moral a secas”.

¿Es ninfómana Reina, la chica de nuestro ejemplo?

Para la gente anticuada posiblemente lo sea. Para los más liberados, tal vez no. Eso si existiera la ninfomanía. ¿Y usted que cree?

0 823
eyaculación precoz y cirugía

Sorprende comprobar que aún algunas clínicas proponen para el tratamiento de la eyaculación precoz la cirugía.

El procedimiento consiste en seccionar algunas de las ramas sensitivas del pene con objeto de disminuir la sensibilidad del glande. Se trata de una operación sencilla, pero no aconsejable, ya que se fundamenta (como veremos) en una teoría simplista y totalmente errónea: que el eyaculador precoz se corre demasiado pronto por tener una especie de “hipersensibilidad”.

¿Por qué es absurda la idea de que quitando sensibilidad al glande se puede alargar el tiempo que el hombre tarda en alcanzar el climax y eyacular?

En primer lugar, tengamos en cuenta que ya se practica un tipo de cirugía que de modo indirecto tiene como efecto quitar parte de la sensibilidad al glande. Hablamos de la circuncisión: la eliminación del prepucio (la piel que lo cubre) operación que todavía en algunos países se realiza rutinariamente con los recién nacidos. La razón por la cual algunas culturas como la judía y la musulmana adoptaron esta práctica desde la antigüedad es la higiene: el pene puede ser foco de infecciones si el esmegma, el oloroso fluido de color blanco que se forma entre el prepucio y el glande, se acumula por falta de aseo…

circuncisión

Pero en relación al tema que nos ocupa, que es el de la eyaculación precoz, ocurre que los hombres no circuncidados suelen tener más sensibilidad en el glande, por estar protegido detrás del prepucio y sufrir menos rozamientos con la ropa, que los circuncidados. Sin embargo, nada indica que la eyaculación precoz afecte más a los varones que conservan el prepucio y tienen un glande más sensible que a los que han sido circuncidados.

Esto es perfectamente lógico si tenemos en cuenta que, sea cual sea la técnica que se esté utilizando en la relación sexual, el estímulo puede graduarse:

  • se puede acariciar o succionar el pene con mayor o menor intensidad…
  • en la penetración se puede aumentar o disminuir el ritmo de los movimientos pélvicos…
  • y siempre existe la posibilidad de frenar totalmente la estimulación si el hombre siente que está a punto de correrse.

Además, la rapidez en alcanzar el orgasmo no depende únicamente del frotamiento o la estimulación meramente mecánica, sino sobre todo del estado anímico, del grado de ansiedad, así como de las imágenes y fantasías que el hombre tenga en mente mientras lleva a cabo el acto sexual.

De hecho, lo que tiene que aprender el eyaculador precoz es a graduar tanto los estímulos físicos como los mentales, y a darse cuenta del momento en que el climax es inminente para poder retrasar a placer el momento de la eyaculación. La mayor o menor sensibilidad del pene es, en este sentido, irrelevante.

Otros motivos de la eyaculación precoz, especialmente en hombres a los que no siempre les ha ocurrido, se derivan de conflictos con su compañera. En terapia de pareja se descubren con relativa frecuencia algunas motivaciones ocultas que no siempre son plenamente conscientes.

Por ejemplo, él puede llevar a cabo una relación con pocos juegos eróticos previos y con una eyaculación rápida que siempre la deja a ella insatisfecha, como forma de expresar algún asunto no resuelto; o si ella siente que el encuentro sexual es más una obligación que un placer, puede estimularle a él en exceso para que todo acabe pronto. Un asesoramiento adecuado que ayude a la pareja a resolver sus conflictos personales, y una guía para mejorar el modo en que se relacionan en la intimidad, es en estos casos la mejor solución.

Esperamos que después de estas consideraciones, haya quedado claro que los procedimientos quirúrgicos y las pomadas anestesiantes que pretenden curar la eyaculación precoz disminuyendo la sensibilidad del glande, tienen un valor y una efectividad casi nulas.

0 784
problemas-sexuales

El vaginismo es una contracción involuntaria de la vagina que muchas mujeres experimentan al hacer el amor, lo que dificulta y hace dolorosa la penetración. Además, si no hay excitación no se lubrica, es decir, no se generan los fluidos necesarios para que el pene entre en la vagina sin causar dolor.

Para las mujeres con este problema el bloqueo psicológico es tal que cualquier idea de penetración desencadena una contracción involuntaria de los músculos de la vagina. Una educación rígida, traumas infantiles, complejos o malas experiencias pueden estar en el origen de este problema, cuya solución pasa por un psicólogo o terapeuta sexual.

vaginismo

Causas, incidencias y factores de riesgo.

  • La falta de formación en cuestiones relacionadas con la sexualidad.
  • Fuertes inhibiciones respecto del sexo originadas en creencias religiosas ortodoxas extremadamente conservadoras.
  • Secundariamente, puede estar relacionado a experiencias traumáticas en relaciones sexuales anteriores.
  • La falta de comunicación con la pareja.
  • Agresiones sexuales (acoso o violación).
  • Miedo al embarazo.
  • Temor a contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Con menos frecuencia el vaginismo puede ser una reacción a una disfunción sexual en el hombre o a una orientación fundamentalmente homosexual por parte de la mujer.

Las mujeres que sufren esta disfunción no sólo la padecen en sus relaciones sexuales, sino también en las exploraciones ginecológicas.

El aspecto físico.

Existen algunos ejercicios que permiten a la mujer recuperar el control de los músculos perivaginales. El objetivo de estos movimientos, que precisan de la ayuda del ginecólogo, es saber manejarlos para que la paciente sea capaz de asumir contracciones voluntarias que superen a las involuntarias.

El aspecto psicológico.

Los profesionales en psicología están capacitados para ofrecer información suficiente a la persona afectada para que sea capaz de desmitificar la relación sexual o superar cualquier temor que pueda tener. Es fundamental hacer un análisis profundo del comportamiento de la mujer y del momento por el que atraviesa para actuar sobre los factores que ocasionan el problema. Es así como se ponen de manifiesto posibles mitos sobre el sexo, carencias de información o experiencias traumáticas que pueden ser tratadas para poner fin al vaginismo.

0 793
Trastornos orgásmicos

Resulta difícil definir la respuesta orgásmica, puesto que si bien fisiológicamente está claramente identificada, confluyen en ella muchos factores altamente subjetivos, sin olvidar las diferencias existentes entre los sexos.

Mientras que para el hombre alcanzar el orgasmo constituye una experiencia bien definida especialmente por la eyaculación, para la mujer no existe un discernimiento tan claro. En todo caso, en ambos sexos existe amplia variabilidad en cuanto al aprendizaje en sí de la experiencia.

Trastornos de la excitación sexual

Los problemas más frecuentes encontrados durante la fase de excitación sexual tienen que ver con la dificultad para lograr o mantener la erección en caso del hombre, y los problemas de falta de activación sexual en la mujer.

aversión al sexoTrastorno de aversión sexual

Definición: aversión extrema persistente o reincidente hacia el sexo con evitación de todos los contactos sexuales genitales con una pareja.
Es un problema que se presenta con escasa frecuencia.

Explicación: las personas que sufren este tipo de problemas suelen presentar elevados niveles de ansiedad y pánico ante diversas situaciones, objetos o actividades sexuales, e incluso mayores niveles de ansiedad ante otras situaciones de naturaleza no sexual. Se sugiere la existencia de experiencias sexuales negativas que pueden hacer que la persona tenga reacciones emocionales de miedo o ansiedad ante distintos estímulos o actividades sexuales posteriores.

Trastorno del deseo sexual hipoactivo

Definición: disminución o ausencia de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente. En general, hay una falta de interés por mantener o buscar relaciones sexuales, si bien se mantiene la capacidad de la respuesta a nivel físico. Este trastorno suele denominarse deseo sexual inhibido. Es un problema bastante frecuente, se estima una prevalencia entre 1-15% en hombres y 1-35% en mujeres.

Explicación: los factores psicológicos parecen explicar la mayor parte de estos trastornos, refiriéndose en concreto a trastornos de ansiedad, que pueden tener diversos orígenes, tales como una educación muy estricta, miedo a la intimidad, ansiedad anticipatoria anta la relación sexual (agravada si las experiencias sexuales pasadas no fueron satisfactorias), inseguridad personal que lleva a inhibir la consecución de placer (no han aprendido a facilitarse por ellos mismos la propia activación sexual), ansiedad hacia alguna parte del propio cuerpo o del cuerpo de su pareja, etc. Debe considerarse, por otra parte, que cualquier persona que padece una disfunción sexual suele acabar sufriendo una disminución de su deseo sexual. Por último, se han señalado algunas causas de tipo orgánico como los trastornos endocrinos y la insuficiencia renal.

Trastorno femenino de la activación sexual

Definición: dificultad o incapacidad para mantener la respuesta propia de la fase de la excitación(lubricación, tumefacción vaginal, tensión muscular etc.) hasta la terminación de la actividad sexual. Tampoco aparecen las sensaciones subjetivas asociadas a la excitación sexual. Se estima una frecuencia próxima al 50%.

Explicación: las alteraciones hormonales ( postparto, menopausia ) pueden dificultar la aparición de la respuesta vaginal ante la excitación sexual. Entre los factores de carácter aprendido se señalan la vergüenza a mostrarse excitada, el desconocimiento del propio funcionamiento sexual, excesiva preocupación por la actividad sexual que están realizando: todo ello contribuye a inhibir la respuesta sexual y aumenta el grado de ansiedad ante cualquier situación directa o indirectamente relacionada con la interacción sexual.

Orgasmo masculino inhibido

Definición: dificultad para experimentar orgasmos tras una fase de excitación normal. Existe excitación y erección pero retardo o ausencia de eyaculación. Suele aparecer al comienzo de la experiencia sexual, con escasa frecuencia (4-10% de la población). Algunos hombres pueden eyacular a través de la eyaculación, o durante un sueño, pero no en la actividad coital.

Explicación: los sujetos con este problema suelen haber desarrollado una perfecta discriminación respecto al mínimo cambio sensorial que pueda estar produciéndose en ellos, hasta el punto que esto puede hacerles perder lo placentero de dicha sensación. Este autocontrol puede estar originado por el deseo de agradar a la pareja, y cronificado posteriormente ante el fracaso de no eyacular, lo cual les puede hacer sentirse “menos hombres”. También es frecuente que la parejas rehuyan al contacto sexual ante la duración del mismo, que puede resultar e incluso doloroso. Por otra parte se han señalado como causas físicas algunas alteraciones neurológicas que afectan a la parte del sistema nervioso que controla la respuesta de eyaculación.

eyaculaciónEyaculación precoz

Definición: ausencia de control voluntario sobre la eyaculación produciéndose esta antes de la penetración o pocos segundos después. Es uno de los problemas más frecuentemente observados, entre el 30%- 40% de la población general masculina.

Explicación: se señalan fundamentalmente factores psicológicos como la ansiedad, la falta de información y la falta de concienciación sensorial. El sujeto no percibe de una forma clara las sensaciones previas al orgasmo; esto puede estar motivado por una excitación demasiado intensa, por un aprendizaje de primeras experiencias caracterizadas por la rapidez, o por sentimientos de culpabilidad o exceso de responsabilidad hacia el sexo. También es importante considerar la relación de pareja, la mujer puede juzgar este problema como una falta de consideración o egoísmo por parte del hombre que solo se preocupa de lograr su orgasmo , con la consiguiente insatisfacción y reducción de las relaciones.

Orgasmo femenino inhibido

Definición: dificultad para experimentar orgasmos, tras una fase de excitación normal.

Explicación: no existe evidencia de la existencia de factores orgánicos que ocasionen este problema. Las explicaciones psicológicas han girado en torno a diversos factores que concurren conjuntamente en muchos de los casos. Se refieren a casos de ansiedad, influencia cultural sobre los roles sexuales femeninos (represión sexual, pasividad… etc.), sentimientos negativos respecto al sexo, respecto de una misma (autoimagen, presión cultural, etc.), respecto a la pareja y desconocimiento de su propio cuerpo (confusión en la percepción del orgasmo, desconocimiento de las técnicas masturbatorias, etc.).

0 895
eyaculacion-precoz

¿Qué es la eyaculación precoz?

Es un trastorno que se produce cuando llegado el orgasmo la eyaculación aparece rápidamente de forma inevitable por la falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. El hombre no puede controlar voluntariamente el momento en el que desea eyacular.

¿Qué se entiende por demasiado rápido?

Estudios científicos han demostrado que el hombre eyacula, como media, tres-cuatro minutos después de la penetración. Obviamente existen variaciones. El criterio más importante para considerar una eyaculación como precoz, es que se produzca antes de que ambos miembros lo deseen y que este factor cause problemas en su relación sexual.

problemas-eyaculacion¿Es muy frecuente la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz es el problema sexual más común en los hombres. La mayoría sufrirá este trastorno en algún momento de sus vidas, sin que deba considerarse preocupante. Solo se convierte en un problema cuando ocurre en la mayoría de los encuentros sexuales. Estudios científicos han demostrado que hasta un 40% de los hombres sufren este tipo de trastorno con cierta frecuencia.

¿A que edad suele aparecer el problema?

La eyaculación precoz puede aparecer a cualquier edad, pero es más común en los hombres jóvenes. Este problema está más relacionado con la novedad de la experiencia sexual (una pareja nueva o una situación distinta) que con la edad en sí.

¿Cuáles son los efectos de la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz persistente puede tener efectos muy negativos sobre la función sexual, tanto del hombre como de su pareja. A menudo el eyaculador precoz se queja de pérdida o disminución de la sensibilidad durante la eyaculación, lo que puede llevar a la pérdida de la erección y del deseo sexual. Esto ocurre porque el hombre está tan preocupado intentando controlar su eyaculación que no logra disfrutar del encuentro sexual. Con frecuencia el hombre reduce el tiempo de juegos pre-coitales y, como resultado, su pareja se siente poco estimulada.

El acto sexual puede también resultar doloroso a causa de la falta de lubricación de la pareja y este hecho puede aumentar la tensión existente y provocar la eyaculación incluso antes. La repercusión en la mujer se manifestaría en una disminución de su placer y en dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo. El resultado final es un círculo vicioso en el cual la frecuencia del acto sexual se ve reducida y se potencia la eyaculación cada vez más rápida.

¿Cuales son las causas de la eyaculación precoz?

Es muy raro que la eyaculación precoz esté causada por alteraciones físicas o enfermedades concretas, aunque estudios recientes encuentran bases fisiológicas para este trastorno, lo que permitirá un mayor conocimiento sobre sus mecanismos. La mayor parte de los hombres experimentan eyaculaciones precoces durante sus primeras relaciones sexuales, en parte influidas por las circunstancias en las que se producen. El hombre aprende a controlar la rapidez de sus eyaculaciones a medida que aumenta su experiencia en las relaciones sexuales y que el entorno en el que se realizan le confiere una mayor seguridad.

Las principales causas de la incapacidad para controlar la eyaculación son la ansiedad, el sentimiento de culpa, y el miedo a no ser un buen amante. Todos estos sentimientos negativos se potencian con los sucesivos fallos en el control de la eyaculación, lo cual produce ansiedad y frustración adicional. Por supuesto, cualquier comentario crítico de la pareja sobre esta alteración, aun no
malintencionada puede empeorar enormemente el problema.

Los productos que se venden en las “sex shops” para retardar la eyaculación, ¿funcionan?

La realidad es que la mayor parte de los productos que se ofrecen en las “sex shops” o en las ventas por correo no han sido evaluados apropiadamente.

¿Cómo puedo superar la eyaculación precoz?

La mayor parte de los hombres superan la eyaculación precoz por sí mismos, pero algunos requieren la ayuda de un especialista. En primer lugar, el hombre debe siempre discutir el problema con su pareja. Algunos hombres encuentran posible el retraso en sus eyaculaciones al aumentar la frecuencia de las mismas, por ejemplo, mediante la masturbación.

También se pueden realizar ejercicios simples para ganar control. Estos consisten en la estimulación del pene (bien por uno mismo o por su pareja) durante un tiempo y el cese de la misma justo antes de la eyaculación. Después de un periodo de descanso de 30 a 60 segundos se reanuda la estimulación, la cual se detiene de nuevo justo antes de la eyaculación. Este ejercicio de estimulación clínica debe repetirse de cinco a seis veces antes de alcanzar la eyaculación (bien mediante la masturbación o durante una relación sexual con su pareja). La utilización de fármacos específicos también ayuda a superar el problema.

¿Qué debo hacer si no logro superar el problema solo?

Debe consultar con su médico; él puede ayudarle o referirle a un especialista para tratamiento médico y/o psicológico.

0 844
eyaculacion-retardada

¿Qué es la eyaculación retardada?

Es una inhibición de la eyaculación por lo que el hombre es incapaz de eyacular, durante la relación sexual o mediante una estimulación manual en presencia de su pareja.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La mayoría de los hombres eyaculan entre 2 y 4 minutos después de iniciado el acto de la relación sexual, pero los hombres con retraso en la eyaculación pueden ser totalmente incapaces de eyacular bajo ciertas circunstancias (como durante la relación sexual) o pueden eyacular sólo haciendo un gran esfuerzo y después de una relación sexual prolongada (por ejemplo 30 a 45 minutos).

Las causas más comunes son psicológicas, entre las cuales se pueden mencionar:

· Antecedentes religiosos estrictos que hacen que la persona perciba el sexo como algo pecaminoso
· Falta de atracción por la pareja
· Condicionamiento provocado por patrones únicos o atípicos de masturbación
· Eventos traumáticos (como el ser descubierto al masturbarse o teniendo sexo ilícito o al saber que la pareja tiene un romance fuera de la relación)

Pueden estar involucrados algunos factores, como rabia hacia la pareja; sin embargo, en algunas ocasiones, se presentan causas orgánicas. Existe una gran variedad de medicamentos (como Prozac, Melaril y guanetidina) que pueden, a veces, trastornar la eyaculación, así como enfermedades neurológicas como en el caso de accidente cerebrovascular o daños nerviosos de la médula espinal o la espalda.

Tratamiento

Si el hombre nunca ha eyaculado en su vida a través de cualquier forma de estimulación como polución nocturna, masturbación o relaciones sexuales, debe consultar a un urólogo para determinar si hay una anomalía congénita o física. Sin embargo, si la persona es capaz de eyacular en un período razonable de tiempo con alguna forma de estimulación, se recomienda buscar una terapia sexual con un especialista en esta área. El tratamiento en estos casos, generalmente incluye ambos compañeros.

El terapeuta normalmente instruye a la pareja acerca de las bases de la respuesta sexual y cómo comunicarse y guiar al compañero a brindar la estimualción ideal, en lugar de intentar provocar que se presente una respuesta sexual.

problemas sexuales pareja
Normalmente, la terapia implica una serie de tareas para la pareja, en la privacidad del hogar, en las cuales ellos se comprometen en actividades sexuales que minimicen la presión del desempeño y se concentren principalmente en el placer.

De manera particular, no se permiten las relaciones sexuales durante un período de tiempo limitado, mientras la pareja mejora gradualmente su capacidad para disfrutar de la eyaculación a través de otros tipos de estimulación. En los casos en los cuales existe una relación problemática o hay inhibición del deseo sexual entre la pareja, se puede requerir como paso preliminar de terapia para mejorar la relación y la intimidad emocional.

Algunas veces, la hipnosis puede servir como complemento a la terapia, particularmente si el compañero no está dispuesto a participar en ella. El auto tratamiento de este problema es probable que no tenga éxito en la mayoría de los casos.

En caso de que se crea que la causa del problema es un medicamento, el médico del paciente debe considerar otras opciones. (Nunca se debe descontinuar un medicamento prescrito sin consultar con el médico que lo recetó). Esto puede ser difícil en ciertos casos, especialmente cuando el medicamento está funcionando apropiadamente para resolver una condición médica preexistente o un problema sicológico.

Signos y exámenes

Si el hombre es incapaz de eyacular en un período de tiempo razonable con alguna forma de estimulación (como la masturbación), esto es un buen indicador de la probabilidad de que los factores orgánicos estén jugando un papel en este problema.
La estimulación del pene con un vibrador u otro dispositivo de incremento de la estimulación puede determinar si existe un problema físico subyacente que con frecuencia es neurológico. Un examen neurológico puede ayudar a revelar otros defectos de ese orden asociados con el retraso en la eyaculación.

Complicaciones

Si el problema no se aborda y se remedia, se puede presentar estrés en el matrimonio, insatisfacción sexual, inhibición del deseo sexual y renuencia al contacto sexual.

Prevención

Las actitudes sanas hacia la sexualidad y los genitales propios ayudan a prevenir el retraso en la eyaculación. Asimismo, es de vital importancia darse cuenta que uno no puede disponer una respuesta sexual simplemente de la misma manera como no se puede disponer el hecho de dormir o transpirar. Entre más se intente tener una cierta respuesta sexual, más inhibición se presentará.

Para minimizar la presión, un hombre debe absorberse en el placer del momento sin preocuparse si va a eyacular y cuándo. La compañera debe crear una atmósfera relajada, libre de presión, en lugar de acosar con preguntas de si ha ocurrido la eyaculación o no. Finalmente, se deben discutir abiertamente los temores o la ansiedad, como el temor al embarazo o a una enfermedad.

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento ambulatorio requiere alrededor de 12 a 18 sesiones con una tasa de éxito promedio que va del 70 al 80%.
Un resultado más positivo está asociado con el hecho de tener antecedentes previos de experiencias sexuales satisfactorias, una duración corta del problema, tener sensaciones de deseo sexual, sentir amor hacia la pareja, tener motivación para el tratamiento y la ausencia de problemas psicológicos serios.
En caso de que los medicamentos sean la fuente del problema, se debe presentar una recuperación completa cuando el médico cambie o suspenda dichos medicamentos.

0 983
disfuncion-erectil

¿Qué es la disfunción eréctil?

La Disfunción Eréctil es la dificultad o incapacidad para obtener o mantener una erección en la relación sexual.

Tradicionalmente se a denominado a este problema con el nombre de impotencia, sin embargo dadas las connotaciones negativas del término se prefiere hablar de problemas de erección o excitación.

Es uno de los problemas más frecuentes en los hombres, estimándose que hasta un 50% de la población general masculina puede experimentar trastornos de erección al menos de manera transitoria.

problemas de erecciónDebe tenerse en cuenta que existe una gran variabilidad entre las personas en:

  • Considerar la existencia o no de este problema, en función de la propia exigencia de mantener relaciones costales.
  • Casos en que se consigue la erección, por ejemplo, a través de masturbación, o en la fase de preámbulos con su pareja pero no durante la actividad costal.
  • Grado de erección (desde una ausencia total, hasta erecciones de bastante intensidad aunque no totales).

Explicación: entre las causas orgánicas más frecuentemente referidas se encuentran trastornos vasculares, déficit o lesiones neurológicas, impotencia genitourinarias (por lesión en el pene, uretra, vejiga o próstata ), impotencias endocrinas (trastornos en gónadas, hipófisis y glándulas suprarrenales, diabetes), impotencias tóxicas o medicamentosas (opiáceos, alcohol, neurolécticos, hipotensores)

Las causas psicológicas parecen explicar la mayoría de estos trastornos, fundamentalmente la ansiedad, desempeñando un papel fundamental tanto en la adquisición como en el mantenimiento de esta disfunción. La exigencia de lograr en cada contacto sexual la erección, ser capaz de mantenerla, satisfacer a su pareja, en definitiva, un exceso de preocupación por el buen funcionamiento sexual, hace que ante la mínima dificultad se intranquilicen, aparezca la ansiedad y el temor a no ser capaz de responder a las demandas de la pareja.

También se deben considerar problemas de estrés en determinadas situaciones (problemas laborales, de pareja, familiares etc.) que pueden constituir un factor determinante en la aparición y mantenimiento del problema.

0 856
Peronye

¿Puede la incurvación peneana causar un problema de impotencia en el futuro?

La incurvación peneana es la alteración de la elasticidad de los cuerpos cavernosos del pene.

Hay dos tipos de incurvación peneana, congénita, que aparece desde el nacimiento y el varón lo nota en las primeras erecciones , y adquirida, que es la Enfermedad de Peronye.

Si la incurvación la padece desde el nacimiento, no originará impotencia en el futuro. En todo caso, el especialista deberá valorar el grado de incurvación, ya que los casos severos dificultan el coito.

El hombre observa como en erección el pene se incurva, siendo doloroso y por lo tanto dificultando la penetración vaginal. Esta enfermedad puede limitar la actividad sexual, por causas tanto físicas como psicológicas.

Existen tratamientos tanto farmacológicos como quirúrgicos. Cuando el problema persiste por periodo mayor a un año se debería valorar la solución quirúrgica.

El tratamiento mediante cirugía está indicado cuando la enfermedad causa incapacidad para mantener relaciones sexuales satisfactorias, debido a que la incurvación del pene es severa impidiendo la penetración y causando dolor tanto al paciente como a su pareja. Previamente a realizar la intervención es preciso comprobar la estabilización de la enfermedad, un paciente cuya enfermedad se encuentra en evolución no debe ser intervenido, por la posibilidad de que exista una recidiva posterior que precisaría una segunda intervención. Por tanto es preciso aguardar a la estabilización de la enfermedad que tiene lugar por término medio entre un año y año y medio tras el inicio de los síntomas.

curvatura-peneLa cirugía tiene como objetivo enderezar el pene. La técnica más empleada es la plicatura de los cuerpos cavernosos, procedimiento que no actúa sobre la placa de fibrosis, sino sobre la convexidad del pene, rectificándola. Aunque el porcentaje de corrección de la curvatura es elevado, su principal inconveniente es el acortamiento peneano y la disfunción eréctil que aparece en un porcentaje de estos individuos.

Algunas de las técnicas quirúrgicas más utilizadas son:

Plastia de la albugínea

Consiste en extirpar una pequeña cantidad del tejido que cubre el cuerpo cavernoso contra-lateral (albugínea) y suturar de nuevo el ojal, con el fin de enderezar el pene. En la mayoría de los casos supone la reducción del pene en unos 3 centímetros. La cirugía se realiza con anestesia local o regional. La estancia clínica se limita a unas horas.

Plicatura de la albugínea

Es eficaz en los casos de poca incurvación. Tiene el mismo objetivo que la plastia de la albugínea, pero no reseca ningún segmento de la misma.

El Dr. Natalio Cruz utiliza una técnica de rotación de cuerpo cavernosos minimizando al máximo esta pérdida longitudinal y eliminando cicatrices visibles.

En el video el Andrólogo y Urólogo Dr. Natalio Cruz da respuesta a las cuestiones más comunes como:

¿QUÉ ES LA CURVATURA CONGÉNITA DEL PENE O PENE CURVO?
¿CUÁNDO TRATARLO?
¿CÓMO SE TRATA?
¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO HABITUAL?
¿QUÉ VENTAJAS TIENE LA TÉCNICA?
¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR